El blog de Otramotro

Ángel Sáez García

Sé siempre generosa y maja Maga

SÉ SIEMPRE GENEROSA Y MAJA MAGA

Dilecta Pilar:

Siguiendo a Baltasar Gracián, “lo bueno, si breve,…” (si te recuerdo, de modo insistente, lo mismo, es porque vuelves a iterar “lo breve, si bueno,…”), te escribo que celebro que te haya gustado lo que te he mandado y que no hayas advertido nada que obste que vea la luz o este menda lo publique tal cual.

Mis Reyes vinieron el viernes por adelantado. Comí en casa de Pío (que me invitó). Yo llevé el pan y le convidé a café cortado (que pedimos y tomamos ambos). El sábado nos juntamos 19 (contando con Pío y conmigo) para celebrar la noche de los tales en la sede de la tudelana peña “La Teba”. Mi hermano Jesús María, que es socio de la susodicha, se queja de que yo disfruto de ella más que él, que paga las cuotas de modo religioso.

Sé siempre generosa y maja Maga con tus sobrinos, padres, pareja y el resto. Y contigo. Yo lo seré mañana conmigo.

Gracias a Dios (o a la naturaleza), los seres humanos somos diferentes y diversos. Eso nos enriquece, si sabemos aprovechar las diferencias de criterio.

Así es; sabemos más de lo que sabemos que sabemos (si somos humildes; porque los soberbios o vanidosos —ellas y ellos—, saben menos de lo que saben otros). Los fantasmas suelen ignorar que no son más que unos fantasmas.

Abundo contigo o coincido con tus dos últimos pareceres sobre la familia y José Carlos Bermejo.

Te agradezco que te parezca bien que contratara el viaje el día once de agosto. No sé si preveía entonces que haría tanto frío en Tudela, donde hemos estado hasta a cinco bajo cero. Mañana es fiesta en Navarra (han trasladado la festividad de la Epifanía al día de la fecha, lunes). Antes de venir al Cíber-café “Praga”, desde donde te urdo estos renglones torcidos, he mirado el panel de la esquina y teníamos 3 grados centígrados. Me he tomado, antes de empezar a darle a las teclas del ordenador, un Cola-Cao. Tenía mucho frío. Puedes creerme.

A ver si todo sale a pedir de boca. Me conformo con poder pasear sin pasar frío, leer y escribir. Si conozco a alguien con quien hablar (si es del sexo femenino, mejor), será la caraba, miel sobre hojuelas.

No eres tonta. Cuando lo aparentas, ejerces o funges de lo que eres, buena persona; (ur)diré más, una buenaza.

No sabía que se podía presumir de sentir frío, de veras (no te molestes por leer esto, porque es zumba).

Nunca fui a la isla donde se yergue majestuoso e imponente el Teide en invierno y me apeteció un montón hacerlo. Así que me puse manos a la obra. Como solo se vive una vez, no pospuse o procrastiné la iniciativa o medida.

He visto estos días en las diversas teles varias muestras de la felicidad infantil que manifiestas.

He comprobado que hoy has firmado con tu hipocorístico, Pili. ¿Sabes cómo le llamo a tu tocaya, mi hermana? ¡Pin! y ¡Pilón! (que conste que nunca le he tirado al tal, donde yo, por cierto, en el de Cornago, caí, siendo un niño de corta edad, varias veces). Ella, como correlato, me llama ¡Pon!

Otro (de tu amigo Otramotro).

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Ángel Sáez García

Ángel Sáez García (Tudela, 30 de marzo de 1962), comenzó a estudiar Medicina, pero terminó licenciándose en Filosofía y Letras (Filología Hispánica), por la Universidad de Zaragoza.

Lo más leído