LA EXLÍDER DE UPYD DESCARTA VOLVER A LA POLÍTICA ACTIVA

Entrevista a Rosa Díez: «Sánchez y su pareja tóxica Iglesias han secuestrado la democracia a través del control de los medios»

"La cuestión es si los españoles caerán en el olvido de no exigir responsabilidades a los gobernantes"

Entrevista a Rosa Díez: "Sánchez y su pareja tóxica Iglesias han secuestrado la democracia a través del control de los medios"

Rosa Díez no necesita carnet ni escaño para seguir defendiendo los valores democráticos. La exdirigente de UPyD ha denunciado ante el Tribunal Supremo a los miembros del Gobierno y a Fernando Simón por un supuesto delito de prevaricación omisiva «por no haber ordenado desde el inicio del estado de alarma el uso de mascarillas».

Díez conversa con Periodista Digital para analizar el futuro político de este régimen socialcomunista.

Sostiene que a Sánchez le preocupa poco rendir cuentas por su nefasta gestión de la tragedia del coronavirus porque «el Gobierno de la nación es propietario de facto de la práctica totalidad de los medios de comunicación». «Aquí hay prensa pública y prensa concertada», advierte.

En enero de 2020 usted vaticinaba un oscuro futuro para Pedro Sánchez. «Debe ser juzgado política y penalmente por sus mentiras». Siete meses después, para Sánchez ese horizonte penal parece improbable y su nefasta gestión puede que le acabe saliendo gratis.

Es evidente que el Gobierno de España quiere amnistiarse a sí mismo, quiere implantar el olvido y no asumir su responsabilidad. La pareja tóxica de Sánchez e Iglesias sigue construyendo un relato en el que no solamente no asumen ninguna responsabilidad de lo ocurrido, sino por el contrario, si te descuidas la culpa es de los demás.

Es coherente con la trayectoria de Pedro Sánchez: no decir nunca la verdad ni asumir nunca una responsabilidad. Aquí la cuestión es si los españoles vamos a aceptar en democracia que no hay que rendir cuentas. Rendir cuentas es un principio democrático básico. La cuestión es si los españoles caerán en el olvido de no exigir responsabilidades a los gobernantes.

Las encuestas parecen decir que el coronavirus no le pasa factura a Sánchez…

No soy una experta en encuestas. Una cosa es lo que tú digas antes de unas elecciones y otra lo que decidas al votar. Pero hay una explicación mucho más sencilla. El Gobierno de la nación es propietario de facto de la práctica totalidad de los medios de comunicación. Los españoles se enteran de lo que ocurre en su mayoría por las televisiones, que son un instrumento de propaganda formidable.

Entonces si tú te has pasado encerrado en el confinamiento viendo televisión y has visto que todo eran alegrías y sonrisas en torno a lo que hacía el Gobierno mientras nos ocultaban las imágenes de los muertos ni hemos sabido cosas que nos enterábamos por las redes o por medios extranjeros, entonces a la gente lo que le llega es la propaganda y no la verdad.

Si controlas los medios de comunicación controlas la información, y si controlas la información a la gente solo le llegará la propaganda. Todos los regímenes totalitarios han sabido que para gobernar necesitaban el control de la información y la propaganda. Aquí hay prensa pública y prensa concertada.

¿Qué le ha parecido la portada de ‘El País’ Semanal con Fernando Simón en plan James Dean?

Es un ejercicio más de blanquear a este personaje que se ha brindado a transmitirnos todos los días las mentiras del Gobierno. En cualquier país democrático este tipo estaría por lo menos en su casa. Las redes sociales lo denunciaron pero poca gente se informa por las redes. La gente principalmente se informa por lo que ha visto en las televisiones.

En las televisiones han visto que España es el país del mundo que más test ha hecho. Mentira. Hemos hecho muy pocos y llegamos tarde a hacerlos, lo que ha producido miles de muertos. Por la televisión se dice que Sánchez ha salvado 450.000 vidas. Mentira. Nadie sabe lo que se ha salvado ni mucho menos los que han realmente muerto como consecuencia de su inacción e incompetencia. Ni siquiera nos cuentan la verdad de los muertos.

Pero fíjate lo que te digo: casi lo menos importante es como eso luego se convierte en un voto. Lo importante es que nos están secuestrando la democracia a través del control de los medios de comunicación que en España son propiedad de cuatro empresas. Esta concentración es terrible.

¿A qué se debe que ahora el PP pacte acuerdos con Sánchez después de haber sido chuelado por éste durante toda la pandemia?

Yo no hablaría de la postura del PP sino de la postura de Sánchez, que es la pesona que se ha negado a hacer acuerdo transversales con nadie que no sea quienes le han llevado a la Moncloa. Los enemigos de la democracia española que trabajan con él para cargarse el sistema del ‘78.

Si no ha habido otro tipo de pactos o acuerdos es porque Sánchez no ha querido. Si Sánchez se ve ‘obligado’ a hacer pactos con el PP —que aquí lo importante no es hacer pactos sino que los pactos sean buenos para los españoles— la pregunta que hay que hacerse es por qué ha cambiado Sánchez. El PP ha ofrecido pactos y acuerdos de Estado desde antes de la pandemia.

La cuestión es que Sánchez con quien está cómodo es con los proetarras, con los populistas defensores de Maduro y las dictaduras latinoamericanas, con los catalanes golpistas… y ahora parece que han llegado a un acuerdo para sacar adelante el pacto. Sánchez nunca ha querido acuerdos ni pactos con nadie.

Es su temperamento, como lo del cuento del escorpión.

Se rumorea que el IBEX prefiere que gobierne la izquierda porque no quiere que se incendien las calles…

Pues no lo sé. El IBEX lo que quiere es mandar sin presentarse a las elecciones. Y parece que con la izquierda le va bien en eso.

Algunos recuerdan, al ver a Bildu campando a sus anchas en el Congreso y firmando acuerdos con el PSOE, que UPyD en el 2012 se quedó totalmente solo en la defensa de una moción en la que se instaba al Gobierno a proceder para ilegalizar a Bildu y Amaiur.

Recuerdo que esas iniciativas que tenían toda la base legal para iniciar un procedimiento porque el Parlamento no puede ilegalizar partidos ni el Gobierno tampoco. Había razones jurídicas que son muy importantes para iniciar esa procedimiento y por razones políticas rechazaron esa propuesta. Fue lamentable porque hacer justicia es la base esencial de la democracia.

Este Gobierno encadena escándalo tras escándalo y aquí no dimite nadie.

La clave vuelve a ser el concierto entre los medios de comunicación para lavar la gestión de Sánchez y su pareja tóxica. Los dueños de los medios de comunicación están empeñados en salvar al soldado Sánchez. No creo que quieran dejar caer a su bandera.

Hay tantos escándalos que perdemos la perspectiva. Mira tú lo que ha hecho Marlaska. La infamia de querer obligar a un miembro de la Guardia Civil a revelar un secreto judicial y destituirlo por eso. Todos pensamos que eso lo iba a hacer caer y no, al igual que las maletas de Ábalos y la narco que entró en España. Esto es una perversión del sistema democrático con el amparo de unos poderosos empresarios que mientras a ellos le vaya bien en su cuenta de resultados permiten esto.

En Francia si hubiera pasado algo similar a lo de Ábalos estoy convencida de que hubiera habido una reacción democrática para salvar la República. En España tenemos unos gobernantes que trabajan para derogar el sistema del ‘78 y en contra de la separación de poderes, que han puesto a la Fiscalía al servicio de los delincuentes y esos contrapoderes no reaccionarán hasta que tengan sus cuentas de resultados en rojo. Ocurrió con Zapatero: se cargó todos los consensos básicos en la primera legislatura y solo reaccionaron cuando le tocaron el bolsillo con la crisis.

¿Ha cerrado definitivamente la puerta a la política activa?

Si la política activa es volver a las instituciones ese es un capítulo que tengo cerrado. Yo defiendo los mismos valores que defendí toda mi vida y eso puedo hacerlo desde fuera de la política. Los ciudadanos sin carnet tenemos un papel y tenemos que ejercerlo.

De la misma manera en que no he tenido que estar afiliada a ningún partido político para presentar una denuncia ante el Supremo contra el Gobierno y Fernando Simón —y otra ante la Fiscalía General del Estado de la que asegura no he tenido ni acuse de recibo—por no haber ordenado el uso de las mascarillas desde la declaración del estado de alarma cuando sabían que eran necesarias para evitar los contagios.

No solamente no lo hicieron sino que dijeron que no eran necesarias y hasta contraproducentes. Y lo he hecho como ciudadana porque creo que en el valor de las instituciones.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído