Por Félix Torres. Introducción de Carlos de Bustamante

( Ermita del Valle, Toledo) (*)

No se conforma nuestro amigo y prolífico escritor-poeta con narrarnos las tremendas escenas de la Pasión con la característica apasionada; sin duda fruto del modo impresionante de “vivirla”, sino que aún se supera en el apasionado Amor a la Virgen Santísima, que no ha mucho estuvo Dolorosa al pie de la Cruz de su Hijo. Y es que, en este caso, además de la pasión propia del Amor profundo, añade la “ilusión” de la que es su Madre y Patrona.

Ilusión que le viene a los que como él pertenecemos al Arma de Infantería: los mejores soldados del mundo. Título ganado en buena lid por nuestros Tercios de Flandes. Los que erigieron por Patrona a la Inmaculada a raíz del milagro de Émpel. Patronazgo y Amor que Félix Torres nos transmite en sus apasionados sonetos.

“Como cada año en su primero de mayo, Toledo cruza el Tajo y se reúne en la ermita del Valle; como cada año, el rito hemos cumplido. Y como cada año todos los bolos ausentes, aquí y Allá se habrán acordado de su Virgen: ILUSIONES.

Un abrazo, Félix.

LA ERMITA DEL VALLE
(Soneto)

Nacida, te alumbró la dura roca,
al barraco asomada en la ladera,
la devoción se vive allí sincera,
pues que habla el corazón y al pueblo toca.
Sabor de tradiciones ella evoca,
que vienen de otro tiempo y otra era;
jornada es la de mayo, la primera:
¡Toledano, tu Virgen te convoca!
Para rezarle, subes de mañana:
limonadas y quínolas, tostones;
huele el campo a tomillo y mejorana.
Y una joven muchacha, flor temprana,
soñando con colmar sus ilusiones,
voltea con vehemencia la campana.

Félix.
De TOLEDO EN MIS SONETOS.


(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
http://live.staticflickr.com/65535/46968744064_b654a2824d_b.jpg

Recibe nuestras noticias en tu correo

Tres foramontanos en Valladolid

Con el título Tres foramontanos en Valladolid, nos reunimos tres articulistas que anteriormente habíamos colaborado en prensa, y más recientemente juntos en la vallisoletana, bajo el seudónimo de “Javier Rincón”. Tras las primeras experiencias en este blog, durante más de un año quedamos dos de los tres Foramontanos, por renuncia del tercero, y a finales de 2008 hemos conseguido un sustituto de gran nivel, tanto personal como literario.

Lo más leído