EDITORIAL DE 'EL QUILOMBO', LA TERTULIA DE PERIODISTA DIGITAL

El Quilombo: «Felipe VI logró que los españoles se reconciliaran con sí mismos»

Fue el referente que la sociedad española necesitaba en un momento tan convulso

Se cumplen cinco años del reinado de Felipe VI y he querido recordarlo con ese histórico discurso en el cual el Jefe del Estado, ante la inacción total, la parálisis más absoluta de esa necrosis poltica llamada Mariano Rajoy, salió a parar un golpe de Estado en Cataluña. Ese gran discurso del 3 de octubre de 2017 como respuesta al referéndum ilegal fue el referente que la sociedad española necesitaba en un momento tan convulso.

El mensaje de ‘no estáis solos’ en boca del Rey supo alentar a los españoles, tanto es así que pocos días después, el 8 de octubre, millones de catalanes que se sienten tan españoles como los extremeños o los andaluces, salieron en masa del armario a grita ‘Viva España’ y ‘Viva El Rey’ que a esas alturas ya se había convertido en el garante de la unidad de España. Detrás de ese discurso emergía una nación de libres e iguales, sin los privilegios de casta que añoran los independentistas.

Felipe VI logró que los españoles se reconciliaran con sí mismos, con su presente, les hizo sentir orgullosos de sus orígenes. Nos abrió los ojos, nos recordó que no somos un error histórico sino una democracia avanzada. Emilia Landaluce afirmó que “en 2017, España dejó de ser un cuerpo herido por el remordimiento”. Nos hizo ver que no había por qué tener miedo. Los atrasados, los paletos, los bestias eran ellos, los tractorianos, que como suele ser tradición en el golpismo catalán, huyen a las primeras de cambio. En el ‘34 lo hicieron por las cañerías, y esta vez lo hicieron escondidos en el maletero de un coche. Siempre van de farol porque en el fondo no son más que una panda de vividores y cobardes.

Fue Félix Ovejero, no un facha cavernario sino un pensador brillante de izquierdas, quien dijo que Felipe VI había sido el rey republicano perfecto porque “había defendido el gobierno de las leyes y no el de los hombres”. Pedro Insúa, otro magnífico ensayista y filósofo de izquierdas, se rindió ante el rey diciendo que su discurso había resultado balsámico para el dolor que sintieron los españoles al ver cómo se les pretendía expropiar una parte de sí mismos. Afuera, en la calle, los separatistas levantaban murallas de niños y abuelos llevados a la locura por el delirio de Puigdemont. El fracaso son ellos, no nosotros. No lo olvidemos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los Videos más vistos

Lo más leído