Malleolus de Sanchomartín 2015, una de las añadas más expresivas de los últimos años

Malleolus de Sanchomartín 2015, una de las añadas más expresivas de los últimos años

En el año del XX aniversario de la marca Malleolus, llega al mercado la que sus artífices consideran como la mejor añada del vino de pago Malleolus de Sanchomartín de la última década: un vino que conjuga potencia y sutileza y que presenta una gran capacidad de evolución en botella. En cata es intenso pero elegante, rotundo y a la vez seductor, con gran presencia de las frutas maduras propias de la tempranillo y con la finura propia de la singular parcela de la que procede. Veámoslo todo con mayor detalle a continuación.

Situado en el top de la gama de Bodegas Emilio Moro, Malleolus de Sanchomartín es un vino de terroir procedente del pago de Sanchomartín, una finca de una hectárea, ubicada en el término municipal de Pesquera de Duero a una altitud de 875 metros. Sus suelos son calizo-arcillosos, su climatología extrema y las cepas de tempranillo con que fue plantado en 1964 procedían de los viñedos más antiguos de la familia Moro. En definitiva, se trata de una finca muy singular que produce, año tras año, vinos elegantes, sutiles, frescos, tánicos y de demarcada acidez, resultando por ello ideales para su crianza en madera.

La añada 2015 de Malleolus de Sanchomartín ha sido una de las mejores y más expresivas añadas de los últimos diez años. Desde el mes de abril hasta la segunda quincena de julio las temperaturas fueron más elevadas de lo habitual, lo que provocó un excelente desarrollo vegetativo de la vid. Las lluvias puntuales de julio ayudaron a superar las altas temperaturas de esta época y, después del envero, las temperaturas nocturnas descendieron notablemente mientras que las diurnas se situaron en una media de 25 oC. Este hecho favoreció enormemente la maduración y adelantó la vendimia dando como resultado una añada extraordinaria.

Para José Moro, presidente de Bodegas Emilio Moro y tercera generación de la familia propietaria, «cuando te encuentras con un vino con potencia y sutileza estás ante un gran vino, un vino que lo tiene todo». Y así, elegante y sutil, es Malleolus de Sanchomartín 2015. En la copa presenta un color rojo cereza picota muy intenso, mientras que en nariz destacan la intensidad y calidad de sus aromas, las frutas maduras de la tempranillo pulidas por sus 18 meses de crianza y la finura propia de la parcela reforzada por el carácter de una de las mejores añadas de los últimos diez años formando un conjunto armónico. En la boca es potente, de tanino estructurado pero goloso y redondo, de postgusto largo y persistente. Destaca además su gran potencial de guarda: «a pesar de la estructura y redondez que presentan en 2019, promete dar muchas satisfacciones en los próximos años», asegura Moro. Y añade: «es un vino del que nos acordaremos durante mucho tiempo». Es ideal para tomar con carnes rojas, asados y platos contundentes o para disfrutar solo. Su P.V.P., 116,25 €

Acceso a la vídeo-cata: https://youtu.be/2sOxn3ycm7Q

Esta excelente añada de Malleolus de Sanchomartín llega en el año en que Bodegas Emilio Moro celebra el XX aniversario de Malleolus, un vino cuya primera añada (la de 1998) se lanzó en 1999 y marcó un punto de inflexión tanto en la historia de esta bodega centenaria como en el sistema tradicional de elaboración de los reserva en la Ribera del Duero. Con el nacimiento de Malleolus –vocablo en latín que significa majuelo, forma de llamar a los viñedos–, se acuñó un estilo propio en la denominación; desde entonces, se clasifica con la etiqueta genérica de vino de añada, prescindiéndose de los clásicos calificativos de crianza, reserva y gran reserva en pos de presentar vinos con una personalidad única, que permanecen en barrica el tiempo que se considere oportuno. Hoy en día, tanto Malleolus como los vinos de pago Malleolus de Valderramiro y Malleolus de Sanchomartín son sin duda un claro ejemplo de esa gran personalidad que se buscaba.

El origen de la bodega se remonta a 1891, año de nacimiento de su fundador, Emilio Moro, en Pesquera de Duero (Valladolid), enclave privilegiado de la Ribera de Duero rodeado de viñedos. Emilio Moro, abuelo de los actuales propietarios, enseñó a su hijo el amor por el vino, y este a su vez lo transmitió a sus hijos. Tras tres generaciones, José y Javier Moro se hacen cargo de la bodega que actualmente posee unas 200 hectáreas de viñedo propio, plantadas e injertadas con un excelente clon de tempranillo recuperado de sus viñas más viejas, y algunos de sus pagos más conocidos son Resalso, plantado el año en que nació Emilio Moro (1932), con suelos profundos y frescos; Valderramiro, con los vasos más antiguos de la bodega y la cuna de su gran vino de pago, Malleolus de Valderramiro; Sanchomartín, con unas excelentes condiciones de maduración, ofrece vinos tánicos y de marcada acidez, ideales para la crianza; y Camino Viejo, donde nace Malleolus. La familia Moro además posee la bodega Cepa 21 (también en la Ribera del Duero) que engloba las referencias Hito, Hito Rosado, Cepa 21, el vino de pago Malabrigo y Horcajo. Además, el pasado año lanzó al mercado los godellos La Revelía y El Zarzal, fruto de su desembarco en El Bierzo.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Luis Recio

Blogger gastronómico y de tendencias, crítico de vinos (XL Semanal), letrista, sociólogo, mensista, poeta

Juan Luis Recio

Blogger gastronómico y de tendencias, crítico de vinos (XL Semanal), letrista, sociólogo, mensista, poeta

Lo más leído