Cerrado del Castillo 2016, un genuino y potente Rioja solo de años excepcionales

Cerrado del Castillo 2016, un genuino y potente Rioja solo de años excepcionales

Tras hablar ayer del Señorío de Cuzcurrita 2018, prometíamos hablar hoy de otro interesante vino de esta bodega, Castillo de Cuzcurrita,  y en concreto nada menos que de su Cerrado del Castillo 2016, un vino profundo y amable, que presenta unos caracteres sensoriales muy especiales como vamos a desarrollar a continuación.

Para empezar, recordemos que este vino solamente se elabora en años excepcionales, cuando la vendimia alcanza la máxima expresión del terruño y además su equilibrio sea perfecto. Hasta ahora se ha elaborado en las añadas siguientes: 2001, 2004, 2005, 2008, 2009, 2010, 201 y 2013, siempre exclusivamente con tempranillo, de cepas en vaso de mas de 40 años de edad, con un cultivo ecológico. El terreno, en aluviones del río Tirón, con abundantes cantos rodados y subsuelo arcillo calcáreo, es un suelo muy profundo, muy suelto, pobre, arenoso y asentado sobre rocas areniscas. Y su nombre se debe a que los viñedos se encuentran en el recinto amurallado del Castillo.

En esta ocasión la vendimia se llevó a cabo durante la última semana de octubre en cajas de 20 kg y con mesa de selección. La fermentación alcohólica ese efectuó en acero y la maloláctica en barrica. Su crianza fue 24 meses en barricas bordelesas nuevas y seminuevas de roble, siendo posteriormente embotellado hasta su salida al mercado, sin ningún proceso previo de clarificación.

Se trata de un vino tinto de profundo color rojo picota, con intensos y elegantes aromas a frutos rojos maduros y muchas notas especiadas. En la boca se muestra como un  vino largo con una gran cantidad de sabores, con mucho recorrido y fiel a su identidad de ser un vino de La Rioja, genuino y orgulloso de mostrar claramente su noble origen. Destaca especialmente por su equilibrio y persistencia aromática. La producción del 2016 fue de 7801 botellas de 0,75 litros y 351 botellas de 1,5 litros. Su PVP es de 48 €.

Castillo de Cuzcurrita tiene una historia muy interesante y diferente, cargada de peculiaridades que sin duda merece ser conocida. Para empezar, les contaré que la nueva etapa de la bodega comenzó en el año 2000, cuando la propiedad del Castillo, junto con 7 hectáreas de viñedo, fue adquirida por un grupo empresarial, interesado en negocios relacionados con la agricultura. Hasta el año 2005 se estuvo elaborando en las antiguas instalaciones y ya desde ese año en la nueva bodega, con una capacidad para elaborar 200.000 kg. de uva. En resumen, Castillo de Cuzcurrita es una bodega pequeña, con un viñedo de poco más de 15 hectáreas en total y un castillo del siglo XIV, todo dentro del mismo recinto amurallado, pero con unos vinos muy interesantes por lo que mañana continuaremos hablando de otro de ellos, Cerrado del Castillo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Luis Recio

Blogger gastronómico y de tendencias, crítico de vinos (XL Semanal), letrista, sociólogo, mensista, poeta

Juan Luis Recio

Blogger gastronómico y de tendencias, crítico de vinos (XL Semanal), letrista, sociólogo, mensista, poeta

Lo más leído