Los lunes, revista de prensa y red

“Exportar podemitas”, de Antonio Burgos, y “Calatrava, del olimpo al repudio”, de Anatxu Zabalbeascoa


( Viñeta de Esteban en El Norte de Castilla el pasado día 27 de octubre) (*)

EXPORTAR PODEMITAS

Artículo de Antonio Burgos publicado en ABC el pasado día 13

Tras la elección de Donald Trump, aparte de que Susana Díaz, que sabe tela marinera sobre Estados Unidos, lo haya puesto como los mismos trapos (será para animarlo a que siga creando empleo en Rota con el escudo de misiles…por las que hilan), muchos han dibujado el presente y el posible panorama futuro de las relaciones económicas entre España y Norteamérica. Si mal no recuerdo, me parece que en cuestión de importaciones y exportaciones la cosa estaba algo así como de empate en La Condomina o de goleada a favor de Washington, no sé. Tampoco pidan que me pronuncie sobre asuntos sobre los que no tengo ni zorra idea, ni quw yo fuera un tertuliano, que conforme va haciendo falta es quien más sabe de terremotos, de accidentes aéreos, de cambio climático, del Papa, de Leonard Cohen o de epidemias por picaduras de bichitos venenosos del campo. Por la cuenta de la vieja estimo, empero, que en los últimos días la balanza de pagos entre Estados Unidos y España ha pegado un arreón bastante importante a nuestro favor. Ponías los informativos de la tele y podías comprobar que España ha exportado a Estados Unidos, y con notable éxito de consumo, el modelo Podemos de protesta para ganar en la calle lo que se perdió en las urnas. A ellos, que en el tardofranquismio nos trajeron una exportación masiva de toneladas del «No nos moverán» de Jean Baez (que no era hija del Litri, como su nombre podía hacer pensar) les hemos vendido ahora la moto del «No nos representan». Que traducido resulta: «Not My President».

¿Les suena esta canción, no, de las calles llenas de pelusos y de castuza diciendo que no están conformes con la voluntad de las urnas? ¿Les suena esto de que la gentuza quiera conquistar en la calle lo que perdió en las urnas? Claro que sí: es el Modelo Español de los Indignados del 15-M en la Puerta del Sol, belén donde nació Podemos y luego se arrejuntó con Izquierda Unida, de la que tuvo un niño con toda la cara de niño de Errejón, que se llama Podemos Unidos. Ah, y el «Pásalo». Todas las algaradas callejeras norteamericanas contra el triunfo del gachó del flequillo teñido han sido autoconvocadas por las redes sociales, ya que los SMS del 11-M están pasados de moda; redes que han congregado a los pelusos de toda laña desde la Costa Oeste a la Costa Este, de Dakota del Norte a Carolina del Sur.

Los tipos, no sé si los verían, eran perfectamente intercambiables con los de aquí: las tías pelorratas teñidas de colorado; el otro que será muy antimilitarista, pero que de momento lleva un tabardo de uniforme de camuflaje; el progre viejorro de las greñas largas, como desecho de tienta y cerrado del Mayo del 68; el veterano del Vietnam que hacía el papel del españolísimo yayoflauta. Esta es la duda que me queda: ¿cómo se dice perroflauta en inglés? ¿»Dogflute» acaso? Hemos hecho en estos días una importante exportación de modelos de perroflautas de todas las tendencias y observancias, para tratar de que Hillary Clinton gane en la calle lo que perdió en las urnas, y para largar contra Trump todos los tópicos anticapitalistas al uso. Precisamente todo lo contrario al juego limpio de la democracia que a esas mismas horas estaba ejerciendo Obama en la Casa Blanca, recibiendo al más votado en las urnas y a su pibón cuarentón, sin que se le pasara por la imanación ordenar a los vigilantes de la puerta que da a Pennsylvania Avenue:

— Si llega un gachó con un flequillo amarillo que se ve a leguas que es teñido, de bote, ni se les ocurra dejarlo pasar, porque «no es no», y para eso hemos echado a la calle a los nuestros, según nos han dicho desde España los tertulianos, los columnistas, La Sexta y Cuatro, que saben de los Estados Unidos de América siete mil millones de veces más que nosotros, pero que a los puñeteros votantes del Profundo Sur, de Florida y del Medio Oeste no les ha dado la gana de hacerles caso…

Artículo en: http://www.antonioburgos.com/abc/2016/11/re111316.html

CALATRAVA, DEL OLIMPO AL REPUDIO

Artículo de Anatxu Zabalbeascoa publicado en El País el pasado día 22 de octubre

El periodista Llàtzer Moix analiza en un libro el ascenso y declive del arquitecto español más popular e internacional. No deja de ser paradójico que el arquitecto español más popular e internacional haya terminado convertido en el símbolo del pelotazo arquitectónico. En menos de tres décadas, Santiago Calatrava (Benimámet, Valencia, 1951) ha pasado de ser el prometedor nuevo Gaudí a encarnar, en el imaginario popular, la irresponsabilidad profesional y la ética cuestionable: alguien que retrasa sus entregas, cuyos presupuestos se multiplican sistemáticamente —hasta por cinco— y que comete una y otra vez el mismo error en la construcción de puentes resbaladizos o de mecanismos móviles que, tras un desembolso millonario, terminan inmovilizados.

Los anuncios de sus proyectos a bombo y platillo, la sucesión de problemas durante su construcción y hasta los juicios se han visto en la prensa a lo largo de los años. Pero no se conocía tanto la trastienda: ¿por qué Calatrava pasó de ser el más deseado a convertirse en el más criticado? Tratar de averiguarlo le ha costado al periodista Llàtzer Moix cinco años de investigación. El resultado es Queríamos un Calatrava (Anagrama), un libro en el que el periodista dibuja a un ser endiosado, un tipo tan dotado para el dibujo como tacaño y cargado de prejuicios convencido de que le corresponde un lugar en la historia. El estudio del arquitecto no ha querido pronunciarse sobre el contenido del libro.

“¿Qué te parecería si te propusiera a ti que vinieras a barrer mi estudio?”, le espetó Calatrava al director y fundador de la Escuela Superior de Arquitectura de la Universidad de Cataluña, Alberto Estévez, cuando este le propuso impartir clases allí. “Para que te quede claro, tú me estás hablando desde tu isla, que está en el culo de Europa, y yo te hablo desde Zúrich, que está en su corazón. Tu isla no me merece”, le dijo al ingeniero Enrique Amigó, del Cabildo de Tenerife, cuando trataba de reconducir los múltiples problemas del Auditorio, un proyecto que casi cuatriplicó su presupuesto y con el que Calatrava ganó 12 millones de euros, de los 200 que costó.

El libro recoge declaraciones y opiniones de antiguos empleados, colaboradores y clientes de varias ciudades del mundo recopiladas por Moix: de Atenas a Nueva York pasando por Venecia, Bilbao, Barcelona o Valencia. El volumen compone una vergonzosa instantánea de una clase política abducida que permitió al proyectista comenzar obras sin licencia ni límite presupuestario. Rigurosamente documentada y no exenta de humor ni de datos técnicos lo que falta en esta “taxonomía Calatrava” son declaraciones del arquitecto. “Sus representantes me dijeron que no estaba interesado en participar en obras que pudieran contener algún elemento crítico”, asegura Moix.

En 2012, el diputado de EUPV Ignacio Blanco creó la web www.calatravatelaclava.com para desvelar detalles onerosos de sus relaciones con la Generalitat Valenciana. El primer día recibió 80.000 visitantes. Su eco llegó a la prensa extranjera. Calatrava presentó una demanda contra EUPV y logró cerrarla y una indemnización de 30.000 euros. Sus promotores realojaron la información en otra web: www.calatravanonoscalla.com y solicitaron ayuda para pagar la indemnización. Este año el tribunal Supremo le denegó a Calatrava el cierre de esta segunda web.

La panacea, la pesadilla y el contagio

A finales del siglo XX, Calatrava tenía oficinas en varias ciudades del mundo. Saltó de los puentes a los edificios icónicos con efecto contagio. ¿Por qué no disuadían los problemas, cada vez más públicos, a sus futuros clientes? Moix atribuye ese aguante “a la dificultad de abortar estas operaciones por las inversiones realizadas y los compromisos adquiridos con los contratistas”. Con todo, lo que en España costó décadas asumir, se aceleró tras el desembarco de Calatrava en Nueva York, donde, tras exponer en el Metropolitan Museum, el arquitecto aceptó sucesivos abaratamientos de su intercambiador de transportes en la Zona Cero. Aun así, en apenas un lustro, la prensa pasó de aplaudir su “paloma” a criticar su “puerco espín”. The New York Times lo llamó “monumento a un ego creativo” y The Wall Street Journal de “obra pública vergonzosa”.

Frente al rosario de controversias hay dos excepciones. La ampliación del Museo de Arte de Milwaukee: un proyecto que funciona, que mantiene el movimiento planeado de sus cubiertas y que apenas ha sufrido contratiempos más allá de multiplicar por cuatro el coste previsto. El encargo del puente veneciano por el filósofo Massimo Cacciari, entonces alcalde de la Serenísima, también constituye una rareza. “Sorprendía que una persona de su inteligencia creyera que un puente de Calatrava podría modificar significativamente la imagen de Venecia”, opina el autor ante una ciudad que descartó un hospital de Le Corbusier, un edificio de Frank Lloyd Wright o un aeropuerto de Frank Gehry.

Que uno conozca los escándalos asociados a Calatrava no es óbice para que vuelva a temblar ante el retrato coral que describe el libro. Es cierto que adolece de un exceso de testigos vagamente identificados (“fuentes de su estudio”, “un ingeniero”). Con todo, el fresco que terminan por dibujar los hechos vuelve a sorprender a quien cree haberlo leído todo sobre el autor del Intercambiador de transportes del World Trade Center de Nueva York. Fue Miguel Blesa, entonces presidente de Caja Madrid, quien le encargó a Calatrava la columna para la Plaza de Castilla. “La ausencia de Calatrava en Madrid era una herida que nos dolía”, declaró el entonces alcalde Alberto Ruiz Gallardón, que, escribe Moix, “al comprometerse a mantenerla o ignoraba irresponsablemente el monto del mantenimiento o, aún más irresponsablemente, aceptó un enorme coste para el ayuntamiento sin conocerlo». La de Madrid es una obra tan anecdótica como reveladora. Empleó el 65% de su presupuesto en bronce que, a la postre, fue forrado con pan de oro. El movimiento original ha terminado por desaparecer y el propio Calatrava no asistió, en 2009, a la inauguración presidida por el entonces rey Juan Carlos. Y todo, a pesar de que en los jardines de la Zarzuela, no lejos de una pieza de Eduardo Chillida, hay instalada una de las esculturas del valenciano.

Artículo en: http://cultura.elpais.com/cultura/2016/10/21/actualidad/1477065754_863162.html?rel=lom


(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
https://c2.staticflickr.com/6/5673/30670169936_ed6fc28548_o.jpg

Recibe nuestras noticias en tu correo

Tres foramontanos en Valladolid

Con el título Tres foramontanos en Valladolid, nos reunimos tres articulistas que anteriormente habíamos colaborado en prensa, y más recientemente juntos en la vallisoletana, bajo el seudónimo de “Javier Rincón”. Tras las primeras experiencias en este blog, durante más de un año quedamos dos de los tres Foramontanos, por renuncia del tercero, y a finales de 2008 hemos conseguido un sustituto de gran nivel, tanto personal como literario.

Lo más leído