Errores más comunes de primeros auxilios

Errores más comunes de primeros auxilios

A diario nos vemos expuestos a un sinfín de accidentes domésticos, laborales o, simplemente, por la calle. Por ello, es importante saber en qué situaciones debemos llamar a los servicios de emergencia. Lo primero, tendremos que detectar si la vida de una persona está en peligro y qué podemos hacer nosotros para ayudar hasta que los especialistas lleguen. 

Ya hemos mencionado en otras ocasiones de la conducta PAS, es decir, proteger, ayudar y socorrer, pero en estas situaciones de emergencia no todo vale y por los nervios o el desconocimiento se pueden cometer graves errores. 

A continuación, enumeramos los ocho errores más comunes en primeros auxilios que nunca se deben hacer: 

  • En el caso de los accidentes de tráfico el mayor error que se puede cometer es sacar a un herido del coche o retirar el casco a los afectados en un accidente de moto. En estas situaciones hay que esperar a que lleguen los profesionales y solamente moveremos a un herido en casos como pueden ser peligro de incendio, explosión, caída o necesidad de reanimación cardíaca.

  • Poner vaselina o pasta de dientes en una quemadura es uno de los fallos más comunes. Dicen que son remedios caseros, pero no hay mejor remedio que aplicar agua fría en la zona y, en caso de existir ampolla, nunca romperla y desinfectar la zona. Una vez que la ampolla se ha roto, aplicaremos antisépticos.

  • Ante un sangrado nasal siempre tendemos a indicar que la cabeza debe estar hacia atrás. ¡Error! Hay que apretar suavemente por la zona blanda de la nariz con los dedos pulgar e índice durante 10 minutos, siempre inclinado hacia adelante para no tragar la sangre y mientras se respira por la boca.

  • Es cierto que los torniquetes son un método muy efectivo para frenar el sangrado de una extremidad como puede ser un brazo o una pierna, pero solamente se realizarán cuando otros métodos, como vendajes de presión, no hayan funcionado. En definitiva, el objetivo del torniquete es interrumpir la circulación hacia el miembro afectado.

  • Ante una herida o rasguño o cualquier incisión por cirugía, la zona se limpiará con agua y jabón antibacteriano, nunca con agua oxigenada. Este proceso debe realizarse dos veces al día y con movimientos circulares.

  • En situaciones de atragantamiento o ahogamiento, nunca debe proporcionarse agua a la víctima. Siempre se realizará la maniobra de Heimlich en el caso de existir comida o un elemento en las vías respiratorias o la RCP en el caso de ahogamiento.

  • No agitar o mover fuertemente a una persona que ha sufrido un desmayo para que reaccione. En estas situaciones hay que asegurarse que las vías respiratorias están despejada, colocar en posición horizontal con las piernas levantadas por encima del nivel del corazón y aflojar las prendas de ropa.

  • En lugares donde hay polvo, plantas, caminos de piedra, se puede dar el caso en el que entre algo en el ojo. Ante eso, lo primero que solemos hacer es soplar en el ojo para que la arenilla, el polen o algún pequeño bicho salga, pero no es lo correcto. En estos casos, debemos limpiar la zona con suero para que salga ese objeto extraño que nos está molestando. 

 

Autor

ElPrimerMinuto

Laura Iglesias y Tatiana Toledo son las creadoras y desarrolladoras de El Primer Minuto. Este método de aprendizaje único en el mundo combina formación médica en primeros auxilios con la adecuada gestión de emociones.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Expertos
ElPrimerMinuto

Laura Iglesias y Tatiana Toledo son las creadoras y desarrolladoras de El Primer Minuto. Este método de aprendizaje único en el mundo combina formación médica en primeros auxilios con la adecuada gestión de emociones. Ofrecen cursos de formación ágiles y dinámicos impartidos por los expertos médicos más cualificados en esta disciplina. El objetivo primordial de El Primer Minuto es salvar vidas.

Lo más leído