Los lunes, revista de prensa y red

“Una nueva trampa”, de El País, y “Han acabado con la democracia y ahora van a por España”, de Pío Moa

( Viñeta de Esteban en La Razón el pasado día 11) (*)

UNA NUEVA TRAMPA. LOS EFECTOS RETARDADOS DE LA SECESIÓN NO OCULTAN SU GOLPE A LA DEMOCRACIA

Editorial de El País publicado el pasado día 11

El golpe al Estatut y a la Constitución madurado a principios de septiembre con las leyes de ruptura o desconexión desembocó este martes en una declaración unilateral de independencia (DUI) asumida por el president de la Generalitat, Carles Puigdemont, pero con efectos retardados por “unas semanas”. Por más que esta declaración se haya procurado edulcorar con cláusulas restrictivas (se “asume” el presunto mandato del presunto referéndum, pero no se “proclama” abiertamente la república), suspensivas y ambiguas, una DUI es una DUI, y no otra cosa, y es fácil identificar esta maniobra como una burla más de Puigdemont al Estado de derecho. Contra lo que sostuvo Puigdemont, no hubo mandato para la independencia en las elecciones del 27-S (sino de una minoría del 48% de los votos) ni lo hubo el pasado 1 de octubre, pues la votación del presunto referéndum fue además de ilegal, irregular, sin ninguna garantía, ni control, ni responsable fiable del recuento.

La prueba es que, contra lo que exigía el propio texto de la ley suspendida, no fue la Sindicatura electoral (la autoridad de control, destituida por el propio Govern), sino el presidente de la Generalitat quien proclamó los “resultados”. Mayor atentado, no ya a la legalidad, sino incluso a su apariencia, es difícilmente imaginable.

Incluso en su fórmula enmascarada, la DUI viola las normas supremas del ordenamiento. Porque adorna su abrogación en Cataluña. Porque desprecia el Estado de derecho y ningunea los mecanismos imprescindibles para emprender cualesquiera reforma legal. Porque desobedece la suspensión del Tribunal Constitucional contra todos los actos que pretendan aplicar y/o desarrollar el ilegítimo e ilegal referéndum del 1-O. Porque se realiza desafiando la mayoría cualificada parlamentaria necesaria incluso para cualquier cambio de la ley desde la ley.

Es falso que el 1 de octubre hubiera un mandato electoral: no puede serlo una convocatoria ilegal

Las sinuosas cláusulas suavizantes de la DUI podrían llevar a engaño a quien no estuviese avisado de que todo el procés viene siendo una continua sucesión de trampas y ambigüedades, tendentes a excitar a unos catalanes contra otros y a todos ellos contra el conjunto de los españoles.

Pero no será así. Es una DUI. Y lo es porque no se limita a recoger una ensoñación o aspiración genérica e inconcreta a la independencia, algo que sería rechazable, pero legítimo. Al contrario: en ella, el president “asume el mandato” inapelable e irreversible de crear “un Estado independiente en forma de república”.

Lo es también porque, pese a ir acompañada de loas al diálogo y la mediación, solo los concibe como instrumentos para acompañar o facilitar la secesión, en ningún caso para impedirla. Dicho de otra manera, los resultados de la mediación están, como ha sido siempre el caso, pretedeterminados de antemano: solo pueden conducir a la independencia, único escenario posible después del 1-O según Puigdemont, ya que el pueblo de Cataluña, cuya representación se sigue arrogando, se habría ganado tal derecho ante sí y ante el mundo.

Esa demanda de mediación es un esfuerzo inútil, porque la comunidad internacional ya se ha expresado. Los Gobiernos y todas las instituciones se han pronunciado ya, de forma contundente e inapelable, contra la secesión, porque, como este mismo martes dijo el presidente del Consejo Europoeo, Donald Tusk, sería perjudicial “para Cataluña y España y para toda Europa”.

También porque incurre en ilegalidades flagrantes, como los letrados del Parlament han reiterado. Y sobre todo porque se trata de una decisión que se presenta como irreversible, aunque aplazada. No es que lo sea por principio, por cuanto bastaría que sus autores se desdijesen rotundamente de la misma, sino porque plantea como condición para su retirada un desafío imposible de cumplimentar por este o cualquier otro Estado de derecho, como es la violación de la Constitución. Podríamos estar hablando de otra forma si Puigdemont y los suyos se hubiesen comprometido a anular todas las disposiciones de las suspendidas leyes de desconexión.

Puigdemont busca un diálogo engañoso: se trata de otro ultimátum a la democracia
Todo sucedió en un escenario aderezado de sombríos agravantes. La convocatoria de manifestaciones rodeando al Parlament, con el pretexto de apoyarlo, resulta una evidente amenaza a los diputados disidentes. El hallazgo de una hoja de ruta para balizar el proceso a la independencia a través de “desestabilizar económica y políticamente” el país, es más que inquietante. Y la acusación de la Guardia Civil a la dirección política de los Mossos de haberse abstenido de desbaratar el referéndum del 1-O no es de menor cuantía.

La extrema gravedad de esos sucesos plasma la deslealtad del Gobierno de la Generalitat con las restantes instituciones catalanas y con el Estado del que forma parte en su conjunto. Es por ello que al Gobierno que preside Mariano Rajoy no le queda otro remedio que aplicar la ley con la severidad proporcional al caso, que es enorme.
No cabe sino reaccionar. Y por tanto, requerir al Govern que se instala en la desobediencia o la sedición a que aclare sobre qué entramado legal pretende fundamentar su autoridad; a que revierta su indisciplina y respete el ordenamiento, reconociendo como abolidas y carentes de efectos las leyes de “desconexión” y anunciando la serie de medidas a adoptar para que el respeto a la legalidad tenga efecto.

Muchas personas bientencionadas -y otras que no lo son tanto- tendrán hoy la tentación de aferrarse a la suspensión y la oferta de diálogo ofrecida por Puigdemont. También a la frustración que muestran la CUP y sus afines como un elemento que avalaría la buena disposición de Puigdemont y Junqueras. Pero todos deben tener claro que la confusión que sembró Puigdemont es parte integral de su estrategia independentista y en ningún caso una oferta sincera de volver al marco constitucional para, desde ahí, plantear un diálogo sin condiciones sino, una vez más, otro ultimátum que el Estado de ninguna manera puede aceptar.

Artículo en: http://elpais.com/elpais/2017/10/10/opinion/1507661945_551400.html

HAN ACABADO CON LA DEMOCRACIA Y AHORA VAN A POR ESPAÑA

Artículo de Pío Moa publicado en La Gaceta el pasado día 11

¿Por qué España es hoy una democracia fallida? Porque ninguna democracia puede admitir leyes totalitarias o antijurídicas como la de memoria histórica o las de género. Ni puede admitir la colaboración gubernamental con un grupo terrorista y el reconocimiento de sus crímenes como un modo de hacer política. Ni tampoco reconocer soberanía a alguna región y financiar su separatismo.

La democracia no consiste simplemente en elecciones o cierta libertad de expresión, hoy reducida también a los márgenes: consiste ante todo en el estado de derecho y el respeto a la ley, y los cuatro hechos mencionados han destruido ambos. Los cuatro han sido llevados a su máxima expresión por los gobiernos de ZP. Creían los ilusos que el PP corregiría tales derivas, pero lo que ha hecho es profundizarlas. Debido a la crisis, al lado del PP y del PSOE han surgido dos nuevos partidos, Ciudadanos y Podemos, que mantienen la misma línea, incluso agravándola. Por ello podemos hablar de una democracia fallida: solo podrá salirse de esa situación barriendo a esos partidos, convertidos en verdaderas mafias dedicadas a “dialogar” entre sí y con los separatistas al margen de la ley. Tales diálogos solo tienen el rango de chanchullos mafiosos y en cada uno de ellos se ha hundido más la ley, la libertad y la nación. La cosa no es del todo nueva, y la mejor descripción de esas gentes creo que la dio Gregorio Marañón sobre los republicanos: “Estupidez y canallería”.

Y una vez reducida a poco más que nada la democracia, las cuatro mafias (Ciudadanos merece explicación aparte) corren a la destrucción de España. Los separatistas catalanes han declarado la secesión, coronando decenios de apoyo y financiación por PSOE y PP, y de acoso y marginación de cualquier disidencia por todos ellos. Y la respuesta de las dos mafias principales, PP y PSOE , ha consistido en prometerles más “diálogo” y una reforma de la Constitución que les dé más satisfacciones a costa de la unidad nacional y de la convivencia en paz. La historia no cuenta para estos delincuentes, y su desprecio a España no podría ser más lacerante.

Yo no sé si detrás de toda esta miseria, farsa y esperpento políticos hay poderes ocultos, ni me importa demasiado: lo que está a la vista es más que suficiente para exigir una reacción enérgica y sin concesiones. Los designios de esas mafias simplemente no pueden ir delante de ninguna manera. Han ido ya muy lejos manipulando a la gente a base de poner nombres bonitos o biensonantes a sus fechorías, y no será fácil hacerles recular y derrotarles. Pero hay que hacerlo y dejarse de pequeñeces. Las movilizaciones últimas muestran que muchos españoles van dándose cuenta, ¡por fin!, del precipicio al que quieren llevarles estas chusmas políticas soberbias, incultas, frívolas y sin asomo de patriotismo. La masividad de la protesta y el discurso del rey les han asustado un poco, pero confían en repetir los manejos que les permitieron llevar a la nada movilizaciones semejantes cuando el asesinato de Miguel Ángel Blanco o cuando las protestas contra la colaboración de ZP con la ETA. Y una nueva decepción y éxito de las mafias es posible si el actual movimiento popular no se articula en torno a una alternativa política. Lo más parecido actualmente a tal cosa es el partido VOX, y creo que debe recibir el máximo apoyo, al margen de sus inevitables imperfecciones.

La situación histórica puede caracterizarse así: el régimen surgido de la Transición está agotado. ZP lo arruinó, y el PP de Rajoy ha acabado de pudrirlo. La cuestión es si su derrumbe inevitable va a ser controlado o dar lugar a algún nuevo desastre. De que mucha gente tome conciencia de ello va a depender nuestro futuro.

Artículo en: http://gaceta.es/opinion/acabado-la-democracia-ahora-van-espana-20171011-1732/


(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
http://c1.staticflickr.com/5/4472/37618277942_9e7bf1dfb0_b.jpg

Recibe nuestras noticias en tu correo

Tres foramontanos en Valladolid

Con el título Tres foramontanos en Valladolid, nos reunimos tres articulistas que anteriormente habíamos colaborado en prensa, y más recientemente juntos en la vallisoletana, bajo el seudónimo de “Javier Rincón”. Tras las primeras experiencias en este blog, durante más de un año quedamos dos de los tres Foramontanos, por renuncia del tercero, y a finales de 2008 hemos conseguido un sustituto de gran nivel, tanto personal como literario.

Lo más leído