La trufa negra de Soria, todo un mundo por descubrir

La trufa negra de Soria, todo un mundo por descubrir

El Concurso Internacional Cocinando con Trufa, del que hablábamos ayer, ha sido el pistoletazo de salida para la temporada de trufa negra que va desde de diciembre y se prolonga hasta marzo, siendo enero y febrero los momentos culmen. Este evento internacional también ha servido para poner en valor uno de los productos estrella de la gastronomía de Castilla y León.

Cabe destacar a Castilla y León, y sobre todo a la provincia de Soria, como uno de los grandes productores de este hongo, considerado por los mejores chefs como el rey de los platos de invierno. Soria es una de las tierras truferas más importantes, no solo a nivel nacional, sino también internacional. En la actualidad cuenta con la mayor extensión de zona trufera salvaje llegando a las 120.000 hectáreas de prados y bosques truferos y alrededor de 1.800 hectáreas de fincas preparadas y seleccionadas para el cultivo de trufa negra gracias a la micorrización controlada. Sus bosques de encinas, pinos, avellanos o quejigos, su rica tierra y su clima frío hacen que salgan las mejores trufas negras cubriendo el 40% de la producción nacional de las cuales, más del 10% se exporta a mercados internacionales. Además, el prestigio de la trufa negra de Soria viene por la calidad de esta por su intenso aroma.

Plato del Reino Unido en el Concurso de Soria

Soria produce trufa negra durante todo el año y, gracias a ella, se han creado industrias manufactureras, además de empresas truferas y agrícolas, que dan valor a este producto por su calidad y por su investigación. Además, Soria es uno de los destinos turísticos más apreciados para los amantes de la trufa negra. Miles de visitantes llegan a esta provincia en busca del olor y de la experiencia que hay detrás de este hongo. Sus restaurantes se llenan de sofisticados menús truferos, la Feria de la Trufa Negra de Soria en la población de Abejar que es la más antigua de España y la de mayor seguimiento internacional por visitantes y expositores y que se celebra anualmente durante el segundo fin de semana del mes de febrero (en 2020 será el 15 y 16 de febrero), además de la posibilidad de experimentar la caza de la trufa negra. Toda una actividad abierta a todos los turistas donde pueden conocer de primera mano cómo es una finca trufera y ver cómo los perros truferos van husmeando el terreno en busca de la mejor pieza de este hongo y sacando al diamante negro de la gastronomía de invierno.

 

 

Autor

Juan Luis Recio

Blogger gastronómico y de tendencias, crítico de vinos (XL Semanal), letrista, sociólogo, mensista, poeta

Recibe nuestras noticias en tu correo

Juan Luis Recio

Blogger gastronómico y de tendencias, crítico de vinos (XL Semanal), letrista, sociólogo, mensista, poeta

Lo más leído