Los sonidos del alma (V)

Por Javier Pardo de Santayana

(  Acuarela de Rafael García Bonillo. Exposición 1976 en bonilloquegranacuarelista.blogspot.com )

En poesía hay versos que buscan bucear en la intimidad de las personas o describir el alma de las cosas con palabras escuetas. Mas también puede iluminar paisajes o miradas utilizando el sonido de palabras que acarician o golpean los oídos. Y el poeta optará por unos o por otros; o por ambos según su estado de ánimo. He aquí un ejemplo:

 

VERSOS PAGANOS

 

Yo quisiera algún día escribir unos versos

como hicieran Darío y Agustín de Foxá

versos como columnas, elegantes y tersos,

epitafios sonoros de la modernidad.

 

Yo quisiera algún día cincelar la palabra,

coronarla de mirtos y jazmines en flor

y estamparla en el mármol, donde la lluvia labra

la nostalgia de aquellos a los que unió el amor.

 

Cubrirían mis versos los vanos oropeles

de las hojas de acanto que visten mi jardín

y los adornarían olímpicos laureles

y el lábaro soberbio que ostenta el paladín.

 

Colmaría mis versos de esdrújulos sonoros,

de nácares y rubias caracolas marinas,

de sirenas varadas y de ocultos tesoros

que entre el coral surgieran de las manos divinas.

 

…Pero soy castellano, y mi verso es austero

como el trigal dorado que duerme bajo el sol,

cual los chopos que sueñan en la orilla del Duero:

donde se forja el alma frugal del español.

 

Quizá de aquí proceda mi gusto por las poesías cortas. Ya publiqué hace tiempo una en este blog sobre Castilla, tan bien reflejada por el pincel de Ortega Muñoz:

:

Castilla sobria y escueta

tan sólo campo y camino

pan blanco, bota de vino

un cartucho en la escopeta

y una sombra bajo un pino.

 

Y el sol sobre la meseta

 

Así que me referiré a unos versos con los que Antonio Machado describe el campo andaluz

:

Campo, campo, campo

y entre los olivos, un cortijo blanco

 

Para añadir más tarde: “Y la encina negra / a medio camino / de Úbeda a Baeza”.

 

Pero quizá sea el amor el principal motivo para la poesía, como lo suele ser también  también la música, y no es raro que haya una simbiosis entre ambas, de forma que ésta se haga también canción, o viceversa. He aquí un ejemplo que necesitaría una guitarra:

 

PRIMER AMOR

 

Cuando de amor tan sólo una mirada

entre los dos surgía, casi nada

¡ pero tanto en alma enamorada !

y el roce de su piel apasionada

me hacía estremecerme todavía

 

Cuando sentía perder su cercanía

y tan frágil su amor me parecía

que aun en presencia de la luz del día

ni tan siquiera a hablarla me atrevía,

Cuando era soledad la madrugada…

 

¡Qué bello era soñar que me quería!

Recibe nuestras noticias en tu correo

Tres foramontanos en Valladolid

Con el título Tres foramontanos en Valladolid, nos reunimos tres articulistas que anteriormente habíamos colaborado en prensa, y más recientemente juntos en la vallisoletana, bajo el seudónimo de “Javier Rincón”. Tras las primeras experiencias en este blog, durante más de un año quedamos dos de los tres Foramontanos, por renuncia del tercero, y a finales de 2008 hemos conseguido un sustituto de gran nivel, tanto personal como literario.

Lo más leído