A pesar de no imponer un bloqueo estricto, tampoco han podido proteger a su economía como lo esperaban

Suecia reconoce que sus restricciones fueron insuficientes después de más de 4.500 muertos por coronavirus

El epidemiólogo jefe de la Agencia de Salud, Anders Tegnell, admitió que el país debió actuar antes y con más restricciones frente a la pandemia, ya que han habido demasiados fallecimientos y por lo tanto la estrategia no ha sido efectiva    

Suecia reconoce que sus restricciones fueron insuficientes después de más de 4.500 muertos por coronavirus

Suecia debió haber impuesto más restricciones al inicio de la pandemia de coronavirus, reconoció este miércoles 3 de junio el epidemiólogo Anders Tegnell, principal responsable de la gestión y estrategia más suave de este país, con mortalidad muy superior al resto de vecinos nórdicos.

Con más de 4.500 fallecidos y más de 40.800 casos de covid-19 después en una población de diez millones, Suecia ha admitido por primera vez que la estrategia elegida para hacer frente a la Covid-19, mucho más flexible que en el resto de Europa, probablemente no haya sido la más adecuada.

Estas declaraciones fueron hechas en una entrevista concedida a la radio estatal por el epidemiólogo jefe sueco.

Esta autocrítica se debe a que Dinamarca, Noruega y Finlandia, que impusieron bloqueos, las cifras de casos confirmados y fallecidos son mucho más bajas. Dinamarca registra 580 muertes; Noruega, 237; y Finlandia, 321.

Tegnell, que hasta ahora había defendido la laxitud de medidas con miras a mantenerlas sostenibles a largo plazo, ha admitido públicamente por primera vez que el país debió haber adoptado restricciones más duras para reducir la tasa de mortalidad, que está a día de hoy entre las mayores per cápita de todo el mundo.

El epidemiólogo habló de «potencial de mejora», aunque se mostró inseguro sobre si la solución habría sido tomar más medidas y durante más tiempo, todas a la vez o cuáles.

¿Cuál fue la estrategia de Suecia?

La estrategia de Suecia ha sido una de las más controvertidas, ya que no ha impuesto restricciones a su población.

Al contrario de la mayoría de los países europeos, su Gobierno ha optado por no cerrar sus comercios ni imponer medidas de restricción de movilidad a sus ciudadanos, en un intento de proteger su economía.

La estrategia, que al principio parecía dar sus frutos, ha terminado por tener consecuencias mucho más graves de lo que esperaban en Estocolmo.

Aunque no hubo una cuarentena estricta, Suecia aplicó el distanciamiento social voluntario, prohibió las reuniones de más de 50 personas y suspendió las visitas a hogares de ancianos.

Los viajes no esenciales todavía no se recomiendan, según las pautas nacionales, pero se permiten viajes de hasta dos horas para ver a familiares o amigos cercanos siempre que no impliquen visitas a tiendas locales y encuentros con otros residentes.

El principal problema radica en que el país nórdico, que pensaba contar con una de las mejores perspectivas en materia de contagios y casos al principio de la pandemia, se ha convertido en el país europeo con más fallecidos per cápita en la última semana, debido al importante aumento de casos y muertes que está sufriendo en los últimos días, de acuerdo con los datos ofrecidos por Our World in Data.

¿Cuál ha sido el impacto en su economía con esta estrategia?

A pesar de no imponer un bloqueo estricto, no han podido proteger a su economía como lo esperaban. Si bien la caída de su PIB es nimia en comparación con la española durante enero y marzo -un 0,3% frente a un 5,2%- las perspectivas futuras son igual de negativas que las de sus vecinos.

Recientemente la ministra sueca de Finanzas, Magdalena Anderson, reconoció en una entrevista con Bloomberg, que el país ha empeorado sus previsiones económicas para 2020, con una caída de hasta el 7% de su PIB, por encima de las estimaciones que presentó ante la Comisión Europea.

«Estamos viendo una crisis económica muy profunda», precisó Andersson, que añadió que la caída en la economía sueca «está teniendo lugar mucho más rápido» de lo que esperaban.

Además el Gobierno sueco, también ha hecho público que su deuda nacional se ha disparado debido al coste que han tenido todas las medidas de emergencia que ha tenido que poner en marcha para intentar limitar los efectos del coronavirus. En particular, la Oficina Sueca de Deuda ha anunciado que el endeudamiento del país se ha multiplicado por 30 en los últimos meses.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Yéssica Salazar

Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo. Con Máster en Gerencia y Tecnologías de la Información. Con infinito amor por el periodismo y los medios audiovisuales que me han permitido conocer nuevos senderos, diferentes y desconocidos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído