El Rezongón. Dios, el hombre, política, valores y moral. (I)

Por Carlos de Bustamante

( Roma. 2009. Acuarela de Viktoria Prishedko en watercolorspainting.com. 56×76 ) (*)

Creo ser plenamente consciente de que no es literariamente correcto tratar en un simple (no tan simple) artículo de opinión- rezongada en este caso- tantos, tan variados y complejos conceptos. De lo dicho es consciente el autor; no parece que lo sea tanto el Rezongón que, atrevido, tratará de especificar e interrelacionar unos y otros. Difícil empeño. Pero como ese viejo cascarrabias no se cansa de escribir criticones, dejémosle para ver cómo sale de este descomunal atolladero donde se ha metido.

Como casi siempre, acudo a fuentes de información de más y mejor crédito que cuanto aporta el especialista en rezongar. En este caso y por ser la religión católica muy mayoritaria en nuestra España, acudo al humanismo cristiano y más concretamente a los principios y valores que presiden la Fundación de un personaje tan querido por los españoles de bien como es Jaime Mayor Oreja.

Esto que es válido para todos los españoles cristianos, arrimo el ascua a mi sardina que, con perdón por la “comparanza”, son las FF.AA.

“El humanismo cristiano entendido como expresión política-social parte de la concepción de la persona humana y de la sociedad fundamentada en los valores y principios del cristianismo.

Así pues, es una corriente de pensamiento que proyecta hacia la sociedad humana dichos valores y principios, para normar las relaciones entre los seres humanos y para orientar su labor de construir un orden social justo, solidario y ético. Desde luego que este pensamiento también pretende “informar” y “enriquecer” todos los ámbitos de la cultura de una determinada sociedad en un tiempo también determinado.

Las fuentes del humanismo cristiano son, principalmente, la filosofía cristiana y la Doctrina Social de la Iglesia (recogida principalmente en el magisterio de la iglesia), las cuales establecen orientaciones fundamentales sobre la concepción de la persona, los valores del orden social, la justicia en las relaciones humanas y entre los Estados, el bien común como finalidad de la acción política y la ética como sustento de ésta y de la cultura”.

“La Doctrina Social de la Iglesia, iniciada con la Encíclica del Papa León XIII, Rérum Novarum (1891, que denunció los excesos e injusticias del capitalismo y del liberalismo), propuso la “novedad” de plasmar las grandes líneas de la acción de los cristianos en la vida social y política, promoviendo su participación para realizar el bien común, la justicia social, la solidaridad y la ética.

Por otro lado, también el humanismo cristiano se nutre del valioso aporte de filósofos y pensadores cristianos, que desde su papel de laicos y la experiencia social y política, han desarrollado importantes concepciones sobre diversos aspectos de la sociedad y del Estado, contribuyendo a conformar un pensamiento homogéneo, integrado y global sobre estas materias”.

Como las Fas son parte y parte importante de nuestra sociedad, lo que expreso aplicado a “mi sardina”, es de referencia también y naturalmente, al conjunto de la sociedad española que libérrimamente quiera vivir en los valores del humanismo cristiano. De los otros…, no se trata. “Allá cada cual con su cada cuala”. Como el Rezongón sigue o intenta seguir honradamente estos valores, ha de rezongar de cómo algunas leyes impuestas a la sociedad española, al ir en contra del humanismo cristiano, pueden ocasionar y ocasionan situaciones insostenibles por ir en contra de éstos nuestros mayoritarios principios.

Aunque estén en la mente de todos, conviene recordar por la perversidad que encierran valores tan fundamentales para todo “quisqui” como el derecho a la vida principalmente de los seres humanos más débiles e indefensos que lo son desde el momento mismo de la concepción. O de los ancianos amenazados con la eutanasia. La malhadada, para nosotros por las horrorosas consecuencias, ley del divorcio.

No seré exhaustivo en valores, porque inherentes muchos en los esenciales de la propia milicia, son de sobra conocidos. Los que bien expresa nuestro Calderón de la Barca (soldado de la Infª española). Y Puesto que don Jaime Mayor Oreja es el fundador de “Valores y Sociedad”, he de citar alguna de sus muchas sentencias:

-«Los españoles merecían que les explicaran los atentados en español”.

-«La crisis atrae los atentados y en España tenemos una crisis de nación».

-«A menos valores en la sociedad occidental habrá más terrorismo yihadista».

-«Podemos es primo hermano de lo que significa ETA en las Provincias Vascongadas”.

Y por ser sumamente importante cito, en fin, lo que tomado de Santo Tomás Moro, Mayor Oreja hace propio para su persona y Fundación:

-“El hombre no puede separarse de Dios, ni la política de la moral».

Como mucho no he rezongado ni he aconsejado, sino dicho nada más, me perdonarán que complete el enunciado en un próximo artículo, si Dios es servido.


(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
http://c1.staticflickr.com/5/4462/24023494728_4653e0d934_b.jpg

Recibe nuestras noticias en tu correo

Tres foramontanos en Valladolid

Con el título Tres foramontanos en Valladolid, nos reunimos tres articulistas que anteriormente habíamos colaborado en prensa, y más recientemente juntos en la vallisoletana, bajo el seudónimo de “Javier Rincón”. Tras las primeras experiencias en este blog, durante más de un año quedamos dos de los tres Foramontanos, por renuncia del tercero, y a finales de 2008 hemos conseguido un sustituto de gran nivel, tanto personal como literario.

Lo más leído