Regatear en la compra de 1 kg de cocaína salva a un tipo de ir 7 años a la cárcel

Regatear en la compra de 1 kg de cocaína salva a un tipo de ir 7 años a la cárcel
Regatear en la compra de 1 kg de cocaína salva a un tipo de ir 7 años a la cárcel HA

Un vecino de Zaragoza y un importante traficante de Barcelona conocido por los alias de El Gitano y El Belga quedaron el 11 de abril de 2018 en el hotel Boston de la capital aragonesa para cerrar la venta de 1 kilo de cocaína. El distribuidor, que nunca fue identificado, advirtió a Adil F. que la droga la llevaría «una chica» a la que habría de hacer un primer pago de 20.000 euros (más otros 12.000 más adelante). Sin embargo, este último se presentó en la habitación del hotel donde habían quedado con una cantidad inferior e intentó regatear el precio. La Policía Nacional llevaba varios meses siguiendo esta entrega y abortó la operación cuando la mujer, Julie D., todavía no le había entregado la mercancía al comprador, circunstancia que ha permitido a Adil F. librarse de la pena de siete años de prisión que le pedía la Fiscalía y que se ha visto reducida a algo menos de la mitad, según recoge el autor original de este artículo heraldo y comparte Francisco Lorenson para Periodista Digital.

Por estos hechos fueron arrestadas y juzgadas a finales de octubre cinco personas, para las que se pedían inicialmente un total de 21 años de prisión. Sin embargo, tres de ellas reconocieron los hechos que se les atribuían y pactaron sus condenas con la Fiscalía. Se trata de la mujer que trajo el kilo de cocaína a Zaragoza, a la que han impuesto ahora

6 años de cárcel y 90.000 euros de multa; Gregorio B. S., quien aceptó 3 años de cárcel y 2.133 euros de multa por ‘trapichear’ con cocaína, anfetamina y cannabis; y José Luis R. S., condenado a un año y medio y 100 euros de multa por ayudar al anterior.

Quienes no quisieron pactar fueron el zaragozano que fue a comprar la cocaína al hotel Boston y Youness M., el hombre que medió en la operación entre este y el Belga. El abogado del primero, José Cabrejas, alegó ante el tribunal que no podía condenarse a su cliente por un delito consumado cuando ni había recibido la mercancía ni tenía ningún medio de acceder a ella. Y la Audiencia Provincial le ha dado la razón, condenando a Adil El F. por un delito de tráfico de drogas en grado de tentativa, lo que ha reducido la pena a tres años y cinco meses, más una multa de 90.000 euros.

Quien también ha conseguido una sentencia favorable es el abogado Alejandro Sarasa, quien se encargaba de defender los intereses del otro acusado que no quiso negociar con la Fiscalía. La Audiencia ha condenado a su cliente a tres años de cárcel, cuando también le pedían siete años.

Autor

Francisco Lorenson

Polifacético e innovador reportero, lleva años trabajando en el sector y aprendiendo de algunas de las personas más inteligentes del negocio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído