Los lunes, revista de prensa y red

“Las claves del acuerdo europeo y cómo afecta a España”, de Enrique Serbeto, “ Las 10 reformas que la UE exige a Sánchez a cambio de los 140.000 millones”, de Periodista Digital, “Juan Carlos I no debe acabar como el Sha de Persia”, de Federico Jiménez Losantos, y “El PSOE pide dinero para el feminismo, alegando que el hogar es un instrumento del imperialismo hetero”, de Alfonso Basallo

(Viñeta de Nieto en ABC el pasado día 20  )

LAS CLAVES DEL ACUERDO EUROPEO Y CÓMO AFECTA A ESPAÑA Artículo de Enrique Serbeto publicado en ABC el pasado día 21

Cumbre histórica: España contará con 140.000 milllones, 72.700 en ayudas directas. Para alcanzar el pacto ha sido necesario hacer concesiones a los autodenominados países «frugales» -Holanda, Austria, Dinamarca y Suecia-, a los que se sumó Finlandia, que han conseguido recortar el volumen de ayudas.

El acuerdo alcanzado por los líderes europeos después de cuatro días seguidos de negociaciones constituye una de las operaciones financieras más voluminosas de la historia europea. La UE va a disponer en los próximos años de casi dos billones de euros para su funcionamiento y para invertir en la recuperación de las consecuencias económicas de la pandemia. El acuerdo fue notificado por el presidente del Consejo, Charles Michel, con un mensaje en Twitter publicado a las cinco y media de la madrugada de hoy martes.

Los líderes de los Veintisiete se pusieron de acuerdo por fin en un plan innovador para pedir prestados conjuntamente 750.000 millones a través de la Comisión Europea, que se dedicarán a reconstruir las economías más perjudicadas por la pandemia, especialmente las de Italia y España. De ese montante, la mayor parte, 390.000 millones, serán subvenciones a fondo perdido, mientras que el resto, 360.000 millones, se distribuirán en forma de créditos a muy bajo interés. Además, las negociaciones han permitido también aprobar en el mismo paquete los presupuestos de la UE para los próximos siete años, el llamado Marco Financiero Plurianual y que ascienden a 1,074 billones de euros, lo que significa que todo el paquete aprobado asciende a 1,82 billones de euros. Para hacerse una idea, sin embargo, la cifra equivale aproximadamente a un tercio del presupuesto anual de Estados Unidos.

El acuerdo se cerró cuando técnicamente la cumbre había entrado en su quinto día. El presidente Michel, anunció el acuerdo con un tweet de una sola palabra: «Deal!». La presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, que había propuesto un plan aún más ambicioso, dijo que era «lamentable» que algunas áreas de gasto, como la dedicada a sanidad, se hayan rebajado en el acuerdo final, pero aun con todo se felicitó de que en este caso «no se puede acusar a la UE de hacer siempre muy poco y muy tarde» puesto que en esta ocasión «negociamos cuatro largos días y noches, más de 90 horas, pero valió la pena».

Una de las innovaciones de este mecanismo financiero es que el acuerdo incluye reforzar las capacidades de la Comisión Europea para recaudar sus propios ingresos, con los que contribuirá a devolver este colosal crédito. El paquete incluye planes para dotar al ejecutivo comunitario de la capacidad de devolver esos 750.000 millones sin afectar a su propio presupuesto. Un nuevo impuesto al carbón, que se aplicará a las importaciones de países contaminantes, y otro a las actividades de las grandes empresas del mercado digital, son las primeras pistas para ello. Esta operación de crédito que emprende la Comisión se plantea, sin embargo, como única y excepcional, con un final previsto en diciembre del año 2058.

En concreto, España recibirá unos 140.000 millones de euros del fondo de recuperación europeo para los próximos seis años, de los que 72.700 millones se darán en ayudas directas, según ha anunciado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al valorar el acuerdo alcanzado hoy por el Consejo sobre dicho fondo y el marco financiero plurianual. Sánchez, se mostró satisfecho este martes por el «acuerdo histórico» logrado en Bruselas y que pone a disposición de España unos 140.000 millones de euros. «Ha costado pero lo hemos conseguido», indicaban fuentes de la delegación española, antes de que el presidente Sánchez compareciera visiblemente contento ante los periodistas en Bruselas para dar cuenta del acuerdo

«Entramos y salimos con 140.000 millones de euros», subrayó el presidente en referencia a la propuesta inicial que presentó la Comisión Europea y al resultado final acordado por los Veintisiete.. «El esfuerzo ha sido extenuante pero el resultado es exitoso, ha merecido la pena. Europa está dando un paso de gigante», destacó Sánchez.

Todo esto debe ser todavía aprobado por el Parlamento Europeo, que empieza mañana el proceso con una reunión de la conferencia de presidentes de los grupos políticos. Formalmente, la mayoría de la cámara pedía más dinero para los presupuestos europeos, pero es poco probable que los eurodiputados se atrevan a bloquear este acuerdo alcanzado entre los países. Sin embargo, algunos parlamentos como el holandés, que deben ratificar los avales que aporta el país al préstamos de la Comisión, podrían negarse a aprobarlo sin una intervención política fuerte del primer ministro Mark Rutte, que ha sido el protagonista durante estos cuatro días por sus continuas reclamaciones de recortes y condiciones para el desembolso de esos fondos.

Cesiones a los «frugales»

Para desbloquear la negociación han sido necesarios cuatro días de intensas negociaciones -que estuvieron cerca de descarrilar en la madrugada del domingo al lunes- y un puñado de cesiones a los países denominados «frugales» (Países Bajos, Dinamarca, Suecia, Austria y Finlandia), los socios que con más firmeza han reclamado un plan menos ambicioso.

Para alcanzar el pacto ha sido necesario hacer concesiones a estos países del Norte, que han conseguido recortar el volumen de ayudas, tener mayor control sobre las mismas y mantener sus descuentos en la contribución al presupuesto. Estos fueron los puntos más controvertidos de la negociación, junto a la propuesta para vincular la recepción de fondos del presupuesto al respeto al Estado de Derecho.

Los grandes países, Alemania, Francia, Italia y España, como la mayoría de los Veintisiete, querían como mínimo 400.000 millones de euros en subvenciones, mientras que los frugales proponían 350.000 millones.

Finalmente, el compromiso se queda más cerca de la primera cifra, pero supone un recorte de 110.000 millones en las ayudas directas con respecto a los 500.000 millones de euros que propuso la Comisión Europea (más 250.000 millones en créditos), lo que se ha traducido en reducciones de la dotación de varios programas comunitarios apoyados por el fondo.

El acuerdo refuerza además el control sobre la concesión de ayudas directas para contentar a Holanda, que reclamaba que los países pudiesen vetar los planes de reformas e inversiones de sus socios, mientras que la Comisión Europea planteaba que se pronunciasen solo a nivel técnico.

Planes bajo votación

Los países remitirán sus planes a la Comisión, y estos tendrán que ser aprobados también por una mayoría cualificada de los Veintisiete. Después, a la hora de autorizar el desembolso de cada tramo de ayuda, si un país o varios tienen dudas, podrán elevar la cuestión a una cumbre de líderes, con lo que el pago se paralizará hasta que lo hayan abordado.

Por otro lado, aumentan los descuentos que tienen los frugales en su contribución al presupuesto por aportar más de lo que reciben, mientras que Alemania simplemente lo mantiene (en 3.671 millones de euros anuales). El de Holanda será de 1.921 millones de euros frente a 1.576 millones en la propuesta inicial, el de Dinamarca pasará de 197 a 377 millones, el de Austria de 237 a 565 millones y, el de Suecia, de 798 a 1.069 millones.

Además, se introduce por primera vez la condicionalidad ligada al Estado de Derecho, de la que recelaban Hungría y Polonia, así como la meta de que el 30% del gasto del presupuesto y el fondo de recuperación apoye objetivos climáticos.

Artículo en: https://www.abc.es/economia/abci-alcanza-acuerdo-sobre-plan-recuperacion-tras-pandemia-202007210606_noticia.html

LAS 10 REFORMAS QUE LA UE EXIGE A SÁNCHEZ A CAMBIO DE LOS 140.000 MILLONES

Artículo de Periodista Digital publicado en su web el pasado día 22

El personal sospecha y con motivo, que buena parte del dinero servirá disimuladamente para comprar votos y alimentar a los amigos del Gobierno PSOE-Podemos, con proyectos de nombres complejos y apellidos del tipo ‘verde’, ‘ecológico’, ‘feminista’, ‘impacto’, ‘social’ ‘innovador’ o ‘progresista’, pero no todos millones no se podrán ir por el vertedero de la demagogia y el conchabeo político.

El rescate ya está en marcha. El fondo de reactivación, pactado por los líderes europeos, inlcuye 140.000 millones de ayuda para España, de los cuales 72.700 millones irán ligados a la línea de ayudas a fondo perdido y los 67.300 millones restantes estarán ceñidos a créditos pendientes de devolución.

La movilidad, la sanidad, las infraestructuras y la cadena agroalimentaria son los sectores que recibirán más ayudas en los próximos seis años, tras la aprobación del programa de 750.000 millones, Next Generation Europe.

El rescate permite a Moncloa subir los impuestos en España. El pacto de los líderes europeos para desbloquear las ayudas remite a las directrices fiscales de la Unión Europea.

Los documentos europeos avalan desde hace años una subida impositiva en España, sobre todo en materia de impuestos indirectos, como el IVA, e impuestos especiales.

Pero la ayuda que recibirá España tiene condiciones. Para acceder a los fondos, los países deberán presentar Planes de Inversiones y Reformas, que quedarán sujetos a la aprobación de los demás socios europeos.

El diseño de dichos Planes no es una hoja en blanco, sino que se espera que sean medidas ceñidas al Marco de Recomendaciones del Semestre Europeo.

Tal Marco de Recomendaciones establece, por ejemplo, la necesidad de garantizar que las pensiones son sostenibles o el compromiso con la contención del gasto público.

Lo primero puede suponer recortes para los jubilados o subidas de impuestos para los trabajadores, mientras que lo segundo se traducirá en un corsé presupuestario que limitará enormemente la capacidad de aprobar nuevos desembolsos.

Estás son algunas de las reformas que tendrá que afrontar el Gobierno socialcomunista, quiera o no:

1.- REFORZAR EL SISTEMA SANITARIO: Es la gran novedad de las recomendaciones de 2020. El Covid-19 ha dejado al descubierto la «vulnerabilidad» de la sanidad española a los shocks y sus «problemas estructurales», algunos de los cuales se deben a «ciertos déficits de inversión en infraestructuras físicas y carencias en el reclutamiento y las condiciones de trabajo de los trabajadores sanitarios». Hay disparidades regionales en materia de inversión, recursos físicos y personal y la coordinación entre los diferentes niveles de Gobierno no es siempre eficaz», denuncia la Comisión. Sánchez debe «reforzar la resistencia y la capacidad del sistema sanitario, en lo que se refiere a trabajadores, productos médicos críticos e infraestructura. Unas reformas que tienen que asegurar que las personas mayores que viven en residencias, las más golpeadas por la pandemia, tengan acceso a los servicios de emergencia y cuidados intensivos. También hay que potenciar la atención primaria y la sanidad digital. A medio plazo, es importante garantizar que la probable reducción de recursos presupuestarios debida a la crisis económica no afecte a la cobertura sanitaria de la población y provoque desigualdades en el acceso, avisa Bruselas.

2.- UN PLAN DE AJUSTE PRESUPUESTARIO A MEDIO PLAZO: La UE no exige esta vez a España ajustes presupuestarios a corto plazo, pese a que según sus propias previsiones el déficit se disparará este año hasta el 10,1% del PIB y la deuda escalará al 115,6%. Al contrario, Bruselas ha activado la cláusula de escape del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que suspende temporalmente la exigencia de tener un déficit por debajo del 3% y un nivel de deuda inferior al 60% del PIB. Una suspensión que seguirá vigente al menos hasta el año 2022. La prioridad ahora debe ser disparar el gasto público para amortiguar el impacto del coronavirus. Pero «cuando las condiciones económicas lo permitan», el Gobierno de Sánchez deberá «aplicar políticas presupuestarias destinadas a lograr una posición fiscal prudente a medio plazo y garantizar la sostenibilidad de la deuda, al mismo tiempo que se fomenta la inversión». Ya antes de la crisis, España era uno de los países de la UE con más déficit y no había tomado medidas suficientes para rebajarlo pese al periodo de bonanza económica, según el análisis del Ejecutivo comunitario.

3.- MEDIDAS COMPENSATORIAS PARA LAS PENSIONES: La UE cree que las reformas realizadas en 2011 por José Luis Rodríguez Zapatero y en 2013 por Mariano Rajoy «ayudaron a garantizar la sostenibilidad y la suficiencia relativa de las pensiones a largo plazo». Por eso censura que estos cambios hayan sido revertidos y reclama alternativas para evitar la quiebra del sistema. «Volver a ligar los incrementos de las pensiones a la inflación (como se decidió en 2018 y 2019) y el aplazamiento del factor de sostenibilidad requieren medidas compensatorias para garantizar la sostenibilidad del sistema de pensiones a medio y largo plazo», avisa Bruselas.

