El blog de Otramotro

Ángel Sáez García

Ser musa no es un reto inalcanzable

SER MUSA NO ES UN RETO INALCANZABLE

Dilecta Pilar:

Tengo un ramillete (la cuarta acepción que da el Diccionario de la Lengua Española, DLE, de dicho vocablo dice así: “Colección de especies exquisitas y útiles en una materia”) de musas. Serlo no es un reto inalcanzable, difícil de lograr; sí que, además, como es tu caso, haga el esfuerzo añadido, suplementario o supletorio, de leer sus/tus textos con atención, porque sé (me consta) el denuedo que suelen/s poner en trenzarlos.

Si a ti te alegra ser estro de mis escritos a mí, en mutua correspondencia, me llenaría de orgullo (del bueno, que, como se predica del colesterol, también lo hay) que servidor lo fuera a la inversa, muso o inspirador de alguno de los contenidos de tus textos.

Celebro que te haya agradado la décima, en concreto, los dos versos que la coronan.

Me congratula que te haya gustado el divertimento que he titulado “Primera finalista del certamen”. Ayer, en casa, mientras lo escribía con la ayuda de uno de mis imprescindibles compañeros de viaje, un bolígrafo azul de la marca Bic, también me reí a gusto, de lo lindo.

Pues sí, si me sale la vena satírica, suelo pasármelo en grande y, como lógica consecuencia, hago pasárselo, de esa misma o parecida guisa, a los lectores (ellas y ellos) de mis escritos.

Seguramente no has leído su hermana mayor, la urdidura (o “urdiblanda”) que publiqué la semana pasada y que rotulé “¿Se convocó el certamen de sandeces?”. Te la adjunto abajo por si te has quedado con ganas de reírte un poco más.

Si a ti te extrañaba mi silencio, a mí me extrañaba el tuyo. Creo que pasaste por alto mi último correo. O no lo leíste o, si pasaste tu vista por él, pasaste de él, porque no mereció tu oportuno/a comentario/respuesta. Revisa tu correo; a ver si tengo razón.

Ahí va la lítotes (el DLE, —¿es defensor de ese adagio que airea que en la variedad está o se halla el gusto?— admite tres formas más para la atenuación). Me he mirado esta mañana en el espejo del baño y no me he disgustado. ¿Qué significará eso? Para unos, que estoy bien; para otros, que, dados los peros, manifiestamente mejorable; pero, como adujo Pero Grullo, lo que hay es lo que hay.

Esta mañana (no he bajado a la biblioteca pública de Tudela hasta pasadas las cinco y media de la tarde —ya conoces la razón; es la misma que te he aducido otras veces—) he leído tu artículo “Intelecto y política” en la página 28 del Heraldo de Aragón. ¡Chapó! Te honra haber honrado a quien se hizo, por su proceder (“por sus frutos los conoceréis”), merecedor de honra, Santiago Ramón y Cajal.

Teniendo en cuenta el argumento de peso, irrefutable, que encierran las diez palabras que coronan tu columna hodierna (“A políticos y personas de su talla votaré este domingo”), permíteme que te haga este (tal vez incómodo, por irónico) apunte. Entonces, solo caben dos opciones (entre otras, sí, sí); o no vas a ir a votar o, si lo haces, votarás en blanco, porque políticos y personas de su jaez, pregunto, ¿hoy los hay? Ya ves, tu amigo y colega sigue, zumba que te zumba, zumbando, ergo, zumbón.

Que pases buen fin de semana.

Otro (de tu amigo Otramotro).

   Ángel Sáez García

   angelsaez.otramotro@gmail.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Ángel Sáez García

Ángel Sáez García (Tudela, 30 de marzo de 1962), comenzó a estudiar Medicina, pero terminó licenciándose en Filosofía y Letras (Filología Hispánica), por la Universidad de Zaragoza.

Lo más leído