Los amigos y colegas temen por la vida de la docente de la Universidad de Melbourne

Irán encierra a una académica australiana en su peor cárcel para mujeres

Kylie Moore-Gilbert, una especialista en Estudios Islámicos fue arrestada después de asistir a una conferencia y condenada a 10 años por espionaje, un cargo que ella niega

Irán encierra a una académica australiana en su peor cárcel para mujeres
Kylie Moore-Gilbert PD

Irán encarceló a una académica británica-australiana en una notoria prisión de mujeres a las afueras de Teherán.

Australia emitió una contundente advertencia a las autoridades de Irán, recordándoles de que son responsables de su seguridad.

Un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores dijo que habían confirmado que Kylie Moore-Gilbert había sido transferida a la prisión de mujeres de Qarchak, al sureste de la capital iraní.

Moore-Gilbert, una profesora de Estudios Islámicos en la Universidad de Melbourne formada en la universidad de Cambridge, fue arrestada en septiembre de 2018 después de asistir a una conferencia académica, en la que fue invitada a hablar.

Los compañeros delegados de la conferencia y el tema de una entrevista por su trabajo académico la señalaron como “sospechosa” ante los Guardias Revolucionarios de Irán, quienes la arrestaron en el aeropuerto de Teherán mientras se preparaba para volar fuera del país.

Posteriormente fue condenada en un juicio secreto y sentenciada a 10 años de prisión por espionaje.

Una apelación falló y una solicitud de reexamen por parte de la corte suprema fue rechazada.

Nunca se han presentado públicamente pruebas de los presuntos delitos de Moore-Gilbert. Ella ha negado las acusaciones en su contra, y el gobierno australiano las rechaza por infundadas y por tener motivos políticos.

Una fuente en Teherán con conocimiento del caso de Moore-Gilbert dijo que la mujer fue trasladada a Qarchak tras el fracaso de las conversaciones entre los gobiernos de Australia e Irán sobre la condena y el encarcelamiento de Moore-Gilbert.

Según los informes, la prisión de Qarchak es una instalación para mujeres en una fábrica de pollos no utilizada a 35 kilómetros de la capital.

Es conocida por los malos tratos a los presos políticos y ha sido descrita por los grupos de derechos humanos como una de las peores, sucia y plagada de enfermedades. Informes recientes indican que la prisión también ha tenido un grupo de casos de coronavirus.

“Es conocida por las condiciones insoportables, incluidos los asaltos regulares y el comportamiento inapropiado de los guardias de la prisión hacia las mujeres, la falta crónica de agua, los espacios de vida insalubres”, se lee en un comunicado del Departamento de Estado de Estados Unidos.

Kylie Moore-Gilbert estaba aterrorizada y en malas condiciones de salud antes de ser trasladada por la fuerza de la zona de cuarentena a la población general de la prisión, según dijeron fuentes en el interior de la cárcel a The Guardian.

El diario británico escuchó una grabación de la voz de Moore-Gilbert desde Qarchak, donde, en persa, dice que “no puedo comer nada. Me siento tan desesperada… estoy tan deprimida”.

Si bien Moore-Gilbert fue colocada inicialmente en la sección de cuarentena de Qarchak, una precaución de COVID-19 de una semana para todos los nuevos reclusos, fue trasladada después de dos días a la población general de la prisión, según las fuentes, para cortar aún más su acceso al mundo exterior.

“Antes de su traslado, Kylie intentó buscar ayuda de su compañera de celda para escribir una carta al embajador australiano en Irán para que la visitara urgentemente”, dijo su compañera de celda en la sección de cuarentena en un mensaje filtrado afuera de la prisión.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído