Antaño y hogaño (IV). -5- Período de la edad intermedia o escolar

Por Carlos de Bustamante

( Epifanía. Acuarela de Primo Vega de felicitación de la Navidad 2017, en Hispacuarela de Facebook) (*)

Como les anticipé en el antaño y hogaño que hace el número cuatro –sin poder calcular que hoy estaríamos en Navidad, acerté-, el hermano Mariano, especialista en catequesis para niños que iban a recibir por vez primera al Señor, nos dio a cada uno una carta con el contenido de un hecho que contribuiría en grado sumo para entender, siquiera de forma elemental, el Sacramento para el que nos estaba preparando. Carta que copiada íntegra y tal cual, dice así:

“En un pueblecito, muy pequeño que se llama Playa Blanca, un cura preparaba a muchos niños para recibir a Jesús por primera vez. Lo hacía muy bien, porque recibir a Jesús es lo más importante de la vida. Pero no contaba con que el Sr. Obispo viniera a su pueblo a comprobar si éstos conocían todo lo necesario para recibirlo y si sabían bien lo que iban a hacer. Era un obispo muy bueno pero también muy exigente. Vamos, que quería que los niños supieran mucho de Jesús.

El cura y los catequistas tenían miedo de que alguno no hubiera estudiado y no supiera contestar a las preguntas. Sin embargo, todos los niños respondieron muy bien al Padrenuestro, Avemarías y el Credo. Finalmente, el obispo, con cara de “profe” muy exigente, les dijo:

—A ver, niño —dirigiéndose a uno cualquiera. El cura del pueblo y los catequistas, se miraron pálidos. ¡El niño al que preguntó, tenía síndrome de Down!:

-En Ése que está ahí en la Cruz encima del altar, ¿está realmente, Jesús, Dios?

Pablo, el niño preguntado, piensa un poco, medita… El obispo mira al cura catequista y sonríe, convencido de que no sabe contestar a su pregunta. Insiste el obispo impaciente:

—Vamos, Pablo, ¿está o no Jesús?

— ¡Espere! —le contesta cuando iba a preguntar a otro—:

– Ése parece que es Jesús, pero solo lo parece, porque no, ahí no está Jesús.

El obispo deja de sonreír y hace la siguiente pregunta:

—Y en la Sagrada Forma, que quieres recibir el día de tu primera comunión, ¿estará ahí?

De nuevo Pablo se queda unos momentos pensativo y, de nuevo, cuando el cura y los catequistas creían que no iba a contestar, responde decidido:

—Sí, señor. Ahí en la Sagrada Forma consagrada, aunque parece que no está, sí, es ahí donde está realmente. Y yo le quiero recibir. ¡Quiero hacer la Primera Comunión!

El obispo, sonrió satisfecho. Y el cura y los catequistas respiraron con alivio.

-Muy bien Pablito. Has contestado correctamente.

Y acto seguido comentó al cura:

—Si este niño lo sabe, ¡todos estarán igualmente bien preparados!, y ¡Todos pueden hacer la Primera Comunión!

Hubo grandes aplausos para Pablito, el niño con síndrome de Down. Pablo miró al Sagrario, sonrió satisfecho y, sin que nadie lo viera, le mandó un beso a Jesús, oculto en el “barquillo” de la Sagrada Forma”…


(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
http://c1.staticflickr.com/5/4641/24352981097_ba666a25b6_b.jpg

Recibe nuestras noticias en tu correo

Tres foramontanos en Valladolid

Con el título Tres foramontanos en Valladolid, nos reunimos tres articulistas que anteriormente habíamos colaborado en prensa, y más recientemente juntos en la vallisoletana, bajo el seudónimo de “Javier Rincón”. Tras las primeras experiencias en este blog, durante más de un año quedamos dos de los tres Foramontanos, por renuncia del tercero, y a finales de 2008 hemos conseguido un sustituto de gran nivel, tanto personal como literario.

Lo más leído