Arte pop en el Patio Herreriano

Por José María Arévalo

( Richard Hamilton,1922-2011. Abrumador Londres III, 1972. Collage y serigrafía,70×94) (*)

Hasta el 5 de noviembre, dentro del recorrido por el Museo Patio Herreriano con entrada gratuita, puede verse la exposición “Arte pop”, que exhibe en tres salas obras de Andy Warhol, Jasper Johns, Donald Judd, Richard Hamilton y Frank Stella entre otros artistas, en un recorrido que incluye a creadores españoles como Eduardo Arroyo y el Equipo Crónica. La muestra está compuesta por 78 obras del Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM), una selección que constituye uno de los ejes fundacionales de la colección de esta institución. Teresa Millet, comisaria de la exposición, señaló que las obras que cuelgan de las salas 3, 4 y 5 del Patio Herreriano permiten «visualizar la influencia del arte pop, movimiento artístico del siglo XX caracterizado por el empleo de imágenes de la cultura popular tomadas de los medios de comunicación, tales como anuncios, comic y objetos culturales cotidianos del mundo del cine».

Esta muestra sí ofrece un buen catálogo y explicación que echamos de menos en otras salas. El Arte Pop –nos cuentan- fue un movimiento que surge a finales de la década de 1950 en Inglaterra y Estados Unidos como reacción artística ante el Expresionismo Abstracto, al que consideraban vacío y elitista. Se caracteriza por el empleo de imágenes y temas tomados de la sociedad de consumo y de la comunicación de masas y los aplican al arte.

El Arte Pop utiliza imágenes conocidas con un sentido diferente para lograr una postura estética o alcanzar una postura crítica de la sociedad de consumo. Como su propio nombre indica «Arte Popular», toma del pueblo los intereses y la temática.

El Pop es el resultado de un estilo de vida, la manifestación plástica de una cultura caracterizada por la tecnología, la democracia. la moda y el consumo, donde los objetos dejan de ser únicos para producirse en serie. Se sirve de los objetos industriales, de los carteles, de los artículos de consumo comercial. Describía lo que hasta entonces había sido considerado indigno para el arte: la publicidad, las ilustraciones de revistas, los muebles de serie, los vestidos, las latas de conservas, los «hot-dogs», botellas de coca-cola. etc. Esto se lleva al arte, surgiendo un estilo desnudo y mecanizado de series reproducidas que enlaza directamente con el mundo de la publicidad.

( Richard Linder, 1901-1978. Óleo de 1971, 175×220) (*)

El tamaño de las obras será cada vez más espectacular, se amplían los motivos y pasan a primer plano o se multiplican a lo largo de la superficie pictórica. La expresividad queda desplazada a un segundo plano, siendo un estilo impersonal que retrata su contemporaneidad con sutil conformismo.

El Arte Pop fue apreciado y aprobado por el público gracias a sus formas fáciles y divertidas y a sus contenidos, que podían ser captados sin dificultad. Al espectador le gustaba reconocer objetos corrientes en los cuadros porque así se ahorraban el esfuerzo que representaba la interpretación de las obras del expresionismo abstracto. pero no comprendieron su carga de ironía y de ambigüedad.

Lichtenstein decía: “Nosotros pensamos que la generación anterior intentaba alcanzar su subconsciente, mientras que los artistas pop intentamos distanciamos de nuestra obra. Yo deseo que mi obra tenga un aire programado e impersonal. pero no creo ser impersonal mientras la realizo”.

El Ate Pop (Pop Art) eleva los objetos de la vida diaria moderna a obras de arte y, con la frialdad del distanciamiento, pone su mirada en la atracción estética de los vulgares artículos de consumo. Los orígenes del arte pop se encuentran en el dadaísmo, en la poca importancia puesta en el objeto de arte final y en el uso del collage y
del fotomontaje.

( Eduardo Arroyo, 1937. José Mª Blanco o White amenazado por sus seguidores en el mismo Londres, 1978. Óleo 209×230) (*)

España recibió igualmente las influencias pop, aunque no se puede hablar de que hubiera un movimiento unitario. Adquirió un mayor peso la temática erótica y el tono político, teniendo como marco de referencia la represión que sufría el país. Algunos de los principales artistas son Eduardo Arroyo, Canogar, Juana Francés, Daría Villalba y Ángel Orcajo, con su fascinación por las nuevas autopistas españolas que refleja en su serie de Autopistas. Destaca el Equipo Crónica formado en Valencia en 1963 por Rafael Solbes. ManoloValdés y Juan Antonio Toledo.

Las primeras obras revelan una notable influencia del Pop estadounidense, sobre todo por la utilización de imágenes procedentes de los medios de comunicación y la utilización de tintas planas. Una de las imágenes más emblemáticas fue la del ratón Mickey repetida en una larga serie de viñeta interrumpida. ¡América, América!

Incorporan también imágenes muy conocidas para sociedad española como el periódico Marca o los cigarrillos Ideales. En la serie La recuperación integraron figuras de la pintura española del Siglo de Oro en un medio cotidiano actual como el de una olla express o el de la informática.

También hay una explicación de los fondos de arte Pop en la colección del IVAM, que nutren exta exposición. “Son uno de los más destacados de Europa, se centran en la contribución europea al Pop, complementándola con ejemplos de arte norteamericano e incluyendo tanto a algunos predecesores de este estilo como a creadores deudores de su legado. La colección abarca un buen número de las diferentes posiciones artísticas, agrupándolas de forma flexible bajo lo que sería una interpretación amplia del término Pop.

( Equipo Crónica. Figura del Conde Duque de Olivares) (*)

En la exposición se exhibe más de ochenta obras de Richard Hamilton, Equipo Crónica, Claes Oldenburg, James Rosenquist, Valerio Adami, Sigmar Polke, Eduardo Arroyo, Richard Hamilton. etc.

La colección del IVAM propone una mirada amplia y exhaustiva sobre el Arte Pop y la presencia de su legado en la creación contemporánea más reciente. Su enfoque se centra en aquellos artistas que influyeron en el desarrollo de la creación de vanguardia en España, incluyendo la importante contribución realizada por los propios artistas españoles a esa ‘tendencia’. Y hablamos de tendencia por la existencia de diversas manifestaciones internacionales del Arte Pop que tuvieron lugar simultáneamente en países diferentes más que de algo irradiado desde un origen único. Unas manifestaciones susceptibles de agruparse en categorías que irían de los precursores del Pop art como Richard Lidner o artistas como Robert Hamilton. o los precursores estadounidenses Jasper Johns y Robert Rauschenberg, o Claes Oldenburg a los artistas de la Nueva Imagen con obras de James Rosenquist, y la Figuración Narrativa con obras de Gilles Aillaud, Herve Telemaque Valerio Adami y Eduardo Arroyo. también el apartado del Realismo Crítico representado por la obra de Equipo Crónica, Equipo Realidad y Juan Genovés, entre otras tendencias incluyendo además el legado que ha perdurado en las fotografías de referencia cinematográfica de John Baldessari.

( Equipo Realidad .Jorge Ballester y Joan Cardells. El ladrón de Bagdad, 1967 Acrílico 86×149) (*)

Sea como fuere, el Pop Art no fue nunca un movimiento programático dirigido por un grupo coherente que expresara su posición en manifiestos, sino más bien un nexo entre grupos y posiciones críticas diferentes que recurrieron a la imagen de la producción masiva como punto de partida y que presentan variaciones significativas según cual fuera su contexto geográfico y cultural.

Aunque en muchos aspectos es heredero de las vanguardias históricas, el Pop brinda uno de los primeros ejemplos de práctica artística posmoderna gracias, precisamente, a la apropiación que realiza de imágenes ya existentes. El collage y el fotomontaje constituyen, junto con los ready-mades de Marcel Duchamp u obras similares o creaciones del Surrealismo, importantes antecedentes artísticos. De hecho, una serie de artistas Pop fueron directamente vinculados a ese último movimiento ( Jasper Johns, Robert Rauschenberg, Herve Telemaque). Pero, por encima de cualquier otra cosa. el Pop fue fruto del crecimiento de la sociedad de consumo registrado en las décadas de los años cincuenta y sesenta del pasado siglo: la nueva realidad que centró la atención de la generación más joven.

( Martial Raysse,1936. Visage en bleu 1963 Acrílico sobre foto en papel,146×97) (*)

El británico Independent Group, activo desde 1952, se volcó en el estudio y la reconsideración de la cultura popular así como hacia el impacto de los medios de comunicación en el cuerpo social. Algunos artistas relevantes del pop británico involucrados inicialmente en el pop se circunscribieron a una pintura o una escultura que no desarrolla plenamente los presupuestos apuntados por ellos mismos en los años cincuenta. Sin embargo, el pop norteamericano surge de un modo espontáneo, sin grupo ni manifiestos, sin programa, como un conjunto de individualidades que se conectan de manera casual a través de las primeras exposiciones que dan cuenta del fenómeno. En sus aproximaciones a la cultura popular del consumo, sus figuras, personajes y productos, hay una apropiación sistemática y una conversión en iconos a través de una operación visual que consiste en trasladarlos desde el contexto banal de la cotidianeidad al territorio del cuadro, la exposición, el museo, que en definitiva los conduce a la cultura.

( Rafael Armengol, 1940. Pernil, 1972. Óleo 131×162)
(*)

La obra de Josep Renau que utiliza las técnicas del collage y del fotomontaje en su crítica a la sociedad estadounidense apropiándose de imágenes cotidianas de los medios de comunicación y de la cultura popular. se considera precedente o pionera de la estética del pop y sobre todo en la huella que ha dejado en la obra del Equipo Crónica y del Equipo Realidad, que utilizarán estas técnicas trasladándolas al plano de la pintura, para establecer unas interpretaciones críticas sobre las imágenes y los iconos que configuran la cultura visual de la España de su tiempo, pero también proyectan su mirada crítica hacia el pasado y la historia. Sin embargo, ese recurso a la historia, a la pintura del pasado o al cine de culto, presente tanto en Equipo Crónica como en Equipo Realidad y en Eduardo Arroyo, no se circunscribe únicamente al ámbito cultural español y supone la permanente interrelación entre la cultura popular y la alta cultura. Esto es algo que aparentemente no seguía las premisas iniciales del pop, pero en los años ochenta incluso el propio Warhol utilizó imágenes de obras de Munch, De Chirico o la Última Cena de Leonardo en sus obras.

( Artur Heras, 1945. Blau, 1973 Acrílico 100×100) (*)

Las estrategias del pop ofrecieron un marco (no sólo visual. también intelectual) que a partir de las contradicciones inscritas en esta enciclopedia iconográfica, suponían un punto de partida para la reflexión política y social del presente. Este punto de partida facilitó que el pop perviviera en formulaciones post o neo. El pop art, en su sentido más amplio, legó a las vanguardias una narrativa que aún hoy sigue siendo vital para las aspiraciones de los movimientos artísticos emergentes.”

Interesante exposición de un movimiento artístico que todavía agrada mucho al público por su carácter, como el propio nombre indica, populista, aunque que en bastantes casos raya en la abstracción.


(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
http://c1.staticflickr.com/5/4514/37451259280_052149b9a1_b.jpg
http://c1.staticflickr.com/5/4464/36998735744_636706f120_b.jpg
http://c1.staticflickr.com/5/4509/37451261190_ba0a45233e_b.jpg
http://c1.staticflickr.com/5/4449/36998734374_862b0d6939_b.jpg
http://c1.staticflickr.com/5/4485/36998733704_d7a926ee82_b.jpg
http://c1.staticflickr.com/5/4488/36998733164_58d9743a5c_b.jpg
http://c1.staticflickr.com/5/4491/36998730534_6c449c6637_b.jpg
http://c1.staticflickr.com/5/4460/36998731904_48a8c8e2c9_b.jpg

Recibe nuestras noticias en tu correo

Tres foramontanos en Valladolid

Con el título Tres foramontanos en Valladolid, nos reunimos tres articulistas que anteriormente habíamos colaborado en prensa, y más recientemente juntos en la vallisoletana, bajo el seudónimo de “Javier Rincón”. Tras las primeras experiencias en este blog, durante más de un año quedamos dos de los tres Foramontanos, por renuncia del tercero, y a finales de 2008 hemos conseguido un sustituto de gran nivel, tanto personal como literario.

Lo más leído