El blog de Otramotro

Ángel Sáez García

La admirable y el horrible

LA ADMIRABLE Y EL HORRIBLE

 

Cuando veo a la Barranco,

Sin dilación, yo me arranco;

Me acerco y pido permiso

Para hablar y no la piso

Si a bailar conmigo aviene;

Eso un montón me entretiene.

Quien llama Iris y es mi musa

Tinerfeña no me acusa

De que me fije en su blusa

Transparente, que engatusa;

Puede que haya otros pezones

Mejores, mas qué razones

De peso son sus dos fuentes

De leche y miel, infrecuentes.

Insisto; a quien llamo Amanda,

Que es mujer como Dios manda,

No se apellida Barranco.

Cuando me siento en un banco

Con ella, jamás le miento

Y noto que me caliento.

Lo opuesto ocurre, de nuevo,

Si Iván pone un zumbón huevo

(—¿El Rodante o el Terrible?

—¿No son el mismo? ¿El Horrible?);

Sin ánimo de plagiarle

Lo dicho, pruebo a elogiarle.

Con afán eso persigo,

Pero nunca lo consigo.

Yo no me tiro a un barranco

Por Sánchez, aunque esté manco,

Ciego, cojo y sordomudo,

No él, sino el menda; y no dudo

Que solo me comprometo

A este desafío o reto:

Estar a la de Iris vera

Hasta que Dios Trino quiera.

 

   Ángel Sáez García

   angelsaez.otramotro@gmail.com

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Ángel Sáez García

Ángel Sáez García (Tudela, 30 de marzo de 1962), comenzó a estudiar Medicina, pero terminó licenciándose en Filosofía y Letras (Filología Hispánica), por la Universidad de Zaragoza.

Lo más leído