ARTÍCULO EN ABC SEVILLA

Antonio Burgos le exige al popular Moreno Bonilla que espabile y le dé la estocada definitiva al PSOE sacando a la luz todos sus chanchullos

"¿Cuantos chiriguitos sociatas han cerrado ya Moreno Bonilla y su gobierno? Ni se sabe. Y no porque no esté el BOJA ahí, sino porque no lo saben vender"

Antonio Burgos le exige al popular Moreno Bonilla que espabile y le dé la estocada definitiva al PSOE sacando a la luz todos sus chanchullos
Antonio Burgos y Juan Manuel Moreno Bonilla.

Antonio Burgos, fino columnista y uno de los escritores de más renombre en España, es un perfecto conocedor de la realidad andaluza y este 5 de julio de 2019, en la edición sevillana del diario ABC, le mete un chute de espabilina al presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, para que empiece a vender los logros de su administración y, de paso, saque todos los trapos sucios acumulados por el PSOE.

Arranca Burgos de esta guisa:

Al partido del presidente don Juan Manuel Moreno Bonilla (con quien no tengo confianza como para llamarle Juanma) le está pasando en la gobernación de la Junta lo que siempre le ocurre al PP cuando llega al poder: que no sabe vender lo que hace. Que, por cierto, para mí lo está haciendo muy bien. La gratuita e incomprensible superioridad moral de la izquierda tiene su justa correspondencia en el complejo de inferioridad de la derecha, no sólo en cuanto piensa y defiende, sino cuando es incapaz de alardear de lo bien que gobierna y lo mucho que hace.

Le pone como ejemplo lo que hace Pedro Sánchez, a pesar de que sigue estando en funciones:

Si quieren, que querrán, les pongo un ejemplo. Pedro Sánchez es simplemente presidente en funciones. Aún no ha sido investido. Y ahí lo tienen, vendiendo todo lo que hace y decide, cuando se debía limitar a lo mínimo, a que el Reino de España y su Administración fuesen tirando con el simple día a día hasta que hubiera presisdente definitivo e investido. Y ahí lo tienen al tío, que no sólo se va en el Falcon a las reuniones europeas, sino que se codea allí con lo más granado de la clase dirigente de la Unión, cuando está lo que en Sevilla llamamos «de prestado». Y, por el contrario, el que parece que está en funciones y que todavía no es presidente efectivo es Moreno Bonilla. Parece que va pidiendo perdón por los callos que tiene que pisar.

Le exige que dé la cifra de los millones ahorrados en los chiringuitos que hasta la fecha había mantenido abiertos el PSOE:

Ya saben la vieja norma de la política: gobernar es pisar callos, y al que le dé, que se joa. ¿Cuántos cientos de millones nos ha ahorrado ya Moreno Bonilla a los andaluces, por ejemplo, en la supresión de chiringuitos para colocar paniaguados sin oficio del partido anteriormente gobernante, el que se llevó tantos que creó el Régimen Socialista Andaluz? Pues ni se sabe. Pero no por lo incalculable, sino porque no lo han sabido comunicar. Y si lo han hecho, lo han explicado muy mal. «Muy malamente», que se dice en sevillano ( no cómo sera en malagueño, que es la nueva habla andaluza oficial de la Junta). ¿Cuantos chiriguitos sociatas han cerrado ya Moreno Bonilla y su gobierno? Ni se sabe. Y no porque no esté el BOJA ahí, sino porque no lo saben vender. Y otra más, que si que es un ejemplo modélico: ¿quién es el portavoz de la Junta? Ni se sabe. Que no se sepa quién es el portavoz o ni siquiera si lo hay que es ya el colmo de la ineficacia en la comunicación.

También critica las deficiencias del líder del PP en materia de comunicación:

Sabemos, si, retazos de acciones loables del Gobierno del Cambio, como las listas de espera o los descubrimientos de los chóferes de la cocaína y las piculinas, y lamentables personajes por el estilo. Pero, ¿qué han cambiado ya, que seguro que lo han cambiado, en Enseñanza, en Sanidad, en Cultura, en Canal Sur? Es más: no han conseguido con esta torpe política de comunicación que la gente sepa quiénes son los consejeros. Al de Sanidad sí lo conocemos un poco más, y sabemos que se llama Jesús Aguirre, como el segundo marido de la Duquesa de Alba. Pero el resto son todos tan «nuevos en esta plaza» como los novilleros sin caballos que torearon anoche la nocturna de la oportunidad en la plaza del Arenal.

Debía tomar la Junta en materia de comunicación de la actuación del Gobierno del Cambio como símbolo a Tom Martín Benítez. La gente se ha enterado que las cosas empiezan a cambiar en Canal Sur porque de las mañanas de «la nuestra» (de ellos) se va Tom Martín Benítez, tras 22 años dorando la píldora al PSOE y poniéndole música a la letra del argumentario del día del partido. En su lugar han puesto al gaditano Fernando Pérez, que no es un áulico de San Telmo, sino un periodista todo terreno que lo mismo hace información municipal que deportiva o que Carnaval. Ahí sí se nota el cambio, eso sí lo han sabido vender.

Y le da un consejo final:

Así que pongamos la cara de Fernando Pérez como símbolo de la política de comunicación que Moreno Bonilla debe mejorar y emprender urgentemente. Porque, encima, las gaditanas paisanas de Lola la Piconera dicen que Fernando Pérez es un guaperas. Nada, nada, hay que «fernandoperizar» la política informativa de la Junta para que sepa vender lo mucho que está haciendo ya del prometido cambio y la de chollos con los que está acabando.

Te puede interesar

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído