"DESCONFIAD DE LOS HOMBRES CON VOCECILLA DE TIPLE" (DON JUAN)

Alfonso Ussía: «Barítonos y tiples»

A Don Juan no le gustaba que le contaran las cosas. Quería conocer personalmente a los personajes del momento para formar su opinión. Se acercaba la Navidad de 1990 y me preguntó si conocía a Baltasar Garzón, muy popular en aquellos tiempos por la “Operación Nécora”.

–Tengo informaciones y opiniones muy enfrentadas-.

Le dije que lo conocía poco, pero que tenía acceso a su persona.

– Invítalo a cenar a Villa Giralda-.

Llamé a Baltasar Garzón. Me acompañó en mi coche y nos dirigimos a Villa Giralda, en la calle de Guisando, Puerta de Hierro.

En la cena, Don Juan, Baltasar Garzón, Santiago Muguiro, su Ayudante marino, el Capitán de Fragata Francisco Fernández Nuñez, y el que escribe.

La cena, agradable y cordial. Al despedirnos, en un aparte, el Magistrado-juez de la Audiencia Nacional me pidió una fotografía de Don Juan dedicada. Días más tarde, Su Ayudante me la envió en sobre cerrado, y yo la deposité en otro sobre mayor en la sede de la Audiencia Nacional.

El 20 de diciembre recibí un tarjetón manuscrito de Garzón.

“Baltasar Garzón Real. Magistrado-Juez Juzgado Central 5. Audiencia Nacional. Estimado Alfonso, te doy las gracias por haberme remitido tanto la invitación a tu conferencia como la foto de Don Juan, por quien siento un profundo respeto y admiración desde siempre, pero aún más acentuado desde el momento en que he tenido el honor de conocerlo. Te pido que le hagas llegar mis deseos de paz y felicidad en estas Navidades y prosperidad para el próximo año; el hecho de no hacerlo yo personalmente se debe a que quizás parezca o se interpretara como un atrevimiento por mi parte. Feliz Navidad para ti y tu familia, en la esperanza, bla, bla, bla… Un fuerte abrazo, Baltasar”.

Garzón no convenció a Don Juan.

En un encuentro, Antonio Burgos le dio su opinión:

-Señor, Garzón es un chufla que rompe en Gunilla”.

Fue cuando Don Juan nos regaló la advertencia.

–“Desconfiad de los hombres con aspecto de tener un tono de voz barítono y les salga una vocecilla de tiple-. Eso que le dijo la señora Trulock a su marido, el Doctor Cela, cuando fue a explicarle el Director de un Colegio religioso los motivos de la expulsión de Camilín. –Camilo, ¿por qué en España los sacerdotes no tienen voz de maridos?-.

Le sucede al Papa Francisco.

El Papa es, como buen argentino, hombre dado a la verborrea incontenida. En todo argentino, y lo escribo con profundo respeto, hay un proyecto de Valdano dentro de sí.

Ha cometido muchas imprudencias verbales, y en ocasiones no se le ha entendido bien, o quizá, se le ha entendido demasiado bien y ahí está el problema. Es más político de izquierdas que Santo Padre de toda la cristiandad. Ahora en su última encíclica, pone en duda el derecho a la propiedad privada.

“El derecho a la propiedad privada no es absoluto”. El Santo Padre es más de hablar que de escribir. Tiene que resultar duro y humillante suceder a un Teológo, Místico, Músico, y gran escritor como Benedicto XVI, que para colmo, no se muere.

Pero vuelvo al tono de voz. Tiene un corpachón, buena estatura, pulmones anchos, y parece que va a surgir de su interior una voz como la de su colega Eduardo Falú, poeta e intérprete de zambas, vidalas y chacareras. Y no. Le surge una voz de tiple de los Niños Cantores de Viena.

El mundo va perdiendo barítonos en beneficio de los tiples. Los grandes maestros del toreo, antaño, eran barítonos, y llamaban desde los medios con su voz a los toros encelados en tablas. Ahora hacen lo mismo pero los toros no reaccionan, como si se preguntaran: -¿Y ése, con esa vocecita qué es lo que pretende?

Para entender muchas cosas, no hay que acudir a la profundidad, sino contentarse con la primera decepción. Y tenía razón Don Juan. El hombre tiene que tener la voz que su aspecto le demanda. Y si la propiedad privada no es un bien absoluto, y el neoliberalismo es pernicioso, nos hallamos ante un Sumo Pontífice de voz ajilguerada que no sabe dejar de ser como Echenique , Pisarello y su querida monjita Caram. Tengo claro que hoy por hoy, no me van a ofrecer trabajo en la COPE.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Alfonso Ussía

Columnista de opinión en las más prestigiosas cabeceras nacionales, ha obtenido, entre otros, los premios González Ruano y Mariano de Cavia de periodismo, el Jaime de Foxá de literatura cinegética, el Baltasar Ibán de periodismo taurino, el Fíes y la Pluma de Oro del Club de la Escritura.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído