Frente a la casa-refugio de los yihadistas estaba el coche del hermano del asesino de la Rambla

Los Mossos tuvieron ante los ojos en Alcanar la pista que llevaba a los terroristas y no la vieron

El hermano de Younes Abouyaaqoub, que después fue acribillado en Cambrils, dejó allí el vehículo con toda la documentación y cinco bombonas

Los Mossos tuvieron ante los ojos en Alcanar la pista que llevaba a los terroristas y no la vieron
Laa moto de Mohamed Hichamy y el coche de El Houssaine Abouyaaqoub, dos de los terroristas abatidos en Cambrils. EP

El consejero Joaquim Forn, que distingue víctimas españolas y catalanas, creyó durante muchas horas que las 130 bombonas de gas de los marroquíes era para calefacción

No ha sido muchísimo peor, porque Dios protege a veces al inocente y nos bendijo la suerte de que al iman asesino y sus compinches les estallase en la cara el explosivo, pero la lista de pifias es abradacabrante.

Primero, cuando reventó la casa de Alcanar, dieron por supuesto que era un escape de gas. El consejero Joaquim Forn, que distingue víctimas españolas y catalanas, creyó durante muchas horas que las 130 bombonas acumuladas por los marroquíes eran para calefacción.

Después y durante horas, tras rechazar la ayuda que ofrecía la siempre alerta Guardia Civil, optaron atolondrados por la tesis del ‘laboratorio de drogas’. Y ni siquiera cuando era evidente que allí se tramaban atentados, vieron lo que tenían ante los ojos.

Los Mossos d’Esquadra tuvieron desde el principio en la puerta de la casa de Alcanar la pista que unía directamente la explosión del inmueble con los hermanos Abouyaaqoub.

Cuando los primeros agentes llegaron a la urbanización Montecarlo a las 23.30 del miércoles 16 de agosto de 2017, frente al amasijo de escombros estaba aparcado un Peugeot 306 a nombre del menor de los hermanos, Houssaine.

A pesar de ello, este joven terrorista tuvo más de 24 horas de tiempo para perpetrar su atentado en Cambrils. Su hermano mayor, Younes, había matado ya a 13 personas en la Rambla 17 horas después de que los Mossos hicieran sus primeras inspecciones en Alcanar a pocos metros del coche matriculado a su nombre.

Como desvelan Alejandro Requeijo y Daniel Montero en ‘El Español’ este 25 de agosto de 2017, citando  fuentes de la lucha antiterrorista, el vehículo, con matrícula 2664 BBH, fue matriculado en el año 2000 y está a nombre del menor de los Abouyaaqoub, de 19 años.

Este miserable, vecino de Ripoll como casi todos los asesinos de La Rambla y Cambrils, tenía antecedentes por lesiones y hurtos. Su coche, para más señas, carecía de seguro desde el pasado 1 de junio.

Una mera comprobación a partir de la matrícula reporta toda esta información a cualquier agente que la solicite.

Ese día, el vehículo aparcado estaba cargado con cinco bombonas de butano, un pequeño lote más que sumar a las 120 que rebosaban de entre las ruinas de la casa y también una forma de relacionar el coche con lo que había pasado en la casa.

Difícilmente cinco bombonas de butano caben en el maletero de un Peugeot 306 por lo que una mera aproximación al vehículo habría aportado otra posible relación entre el vehículo y lo que había pasado en la casa.

Frente a la casa junto a un moto

El coche no estaba bajo los escombros ni en un lugar inaccesible, sino aparcado frente a la casa, cerca de la moto de otro miserable: Mohamed Hichamy, otro de los terroristas abatidos en Cambrils.

Sin embargo, tanto Houssaine como Younes tuvieron tiempo para perpetrar sus respectivas acciones criminales.

Los Mossos d’Esquadra dicen que pensaron que la casa de Alcanar era un laboratorio de droga ilegal. Aseguran que no cayeron en que fuese la base logística de los terroristas hasta 17 horas después, cuando registraron la furgoneta de La Rambla y hallaron en su interior dos documentos de identidad. Uno de ellos era el NIE de Younes Abouyaaqoub (X 4968126 B).

Ante estas explicaciones sólo caben dos opciones: o los Mossos obviaron el Peugeot 306 durante horas o trataron de localizar a su dueño -aunque sólo fuese para descartar que estuviese bajo lo escombros de la casa- y no fueron capaces de encontrarlo e interrogarle. Consultado a este respecto, el departamento de comunicación de los Mossos d’Esquadra ha rechazado ofrecer explicaciones a este periódico alegando que se trata de «detalles de la operación».

No se preveía otro atentado

Lo cierto es que la noche del atentado en Barcelona, el jefe de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, afirmó que no preveían otro ataque terrorista.

En la furgoneta de la Rambla había aparecido un NIE a nombre de Abouyaaqoub, el mismo apellido al que respondía el Peugeot 306 cuyo titular en ese momento estaba sin localizar por la Policía, no obstante, el mando policial dijo no tener indicios para pensar en otro ataque.

Sólo unas horas después, un coche irrumpía en el paseo marítimo de Cambrils con cinco ocupantes a bordo para emular la matanza de Barcelona. En esa acción falleció una mujer. Todos los terroristas fueron abatidos por la Policía.

Entre el grupo de yihadistas estaba Housseine Abouyaaqoub, hermano del asesino de la Rambla y dueño del Peugeot 306 que estuvo desde el principio en la casa de Alcanar.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído