El Rezongón. Terceras elecciones

Por Carlos de Bustamante

( Viñeta de Peridis en El País el pasado día 9 de enero) (*)

¡España es diferente! “Coma en dorada vajilla el príncipe `mil cuidados´, que yo en mi pobre mesilla/ quiero más una morcilla que en el asador reviente./ ¡Y ríase la gente./ En cierto modo el poema de nuestro Luis de Góngora , algo tiene que ver con la situación actual de esta España nuestra tan diferente al resto de las naciones del mundo mundial.

Aquí se trata principalmente de llenar bien la andorga a propios y extraños y…¡ríase la gente! Porque riéndose lo están en el mundo entero a mandíbula batiente. ¡Podemos celebrar tres elecciones en poco más de un año…! Por el momento…, que todavía “quisió” (qué sé yo); expresión que por favor les pido aprendan el significado porque, es brevemente, de lo más significativo: castellano de ayer en todo el valle del Duero, por lo menos…

El porqué bien lo sabemos todos. Hay un gallito testarrón, que con tal de ocupar un sillón, que por cierto le viene grande por todos lados, y asegurarse el cocido “per in saecula” es capaz – y lo he escrito ya muchas veces- de aliarse hasta con el diablo; el que, agazapado, lo tiene bien cerquita: pegado a una coleta.

Es hoy el primer día de septiembre; dos días después al que el gallego no obtuvo la mayoría absoluta que necesitaba. Era cosa sabida y cantada. Ninguna sorpresa para el Rezongón, ni para ningún español, creo, aun con luces menguadas, o lo que es lo mismo: un poco “falto”.

Como escribo con días, semanas, o meses de anticipación, cuando les llegue este Rezongón, ustedes ya sabrán el resultado de este disparate y en qué estoy o no equivocado. Juegan con ventaja. Me arriesgo.

Los 180 votos de sus Señorías contra “sólo” 170, han tumbado al que ganó las elecciones con mayoría simple, aunque a 52 escaños de la oposición. Hemos visto muy claro el cómo y porqué esta diferencia: toda la “morralla (¿debo decir con perdón?) unida” contra la supuesta derecha del gallego. La que, guste o no a los otros…y a muchos propios, ha evitado el desastre de España con y en la crisis.

Bueno, ¿y qué…? Pues mucho. Que si Dios no lo remedia, y para mí que en este juego no entra, en la segunda votación del Congreso, y visto lo visto, tampoco habrá mayoría simple contra la morralla unida. Y si la hay será tan exigua que no se despeja el riesgo de una tercera elección.

Si damos un margen al optimismo, cabe la posibilidad de que alguno se salga de ella (de la morralla) y, cuando menos se abstenga. Pues qué bien ¿no? ¡Oigan, que en opinión del que siempre rezonga, pues no; sino más bien todo lo contrario! Vaya, ¿pero qué dice usted hombre? ¿Peor que algunos se abstengan…? Como lo oyen. Rezongo:

Como el hombre pegado a la coleta barrunte peligro de derrumbe, y el gallito testarrón que igualmente vea su sillón y los “cuartos” en riesgo de que se le esfumen, les faltará tiempo, digo, rezongo, para unirse como una piña. Gobierno marxista y después de ellos… ¡el diluvio! ¿O no?

Lo que puede suceder entonces (se lo digo al oído y muy quedo, para no darles una pista), es que vistas las orejas al lobo que llaman derechona, repitan la historia (hagan memoria los ancianos…) y consigan el sillón y demás prebendas para el gallito; amén de otros altos cargos en Ministerios, desde donde realizar las barbaridades de sobra conocidas o sufridas.

Entonces Sr. Rezongón ¿a qué carta apostamos? ¿Con qué palo nos quedamos? Difícil me lo ponéis ¿verdad? Por supuesto sin aconsejar, porque ojalá me equivoque, digo nada más…, que terceras elecciones. Y es, mis amigos, que como ya dijo nuestro almirante Méndez Nuñez, “Más vale honra sin barcos, que barcos sin honra”. Frase tan iluminada que no necesita explicación.

Perderíamos, sí, prestigio y cantidades importantes de dinero en el concurso de naciones de la UE., pero volcándonos todos a favor del gallego y su derechona, sean en día festivo o no las terceras elecciones, impediríamos lo que astuta, ladina y ambiguamente, pretenden el gallito y el que “érase un hombre a una coleta pegado”. Más el resto de corifeos, claro. Justamente los que hemos visto el “plumero” con 180 y definitivos “noes”. Los que de nuevo unidos conseguirían el sillón, los cuartos, y el adiós al honor, la moral, y la honra como hicieran en un próximo ¿pasado? de en absoluto grato recuerdo. Pasado de crímenes, vilezas y males sin cuento. Ni barcos, en fin, ni honra. Pues eso; que “a lo peor”, claro, digo nada más que no es mala opción unas tripitidas elecciones. “Que yo en mi pobre mesilla quiero más una morcilla, que en el asador reviente. ¡y ríase la gente!”.

PD. A la hora en que va a publicarse este artículo, ya con nuevo Gobierno gracias a la crisis y abstención del PSOE, aún no están descartadas otras posibles y próximas elecciones.


(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
https://c1.staticflickr.com/1/321/32368772215_aba796806b_b.jpg

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido