Coches de Metro especiales sólo para mujeres para evitar tocamientos guarros

El sexo y 10 extrañas costumbres que sólo verás en Japón

Para cogerlos con pinzas.

Son bastante raritos los nipones y no sólo en sus creencias religiosas o en sus hábitos empresariales.

En lo que se refiere al sexo o la juerga, te dejan patidifuso.

Pese a la actitud teóricamente abierta de los japoneses, no es un tema del que se hable a las claras.

Son unos maestros del eufemismo y puedes encontrarte con «venta de primavera» o baishun, que equivale a «prostitución ilegal».

Otro término más antiguo y muy usado en el mundo de las geishas es «comercio del agua» o mizu shōbai.

Se usa para describir tanto la prostitución como otros tipos de actividades del mundo del «entretenimiento», como música, baile, conversación, etc.

El sintoísmo nunca ha visto el sexo como algo tabú.

Hoy en día el Código Penal japonés, en sus artículos 176 y 177, establece que la edad mínima a la que se pueden tener relaciones sexuales consentidas es de 13 años.

Sin embargo, las prefecturas pueden tener ordenanzas propias que prohíban tener sexo con cualquier menor por debajo de los 18 años. Pero todas estas leyes no han modificado la actitud a veces enfermiza de los japoneses hacia el sexo.

De hecho, hay japoneses con parafilias difíciles de controlar, llegándose a extremos tales como tener que poner coches de metro especiales sólo para mujeres para evitar tocamientos guarros.

Estos vagones suelen ser exclusivos para mujeres de lunes a viernes y en hora punta.

Su objetivo es frenar los casos de acoso (chikan hanzai) a mujeres en los abarrotados trenes japoneses al ir o volver del trabajo.

Los acosadores, llamados chikan, se esconden tras el anonimato que ofrece un tren a rebosar de personas.

Para la Policía Metropolitana de Tokio el término «acoso» hace referencia al acoso sexual deliberado, generalmente físico aunque a veces también puede ser verbal.

Este acoso consiste en tocar a una mujer por encima de la ropa (especialmente en zonas como el trasero o los pechos) o restregar el cuerpo contra el de la mujer por detrás. También incluye desabrochar camisas o faldas y hasta hacer fotos por debajo de la falda.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído