Abadal Matís 2017, nuevo vino de la bodega de Pla de Bages, fiel al territorio y con visión de futuro

Abadal Matís 2017, nuevo vino de la bodega de Pla de Bages, fiel al territorio y con visión de futuro

En su apuesta por el territorio, Abadal presenta este nuevo vino, un reflejo de todos los matices de la región que le ve nacer, el Bages. Y es que Abadal Matís 2017 fusiona el carácter de las variedades autóctonas, personificadas en la mandó, uva histórica recuperada, de carácter elegante y aromas otoñales, y la potencia y estructura de las variedades internacionales cabernet sauvignon y merlot, muy bien arraigadas a la zona.

La nueva añada de este nuevo y peculiar vino es fruto de la experiencia y el legado de una familia viticultora, siendo, como decíamos, todo un reflejo de todos los matices de la región que le ve nacer, el Bages. Muestra la continuación de la bodega en su labor de recuperación y puesta en valor de las variedades históricas de la comarca. “Un matiz es un pequeño detalle, apenas perceptible, que hace que algo sea único. La diversidad de nuestros viñedos y el paisaje boscoso de nuestro entorno colman este vino largo y elegante de un matiz de aromas balsámicos y de sotobosque”, apunta Valentí Roqueta, propietario de AbadalAbadal Matís 2017 encierra en una botella la fusión de las variedades autóctonas históricas de la zona -elegantes, con aromas otoñales y de sotobosque-, que en este caso le aporta la mandó, con los balsámicos y las variedades internacionales bien arraigadas a la región, como son la cabernet sauvignon y la merlot. Así, Abadal Matís se orienta en una línea de vinos de futuro más frescos, fruto de variedades bien adaptadas al cambio climático por su maduración tardía.

Abadal Matís 2017 destaca en nariz por su riqueza aromática, de fruta roja madura (cereza, mora) con un fondo especiado, y los aromas de sotobosque y de otoño tan característicos de la variedad mandó en el Bages. En boca desvela detalles de algarroba, pimienta negra y toques
balsámicos que refrescan y dan armonía a todo el conjunto. La crianza de este característico coupage (a la recuperada uva mandó se suman la cabernet sauvignon y la merlot), de más de diez meses en barrica de roble de grano fino, aporta madurez y sensaciones finales de chocolate y tabaco. Se recomienda servir  a unos 14 ºC para acompañar platos de arroz con setas, magret de pato, ibéricos o platos salseados con setas y trufas. Su PVP aproximado es de 11,50 €.

La vendimia de las tres variedades se desarrolla de forma independiente y autónoma, teniendo en cuenta exclusivamente el momento óptimo de maduración de cada una. La vinificación también se desarrolla por separado para potenciar al máximo el coupage definitivo. El resultado es un vino largo y fresco con gran riqueza de matices, como adelanta su nombre, que personaliza la pasión de la bodega por elaborar vinos que reflejen la identidad del territorio, orientados también hacia el futuro y la lucha contra el cambio climático.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Luis Recio

Blogger gastronómico y de tendencias, crítico de vinos (XL Semanal), letrista, sociólogo, mensista, poeta

Recibe nuestras noticias en tu correo

Juan Luis Recio

Blogger gastronómico y de tendencias, crítico de vinos (XL Semanal), letrista, sociólogo, mensista, poeta

Lo más leído