El blog de Otramotro

Ángel Sáez García

Celebro que sacaras punta al viaje

CELEBRO QUE SACARAS PUNTA AL VIAJE

Dilecta Pilar:

Celebro que sacaras jugo y punta al viaje, esto es, que fuera fructífero (hacer nuevos —sobre todo, si estos devienen luego en buenos— amigos, no es mala cosecha) y lamento que os/te haya supuesto cansancio, pero ¡que os/te quiten lo bailado, o sea, lo andado/guiado/rodado, subido y/o bajado!

Como cada vez tengo menos prejuicios (a veces uno se sorprende, al comprobar que aún le quedaba alguno que cepillar), no niego que puede que del asunto, complejo, completo, alguna (varias) de sus partes me gustara (como nadie, ningún ser racional, está libre de aducir o formular una aporía, me nace argüir que me contradeciría si viniera a sostener ahora cosa distinta de la que vengo defendiendo desde ni se sabe cuánto tiempo, que todo tema es un poliedro con/de muchas facetas, entre las que cabe hallar alguna paradoja o contradicción, algún oxímoron) más que otras.

Mientras el cuerpo pueda (aguante o soporte las odiseas con gusto), bienvenidos fueron, son y serán todos los viajes, aunque nos hagan un poco más viejos. Yo ya tengo ganas de iniciar el que me trasladará, Deo volente, el próximo día 16, martes, a la mayor de las Islas Canarias, donde se yergue imponente y majestuoso el Teide.

La función renal está un poco peor y la nefróloga me prescribió un medicamento nuevo, alopurinol, para que disminuyera el ácido úrico, que lo tengo alto.

Hoy he leído tu columna en el Heraldo de Aragón, “El otro bastón”, donde has vuelto a estar humana, demasiado humana (¿acaso se puede dejar de ser lo que se es?): solidaria, reivindicativa, empática, encomiástica con la dignidad y el denuedo, etc.

Insisto en celebrar que el viaje haya sido benéfico y te agradezco mucho las dos fotos que me has adjuntado. Por cierto, el rojo (mi color preferido) te sienta estupendamente.

Grosso modo, en el parágrafo que comentas, vengo a decir que es difícil que pensemos cosas distintas de las que hemos sostenido antes otras veces (aunque puede que nos sorprendamos defendiendo otros pareceres, si ha habido quien nos ha hecho ver las cosas de modo distinto y hasta opuesto al que veníamos manteniendo). Al ser la verdad provisional, interina, puede que alguien nos haya hecho ver lo que nunca vimos hasta entonces. No sé si, en lugar de clarificar, he contribuido a oscurecer un poco más mi opinión.

Pues no es mi intención darte envidia.

Agradezco que tengas devoción y hasta veneración por mis riñones (es zumba).

Si puedo acceder los próximos días a un ordenador (el año pasado, en julio, había un cíber, cerca del hotel, abierto, pero, en enero, estaba cerrado) te haré algún comentario. Si no puedo, a la vuelta no faltarán, te lo aseguro.

Otro (de tu amigo Otramotro).

   Ángel Sáez García

   angelsaez.otramotro@gmail.com

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Ángel Sáez García

Ángel Sáez García (Tudela, 30 de marzo de 1962), comenzó a estudiar Medicina, pero terminó licenciándose en Filosofía y Letras (Filología Hispánica), por la Universidad de Zaragoza.

Lo más leído