El blog de Otramotro

Ángel Sáez García

La salud es el bien más apreciado

LA SALUD ES EL BIEN MÁS APRECIADO

Dilecta Pilar:

Seguramente contribuyó al despiste (de ambos, tuyo y mío) un hecho concreto, que el día 1 de noviembre, viernes, festividad de Todos los Santos, no pude acceder a un ordenador, como te consta. Y ya el lunes, tras el puente, olvidé que había leído tu columna de dicho día en el Heraldo y no te la comenté, como suele ser habitual en mí, siempre que haya y/o halle ejemplar en el sitio de costumbre, tantas veces mencionado, la librería/papelería “El Cole”, que regenta mi amigo Miguel Ángel, “Fangio”.

Ya sabes que, de esa tríada magnífica de elementos (salud, dinero y amor, si van conjuntados), la salud es el bien más apreciado (por la gente inteligente y diligente), pues te permite disfrutar de los otros dos. Ergo, que no nos falte (hasta que dejemos de ser autónomos, cuando seamos ochentones). Por pedir que no quede.

Así es. Lo que he escrito sobre la salud le conviene y cuadra, asimismo, a la sorna que esgrimo.

Yo también voté. Esta vez, como otras muchas, en blanco.

Puedo entender que estés indignada con los resultados, pero, ante la publicación de los mismos, a un verdadero demócrata solo le cabe decir amén. A ver si te echo una mano en tu reflexión o la complico un poco más. En una democracia (en el que uno de los fundamentos o principios de la misma, como sabes, es un ciudadano, un sufragio) vale tanto el voto ponderado de un intelectual como el voto irreflexivo que deposita en la urna un zopenco.

En algún otro correo te he comentado qué suelo hacer en los diversos procesos electorales. O mi voto apoya al partido socialista (PSOE), con el que comparto los cimientos ideológicos, o el sobre va vacío, o sea, voto en blanco. Cuando juzgo que lo ha hecho bien porta la papeleta susodicha y cuando no solo contiene aire. Aunque reconozco que he cambiado varias veces de punto de vista a la entrada o dentro del mismo colegio electoral. Pues he acudido con la intención de votar en blanco y allí, antes de acceder al recinto mentado o tras ingresar en el interior, he mudado de opinión y he seguido votando socialista.

De la columna que titulaste “Bien aventurados” me nacieron, cuando la leí, dos preguntas: ¿Por qué no escribiste el vocablo todo junto? ¿Porque no cabía así en el espacio reservado a dicho artículo? Y un comentario estilístico: te dejaste en el tintero una preposición “a” en “y es que todo va a salirnos a pedir de boca”. Y la sensación refractaria de que cumpliste con tu parte, pues hiciste lo correcto al denunciar lo que creíste que era ilegal, inapropiado o irregular.

Otro (de tu amigo Otramotro).

   Ángel Sáez García

   angelsaez.otramotro@gmail.com

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Ángel Sáez García

Ángel Sáez García (Tudela, 30 de marzo de 1962), comenzó a estudiar Medicina, pero terminó licenciándose en Filosofía y Letras (Filología Hispánica), por la Universidad de Zaragoza.

Lo más leído