Desde el Atlántico

Carlos Ruiz

Zapatero avala el Guantánamo marroquí para los saharauis

Marruecos ha decidido crear un «Guantánamo» para saharauis. Pero con una diferencia. Mientras en el Guantánamo cubano los detenidos lo son por «sospechas» de connivencia con el terrorismo, en el Guantánamo marroquí esos detenidos son defensores de los derechos humanos por medios pacíficos. Que la monarquía marroquí viole los derechos humanos no es, desgraciadamente, noticia. Pero sí lo es que el gobierno español se haga cómplice de estas violaciones. Una carta del presidente del Gobierno a varias peticiones ciudadanas lo pone, dramáticamente, de manifiesto.

Guantánamo es un lugar en el que hay personas privadas de libertad. Muchos de esos detenidos lo están sin que haya cargos contra ellos. Esas personas privadas de libertad se encuentran incomunicadas. Bastantes, además, están sometidas a torturas o malos tratos.

El majzén, el corrupto sistema económico-social-político del poder en Marruecos, ha decidido aplicar el «modelo Guantánamo» para combatir a los defensores de los derechos humanos en el Sahara Occidental ocupado. El caso más simbólico es el del «grupo de los siete».
Para que todo quede claro, véanse y escúchense las declaraciones efectuadas el 11 de noviembre de 2009 del vicecónsul de Marruecos en Madrid diciendo que la tortura no es un «método»: es una «evolución» (01:27) .

I. EL «GRUPO DE LOS 7»: EL MAJZÉN DETIENE A LOS LÍDERES DE LA RESISTENCIA PACÍFICA SAHARAUI CONTRA LA OCUPACIÓN
Desde hace varios años, la lucha por la libertad del pueblo saharaui está siendo liderada por personas de los territorios ocupados. Para ellos, la única arma es la palabra. Los lideres de este movimiento pacífico empiezan a ser cada vez más conocidos: Aminatu Haidar, Ali Salem Tamek, Brahim Dahan, Rashid Sgair, Mohamed Daddach, Brahim Numria, Brahim Sabbar, El Mami Amar Salem, etc.
Lo ocurrido con Aminatu Haidar es ya de todos conocido. El majzén la deportó el 14 de noviembre, pero su maniobra ilegal fracasó y tuvo que permitir el regreso de Aminatu a su patria, el Sahara Occidental, el 17 de diciembre.
Pero es menos conocido lo ocurrido con siete defensores de los derechos humanos que fueron encarcelados en el aeropuerto de Casablanca el 7 de octubre de 2009. Todos ellos ya habían sufrido cárcel y torturas anteriormente. Y todos ellos continúan, pacíficamente, la lucha por los derechos humanos y por el derecho a la independencia del Sahara Occidental.
Ese grupo estaba compuesto por
Ali Salem Tamek
Brahim Dahan
Rashid Sgair
Nassiri Hamadi
Yehdih Terrusi
Saleh Lubeihi
Deksha Leshgar

Su «delito»: haber ido a visitar a sus familiares y compatriotas saharauis refugiados en Tinduf. De vuelta hacia el Sahara Occidental, hicieron escala en el aeropuerto de Casablanca. Allí fueron detenidos y luego encarcelados en la prisión de Salé.

II. GOBIERNOS Y ORGANIZACIONES INTERNACIONALES DE DERECHOS HUMANOS CONDENAN LA DETENCIÓN Y LAS TORTURAS del «GRUPO DE LOS 7»
Tras la detención y encarcelamiento de estos defensores de los derechos humanos, las condenas de organizaciones internacionales no se hicieron esperar. Varios gobiernos, igualmente, manifiestaron su preocupación.
Entre las organizaciones que denunciaron este acto represivo se encuentran Amnistía Internacional, el Centro Robert Kennedy para la justicia y los derechos humanos, y otros.

Entre los gobiernos que con más firmeza se han pronunciado destaca el gobierno de Suecia que por medio de una declaración de su ministro de Asuntos Exteriores de 22 de octubre de 2009 afirmó que:

Como tuve la oportunidad de subrayar, en el pasado, Suecia otorga una gran importancia al tema de los derechos humanos en las relaciones que tiene con Marruecos, tanto en el plano bilateral como en el seno de la Unión Europea.
Después de la detención de los 7 activistas Saharauis de derechos humanos, hemos hecho llegar a Marruecos la preocupación de Suecia por la situación de estos activistas y reiterado la importancia del respeto escrupuloso de sus derechos. También hemos pedido a Marruecos que nos mantenga informados sobre este asunto.

III. LA CARTA DEL JEFE DE GABINETE DEL PRESIDENTE RODRÍGUEZ ZAPATERO SOBRE EL «GRUPO DE LOS 7»
Numerosos ciudadanos se han dirigido al presidente del Gobierno español para expresarles su preocupación por lo ocurrido con los defensores saharauis de los derechos humanos y exigiendo al Gobierno español una condena y una posición firme en este asunto. No es la primera vez que se pronuncia. La última de las respuestas, mediante una carta que, asombrosamente, no contiene fecha, se ha dado mediante un escrito dirigido a quienes pidieron al presidente que se pronunciara sobre el asunto. Ese escrito se ha transmitido por correo electrónico el 27 de enero. Lo firma José Enrique Serrano Martínez, Director del Gabinete de la Presidencia del Gobierno. Del texto, extraigo algunos fragmentos:

El Gobierno español sigue con interés este caso, que también ha merecido la atención de la opinión pública europea y de los gobiernos de los países miembros de la Unión Europea (…).
Asimismo, mantiene una relación fluida con el Gobierno marroquí transmitiéndole la necesidad y la importancia del respeto a los derechos humanos.
(…)
Además, el vigente acuerdo de Asociación entre la UE y Marruecos prevé, entre otras cosas, el establecimiento de mecanismos de colaboración y seguimiento en materia de derechos humanos. Ello incluye la preocupación por la situación de las personas detenidas en Marruecos
(…)
Por el momento se sigue atentamente la situación la evolución del caso a la espera de que se concreten los cargos de que se les acusa, confiando en que se les garantice un juicio justo.
Esta es la posición común de la UE (…)

IV. A ZAPATERO NO LE «PREOCUPAN» LOS DERECHOS DE LOS PRISIONEROS SAHARAUIS Y RECONOCE QUE ESTÁN EN LA CÁRCEL SIN CARGOS (COMO EN GUANTÁNAMO)
En tan breve texto, son muchas las cosas que a los lectores nos producen honda preocupación. Máxime si la comparamos con la declaración del ministro de Asuntos Exteriores de Suecia.
1º. Zapatero sigue «con interés» el caso.
Pero «con interés» también se sigue un partido de fútbol.

2º. Zapatero dice que el caso ha merecido la «atención» de la opinión pública.
Pero también merece «atención» de la opinión pública la presentación del último producto de Apple.

3º. Zapatero mantiene una «relación fluida» con un Gobierno al que reconoce que hay que recordarle la «necesidad y la importancia del respeto a los derechos humanos».
¿Puede tener una democracia una «relación fluida» con un país al que hay que «recordar» «la necesidad y la importancia del respeto a los derechos humanos»? ¿Hay que «recordar» estas cosas en las relaciones de España con el Reino Unido, con Francia o con Alemania?

4º. Zapatero dice que el «acuerdo de Asociación entre la UE y Marruecos (…) incluye la preocupación por la situación de las personas detenidas en Marruecos.
¿Debemos entender que si no fuera por ese acuerdo España no mostraría «preocupación» por los derechos de los detenidos?
El Gobierno sueco ha dejado bien clara su preocupación sin tener que aludir a ese Acuerdo de Asociación por la sencilla razón de que al Gobierno sueco le importan los derechos humanos antes de que se haya firmado ningún acuerdo con Marruecos.

5º. Zapatero dice que ha transmitido a Marruecos «la necesidad y la importancia del respeto a los derechos humanos»
¿Cómo? ¿Hay pruebas de ello? ¿Cuando se ha convocado al Embajador de Marruecos en España? ¿Cuando el Embajador de España en Marruecos ha hecho gestiones al respecto?
¡Qué diferencia con el gobierno de Suecia que ha «hecho llegar a Marruecos la preocupación de Suecia por la situación de estos activistas».

6º. Pero lo más grave de la carta es que Zapatero es el pasaje en el que dice
«se sigue atentamente la situación la evolución del caso a la espera de que se concreten los cargos de que se les acusa»
O lo que es lo mismo. Se tiene a unos defensores de los derechos humanos incomunicados, presos, sometidos a tortura, desde el 7 de octubre de 2009… ¡y no se concretan los cargos contra ellos!

V. EL GOBIERNO DE ZAPATERO AVALA EL GUANTÁNAMO
Ante una violación tan flagrante de los derechos humanos, como es la de mantener ¡más de tres meses seguidos! a unas personas presas, incomunicadas y bajo tortura, ¿qué hace el presidente Zapatero?
Pues lo que dice la carta: «se sigue atentamente la situación del caso».
O sea, ni el más mínimo reproche.

La carta proporciona sentido al comunicado emitido por el Gobierno español, el 17 de diciembre de 2009, antes de la liberación de Aminatu Haidar:

Este gesto honraría a Su Majestad el Rey de Marruecos y a las autoridades del Reino de Marruecos y pondría un vez más de manifiesto su compromiso con la democracia y la consolidación del Estado de Derecho. El Gobierno de España expresa su satisfacción con las políticas de modernización y reforma emprendidas por las autoridades del Reino de Marruecos y se compromete a acompañarlas.

Ya vemos como Zapatero acompaña las políticas de Mohamed VI que tanta satisfacción le producen.
Algunos pensamos que ello compromete la dignidad de una democracia y un Estado de Derecho.
No debe pensar así el presidente del Gobierno. La cuestión es ¿por qué?

ÚLTIMA HORA
El Gobierno marroquí acaba de liberar a Deksha Lashgar, la única mujer del grupo de los siete.
Se hallaba en huelga de hambre.
Su estado de salud era tan grave que el majzén ha sentido pánico ante la posibilidad de que muriera en la cárcel.
El presidente Zapatero, mientras tanto, «seguía atentamente» el caso.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental Universidad de Santiago de Compostela

Recibe nuestras noticias en tu correo

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional
Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental
Universidad de Santiago de Compostela

Lo más leído