4.- COMBATIR LA ALTA TASA DE TEMPORALIDAD LABORAL: Además de entrar en  la crisis con el segundo paro más alto de la UE (sólo Grecia está peor), España es también uno de los Estados miembros con mayor tasa de contratos temporales, lo que frena el potencial de crecimiento y la cohesión social. Los jóvenes, los trabajadores poco cualificados y los inmigrantes son los más afectados. Ellos son los que más están sufriendo la crisis del Covid-19. El resultado es un menor acceso a prestaciones sociales y más riesgo de pobreza. Los contratos temporales son a menudo muy cortos y no dan incentivos para invertir en formación, lo que hunde la productividad laboral, según el análisis de Bruselas. La UE reclama a Sánchez medidas para «favorecer las transiciones hacia contratos indefinidos, entre ellas la simplificación de los incentivos a la contratación».  También apuesta por mejorar la calidad de los servicios públicos de empleo. Sobre la reforma laboral de Rajoy, Bruselas sostiene que «desempeñó un importante papel en el fomento de una recuperación intensiva en empleo que se inició en 2014». La respuesta a la intención de Sánchez y Podemos de derogarla es que «será importante que cualquier nueva medida sólo se adopte tras una detenida evaluación de sus efectos potenciales y que se preserven los logros de las reformas anteriores».

5.- MEJORAR LA EFICACIA DE LAS AYUDAS SOCIALES: La crisis aumentará los ya elevados niveles de pobreza y exclusión social en España, especialmente entre las familias con niños. En 2019, España era el país de la UE con el nivel más bajo de ayudas por hijo. En la actualidad, las ayudas para parados de larga duración y para los que no tienen derecho a prestación contributiva están dispersas en múltiples planes, lo que resulta en un bajo nivel de cobertura. Los sistemas de renta mínima regional existentes sólo llegan al 20% de sus potenciales beneficiarios en todo el país y hay grandes disparidades en cuanto a cobertura, duración, condiciones de acceso y dotación. «El difícil contexto económico y social resultante de la pandemia exige una solidaridad intergeneracional en favor de las generaciones más jóvenes». En concreto, la UE reclama «mejorar la cobertura y la suficiencia de los sistemas de renta mínima y ayuda a las familias». En una entrevista con EL ESPAÑOL, el comisario de Empleo y Asuntos Sociales, Nicolas Schmit, valoraba positivamente el ingreso mínimo vital que acaba de aprobar el Gobierno de Sánchez, pero avisaba de que no puede financiarse con las ayudas del nuevo fondo anticrisis.

6.- UN PACTO PARA IMPULSAR LA EDUCACIÓN: La crisis del Covid-19 ha puesto de relieve la importancia de la digitalización para mantener el acceso a los servicios educativos. Antes del periodo de confinamiento, sólo la mitad de las escuelas en España disponían de plataformas de aprendizaje digital adecuadas, con importantes disparidades regionales. El cambio repentino al aprendizaje digital supone además un reto particular para los estudiantes más vulnerables, que no tienen acceso a soluciones digitales en su hogar, señala la UE. Las autoridades españolas deben lograr que «todos los estudiantes se beneficien del acceso al aprendizaje digital, incluidos los que viven en áreas rurales o en hogares vulnerables». Más a medio plazo, Bruselas insiste en su petición de una reforma educativa basada en un amplio consenso político y social que reduzca el abandono escolar (España tiene la tasa más alta de la UE, 17,3%), aumente el porcentaje de estudiantes en ciencia y tecnologías digitales, haga la formación profesional más atractiva y adapte la oferta educativa al mercado laboral.

7.- UNIDAD DE MERCADO CONTRA LA FRAGMENTACIÓN AUTONÓMICA: Las disparidades normativas a las que se enfrentan las empresas dependiendo de la comunidad autónoma frenan el crecimiento de la productividad en España. Aumentan los costes y limitan la movilidad geográfica de compañías y trabajadores, según la UE. La recomendación a Sánchez es aplicar de forma más decidida la ley de Unidad de Mercado que aprobó Rajoy. También debería suprimir las restricciones a profesiones reguladas como ingenieros civiles, arquitectos o servicios informáticos y legales. «De manera general, una coordinación más fuerte y de manera sostenible entre los diferentes niveles de Gobierno (central, regional y local) podría hacer que las políticas para facilitar la recuperación sean más eficaces», asegura Bruselas.

8.- AHORRAR ENERGÍA Y COMBATIR EL CAMBIO CLIMÁTICO: Algunas zonas de España figuran entre las más expuestas de Europa al cambio climático, al estar sus recursos hídricos sometidos a presiones que requieren más inversión en infraestructura para mejorar la gestión del agua, como, por ejemplo, la depuración de aguas residuales, las filtraciones en las redes de distribución del agua y el suministro, avisa la UE. «La reducción del consumo energético en los edificios y el desarrollo de redes energéticas inteligentes y del almacenamiento de la energía eléctrica procedente de fuentes renovables contribuirían a gestionar mejor la demanda. Deben realizarse mayores esfuerzos por promover el transporte sostenible y la economía circular», señalan las recomendaciones para España.

9.- MEJORAR LAS POLÍTICAS DE I+D+i: La UE lleva años alertando de que los resultados de España en materia de innovación «se ven obstaculizados por unos niveles bajos de inversión en investigación y desarrollo». El gasto en I+D del sector empresarial en España asciende tan solo a la mitad de la media de la Unión, especialmente en el caso de las grandes empresas. Además, se observan importantes disparidades regionales. Una divergencia que se ve agravada por el bajo —y decreciente— índice de ejecución del presupuesto público dedicado a investigación y desarrollo. El empleo en los sectores de alta tecnología y en los servicios intensivos en conocimientos se encuentra muy por debajo de la media de la Unión en muchas regiones españolas. La UE reclama al Gobierno de Sánchez realizar inversiones importantes para fomentar el emprendimiento y las empresas emergentes, ayudándoles a crecer y a digitalizarse para que puedan especializarse en actividades con mayor valor añadido con vistas a incrementar su presencia en los mercados internacionales.

10.- IMPULSAR EL TREN DE MERCANCÍAS: El carácter incompleto de las conexiones de transporte de mercancías por ferrocarril y la integración limitada en los mercados de electricidad y gas de la UE también impiden que España se beneficie plenamente del mercado único de la UE, sostiene la Comisión. Por este motivo, España debe seguir invirtiendo en interconexiones eléctricas con el resto de la Unión para alcanzar el objetivo de al menos un 10 % de su capacidad instalada de producción eléctrica de aquí a 2020. También son necesarias inversiones para permitir un mayor uso del ferrocarril en el transporte de mercancías, incluidas las conexiones transfronterizas con Francia y Portugal y las conexiones con los puertos y los centros logísticos.

Artículo en: https://www.periodistadigital.com/economia/instituciones/20200722/10-reformas-ue-exige-sanchez-cambio-140-000-millones-noticia-689404343632/

JUAN CARLOS I NO DEBE ACABAR COMO EL SHA DE PERSIA

Artículo de Federico Jiménez Losantos publicado en Libertad Digital el pasado día 19

Fui el primero en decir que Juan Carlos I debía abdicar por la corrupción. Y le puse Campechano por su comportamiento conmigo. Estamos en paz. De los sórdidos espectáculos que describen la tragedia de España, de la triunfante salida de la cárcel de Junqueras tras cumplir sólo ocho meses al penoso funeral por las víctimas del Covid19, convertido en homenaje al Gobierno que tanta responsabilidad tuvo en su muerte, quizás el más vil, igualmente orquestado por el Gobierno social-comunista, es el anunciado destierro de Juan Carlos I, ‘Campechano’, mote que, por cierto, le puse yo.

En De la noche a la mañana y El Linchamiento he contado mi guerra con el entonces Rey de España y sus aliados, los mismos –El País, La Vanguardia, El Periódico, Público, El Plural– que entonces pidieron mi despido de la COPE por decir que debía abdicar en su hijo si sus negocios le impedían frenar los apaños de ZP con la ETA y el separatismo catalán, y que ahora fingen sorpresa y escándalo por Corinna y las comisiones. Ahora resulta que nadie sabía nada, ni PRISA ni los que taparon su aparición en la lista Forbes ni los que defendían la «monarquía republicana» capaz de firmar una Ley de memoria Histórica que deslegitimaba al propio firmante.

Ahora, estos severos moralistas, que durante todo su reinado fueron sus amigachos, condenan a Campechano a sufrir la suerte del Sha de Persia que, destronado por Jomeini, anduvo errante por el mundo, con su cáncer a cuestas, hasta morir, solo y abandonado por los USA y los que, pocos años antes, asistían a los lujosos fastos del aniversario del Trono del Pavo Real. Godó y Cebrián podrían ser los fiscales del juancarlismo antimonárquico.

Los hipócritas del juancarlismo

Como todos los desastres de la España actual, el que provocó mi primer enfrentamiento con el Rey, al que había acompañado entre los años 80 y 90 del siglo XX, cubriendo sus viajes para Antonio Herrero y con el que tenía excelente relación, al menos mientras estuvieron en Zarzuela Sabino Fernández Campo, Fernando Gutiérrez, Paco Ordóñez y Javier Solana, fue a cuenta del 11M de 2004 y del Gobierno salido de la masacre.

Y fue Pedro Almodóvar, metido a comentarista político, el motivo del conflicto cuando acusó al Gobierno de Aznar dos días después de las elecciones y ante 400 periodistas extranjeros, de haber querido dar un golpe de Estado e impedir las elecciones, acusación que respaldó poco después la consejera de Gobernación de la Generalidad de Cataluña. Yo estaba ya en La Mañana de la COPE y dije que Zarzuela debía desmentir por escrito y de inmediato esas acusaciones, tan falsas o frívolas como podía esperarse del personaje en cuestión pero que habían recogido muchos medios de comunicación extranjeros, más de 400 presentes y los que las rebotaron.

Zarzuela no lo hizo, y yo insistí con la clásica fórmula de Antonio: «son las equis horas y tantos minutos y Zarzuela aún no ha desmentido la trola de Almodóvar sobre el supuesto golpe de Estado que habría intentado el Gobierno del PP». Y al día siguiente. Y al siguiente. Hasta que a los 15 días salió la nota en cuestión, algo retorcida e indudablemente tardía, pero que al menos impide que Juan Carlos haya pasado a la Historia como el que respaldó aquella mamarrachada tan hiriente para las víctimas y para los que habían votado al PP, partido que no se había inventado, como la SER de Antonio García Ferreras, la trola de que había en los trenes letales «al menos dos terroristas islamistas suicidas con varias capas de calzoncillos».

Los montajes de El País

Luego vino la recepción a Benach, presidente del Parlamento de Cataluña, y la frase de Juan Carlos I «hablando se entiende la gente», que, lógicamente, se interpretó como respaldo del Rey a la negociación de la independencia catalana. Y peor fue el apoyo a la resurrección de ETA y la negociación con ella de Zapatero, con la frase «y si sale, sale». Entonces fue cuando yo empecé a decir y escribir que el Rey se estaba cargando la Monarquía, que después del 11M debía tener más carácter mediador que nunca, y que se estaba comportando como mera comparsa del proyecto de ZP para deslegitimar la Transición y el régimen constitucional de 1978.

En una entrevista con Esther Esteban en El Mundo, en 2006, lo dije con bastante claridad, y entonces fue cuando Ernesto Ekaizer, con su amigo el embajador Bettini, montonero y kirchneriano, montó la portada y varias páginas del domingo en El País diciendo que el Rey, en la cena del 12 de Octubre, había dicho que Rouco debía rezar menos por él y controlar más la COPE, o sea, a mí, que Esperanza Aguirre me había defendido, que los presentes, citando al director de la RAE Víctor García de la Concha, habían apoyado al Rey, y que todo acabó muy mal. Por mi culpa, claro, y la de Esperanza Aguirre, blanco entonces, como ahora Díaz Ayuso, del odio de la Izquierda porque les impedía conquistar Madrid.

Ekaizer manipuló pero no inventó la historia. Le dio más importancia de la que tenía para forzar a Rouco y Aguirre a distanciarse del que pasaba por enemigo público número 1 del Gobierno y del Rey, ya tan acorinado y liado que, de querer actuar correctamente, seguramente no hubiera podido.

Una década de persecución

Desde el primer choque en 2004 hasta su penosa abdicación en 2014, pasé, pues, una década enfrentado a Juan Carlos I. Alguno de sus amigos millonarios, presumiendo de cumplir un encargo del monarca, me tuvo casi diez años de juzgado en juzgado por decir lo que finalmente se demostró verdad y creó jurisprudencia: los Albertos presentaron una denuncia falsa, con un documento inventado, para engañar a sus socios en Urbanor-KIO. No fueron a la cárcel, como yo pedía cada mañana, porque su amigote lo impidió, pero su caso es la base para poder condenar ahora a Pablo Iglesias. Vaya lo uno por lo otro.

Al final, el Rey, el PSOE y el PP de Rajoy y Fernández Díaz, me echaron de la COPE, de donde debí irme antes, por lo que cuento en El Linchamiento, pero de tantas intrigas y fatigas nació esRadio, así que en realidad tengo que agradecerle a esa recua de poderosos maleantes que me tuvieran cinco años frito. O a la parrilla, como San Lorenzo en El Escorial.

Fui, pues, el primero en decir que Juan Carlos I debía abdicar, y por lo que finalmente abdicó: la corrupción que le impedía servir a España. Y le puse Campechano por su comportamiento conmigo. Estamos en paz. Sin él buscarlo, le debo algo inapreciable: una buena empresa. Y un buen rey. Pero, sobre todo, le debo algo que ningún amigo de España y de la Libertad puede olvidar: el paso pacífico de la Dictadura a la Democracia, la Bendita Transición, obra suya más que de ningún otro, y la razón por la que estos últimos y arrastrados años nunca deben oscurecer los milagrosos primeros.

Para corrupción, la del Gobierno

Los que han descubierto de pronto a Corinna como fuente fiable son los mismos que han soltado a Junqueras y vienen protegiendo a Pujol desde antes de que Juan Carlos cobrara la primera comisión, o coima, o pastelón. Socialistas y comunistas quieren destruir en Juan Carlos el prestigio de la Corona de España para quitarse de en medio a Felipe VI, que ha sido capaz de plantar cara a los golpistas que ellos miman delictiva y delictuosamente.

No sé lo que hará el Rey con su padre, y lo que haga, salvo que sea muy malo, tenderé a apoyarlo, porque siempre ha mostrado buen juicio y ha sabido afrontar las urdangarinadas y las cristinadas, que menudo trago. Lo que de ninguna manera quiero es ver a Juan Carlos I, ni tampoco a mi Campechano, dando tumbos de aquí para allá, de un país a otro, como el Sha de Persia, como si tuviera la peste. La peste está muy repartida. Y la peor de las pestes es este Gobierno. Que quizás sí merece la suerte del Sha.

Artículo en: https://www.libertaddigital.com/opinion/federico-jimenez-losantos/juan-carlos-i-no-debe-acabar-como-el-sha-de-persia-91269/

EL PSOE PIDE DINERO PARA EL FEMINISMO, ALEGANDO QUE EL HOGAR ES UN INSTRUMENTO DEL IMPERIALISMO HETERO

Artículo de Alfonso Basallo publicado en Actuall el pasado día 20

Para Chesterton el hogar es una paradoja porque “es más grande por dentro que por fuera”. Para el PSOE, el hogar es un peligro para la mujer. Con ello pretenden justificar el enriquecimiento de los chiringuitos feministas.

La Asamblea de Madrid ha debatido una proposición no de ley del PSOE que pide más apoyo para luchar contra la violencia de género. Traducido del politiqués significa una nueva colecta del dinero de todos (del suyo amable lector) para los chiringuitos feministas que viven de las denuncias falsas, como ha denunciado oportunamente Alicia Rubio. España, en plena pandemia y al borde de una crisis económica, y los socialistas -que algo de responsabilidad tienen en el hundimiento de este Titanic- pretenden seguir pasando la gorra para esquilmar el bolsillo del contribuyente con la teoría friki del heteropatriarcado.

Lo peor no es esto. Lo peor es el argumento con el que una diputada socialista -Sonia Conejero- ha justificado la colecta. “El hogar puede ser el lugar más peligroso para las mujeres”, alega citando a Naciones Unidas. La ONU, ya saben, la misma que sostiene que los no nacidos no tienen derecho a la vida y que quiere convertir el aborto en derecho humano, contraviniendo el artículo 3 de la Declaración Universal de Derechos Humanos (“Todos tienen derecho a la vida”); la misma que pretende que se imponga el matrimonio homosexual, contraviniendo el artículo 16 de la Declaración Universal (Los hombres y las mujeres, a partir de la edad núbil, tienen derecho (…) a casarse y fundar una familia”.

El caso es colgar en la puerta de entrada de la familia la palabra “Danger”, el siniestro letrero de los postes eléctricos con un rayo y una calaverita

Con semejante argumento de autoridad, la señora Conejero contrapone y enfrenta mujer con hogar. Del mismo modo, que la Ley de Violencia de Género convirtió a hombre y mujer en enemigos. El caso es colgar en el frontispicio de la familia la palabra “Danger”, el siniestro letrero de los postes eléctricos con un rayo y una calaverita. De eso va la semántica que ceban los Gobiernos y que cala como lluvia fina en las cabezas de los ciudadanos a través de eslóganes y campañas de publicidad.

-Que contra lo que figura en el ADN antropológico desde el minuto uno -“compañera de doy”- varón y mujer no son compañeros, sino adversarios.

-Que el lecho conyugal es el campo de batalla de la guerra de sexos.

-Que la mujer no es la reina del hogar, sino la esclava, la clase oprimida, la explotada (lo cual es un copiapega de Engels).

-Que la maternidad es una trampa.

-Que el hijo es una carga y un instrumento de explotación del heteropatriarcado, y que es preciso liberarse de las cargas y sublevarse contra la opresión.

El hogar y la familia son para estos nietos de Marx y Engels las superestructuras que es preciso demoler. Y el sujeto revolucionario ya no es el obrero sino la mujer o el homosexual que se sublevan contra el opresor (varón, heterosexual).

Convendrán conmigo en que todo esto resulta viejuno y decimonónico. El problema es que tan casposas teorías han sido compradas por una instancia que las han blanqueado: la universidad. Y de ahí, con esa pátina de legitimidad, a los parlamentos y a los Gobiernos solo va un paso. Hace solo 30 años, los estudios de género no hubieran pasado el filtro del rigor científico. Pero el soborno económico y la presión política forzaron voluntades y la ideología sustituyó a la ciencia.

Es muy significativo el caso de Judith Butler, la gran gurú del ‘generismo’. Filósofa postestructuralista, con su libro El género en disputa, el femenismo y la supresión de la identidad coló, con ropaje pseudocientífico, el rancio mensaje de que las categorías matrimonio, familia, padre-madre, sexualidad y fertilidad no son naturales, sino instrumentos de opresión del varón y de lo que llaman “imperialismo heterosexual masculino”. Conclusión, había que hacer algo, era preciso remediar tamaña injusticia y siglos de dominio.

Esloganes feministas de los años 70 como el de Andrea Dworkin (“toda cópula es una violación”), o el de Gloria Steinem («una mujer necesita a un hombre como un pez a una bicicleta»), encontraron en la teoría de Judith Butler un vehículo para llegar a las cátedras universitarias de EE.UU. y dar carta de naturaleza académica a delirantes dogmas.

Treinta años después se enseña en determinadas aulas que el varón es violento por naturaleza y que la relación conyugal es una trampa que tiende el hombre a la mujer. Y los profesores que ponen en cuestión los dogmas de género se exponen al ostracismo académico y la muerte civil. Es el caso del famoso Jordan B. Peterson, autor de Doce reglas para vivir. O de John Finnis, un prestigioso profesor australiano de Filosofía del Derecho, al que 600  estudiantes de Oxford exigieron que se le callara la boca por oponerse al matrimonio homosexual.

Judith Butler, en cambio, goza de prestigio y convierte sus ocurrencias en dólares. En 2008 ganó el premio Andrew W. Mellon, dotado con 1’5 millones de dólares; y en 2012 ganó el premio Theodor Adorno (50.000 euros). Es doctora honoris causa por la Universidad de Friburgo por su papel en la lucha de los derechos homosexuales, y se considera una autoridad académica en la materia.

Lo cual tampoco quiere decir demasiado. En la URSS de los años 30, un farsante llamado Lysenko fue encumbrado al Olimpo cientifico por Stalin, recibió la Orden de Lenin y fue  considerado un héroe nacional. Hasta que se demostró que sus peregrinas teorías genéticas aplicadas a los cultivos provocaron terribles hambrunas.

Con el tiempo se descubrirá el pastel, pero los impostores (y los gobernantes cómplices que han promulgado leyes injustas) se habrán ido de rositas

Mutatis mutandis, algo así está ocurriendo en Occidente con charlatanes de feria como los científicos de Género. Las consecuencias son tan dramáticas como las hambrunas de Lysenko: sus teorías se plasman en leyes que van contra la familia -como ocurre con la de matrimonio homosexual- y contra el Estado de derecho -como la de Violencia de Género que demoniza al varón por el mero hecho de serlo-. Pero los modernos farsantes acumulan honores y plata, y consiguen que los famosos chiringuitos se lucren con la desgracia ajena.

Con el tiempo se descubrirá el pastel, pero los impostores (y los gobernantes cómplices que han promulgado leyes injustas) se habrán ido de rositas, y el daño estará hecho.

Artículo en: https://www.actuall.com/familia/el-psoe-pide-dinero-para-el-feminismo-alegando-que-el-hogar-es-un-instrumento-del-imperialismo-hetero/

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Tres foramontanos en Valladolid

Con el título Tres foramontanos en Valladolid, nos reunimos tres articulistas que anteriormente habíamos colaborado en prensa, y más recientemente juntos en la vallisoletana, bajo el seudónimo de “Javier Rincón”. Tras las primeras experiencias en este blog, durante más de un año quedamos dos de los tres Foramontanos, por renuncia del tercero, y a finales de 2008 hemos conseguido un sustituto de gran nivel, tanto personal como literario.

Lo más leído