Periodista Digital se ‘infiltra’ en la presentación íntima del libro del cofundador de Podemos, donde desveló el motivo de la distanciamiento del PSOE con Juan Guaidó

Monedero, ‘ofendidito’ con Periodista Digital, recomienda a un redactor cambiar de medio «en cuanto puedas»

Monedero, 'ofendidito' con Periodista Digital, recomienda a un redactor cambiar de medio "en cuanto puedas"
Juan Carlos Monedero en la presentación de su libro PD

Juan Carlos Monedero anunció triunfal su entrada a la sala este 13 de febrero de 2020: «¡Ya estoy aquí!» Como una estrella del rock, abrió sus brazos, sonrió y cautivó a unos 80 vecinos de Tres Cantos que le esperaban en uno de los salones del Centro Municipal 21 de Marzo. El cofundador de Podemos presentaría su última publicación ‘La izquierda que asaltó el algoritmo’ ante un público que no tardó en reprocharle que llevada tres años sin pisar la localidad madrileña. Sin embargo, sus palabras fueron como el canto de las sirenas y poco a poco el recinto se fue adormeciendo a sus historias y anécdotas.

Tras una breve presentación, Juan Carlos Monedero tomó el micrófono y miró fijamente al público. Por unos instantes parecía que repetiría uno de los raps que interpretó durante su programa ‘En la Frontera’, pero prefirió comenzar su ponencia con ironía fina: “Como saben, yo nunca he estado en Caracas”. Lo que generó una explosión de risas. Ya los tenía en el bolsillo y no llevaba ni cinco minutos en el salón. A pesar de que habló directamente de sus asesorías para la creación del ‘Socialismo del Siglo XXI’, a sus fans no les pareció preocupar que fue justamente la ideología que degeneró en crímenes de lesa humanidad y vínculos con el narcotráfico.

Juan Carlos Monedero reconoció que estaba agotado del ‘caso Venezuela’, por lo que se enfrascó en un análisis histórico de la izquierda internacional. Un discurso en el que no se cortó y hasta puso en tela de juicio que el expresidente español Felipe González fuese un representante del socialismo. Un ‘zasca’ del que no se salvó también Susana Díaz o el propio Izquierda Unida, “quien nos falló” por el impasse que tuvieron con Sanse Suma.

Como es conocido que ‘la cabra tira para el monte’, Juan Carlos Monedero no tardó en poner sobre la mesa la política de América Latina. No sólo por hacer mención del viaje a Chile o Panamá que mantuvo este año, sino también por presumir de sus encuentros con Orlando Borrego (exguerrillero cubano que luchó a las órdenes del Che Guevara en la Revolución Cubana), el expresidente de Brasil Lula da Silva y el expresidente de Ecuador Rafael Correa.

Como pez en el agua, Juan Carlos Monedero soltó afirmaciones polémicas en las que se deshizo en halagos hacia algunos de los regímenes más criminales de América Latina. Por ejemplo, no le tembló el pulso para afirmar que “Cuba es un ejemplo de heroísmo” o que “si Daniel Ortega hace barbaridades es porque el partido político falló”, considerando que es una institución política que organizó los movimientos sociales, en lugar de ser un partido nacido a partir de los movimientos sociales.

Ya con el fango hasta la rodillas, el exasesor del régimen venezolano no pudo morderse la lengua y comentó el giro en la política exterior del gobierno de Pedro Sánchez hacia el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó. “Un periodista me preguntaba si yo veía que el gobierno hacía cambiado su política exterior con respecto a Venezuela por la presión de Podemos. Yo le respondí que la había cambiado porque era una estupidez, no porque nosotros hubiésemos dicho nada”.

“Pedro Sánchez reconoció a Juan Guaidó por la promesa de Donald Trump de que, en un mes, Nicolás Maduro estaría fuera del poder. Ahora ha pasado un año. Entonces son las empresas españolas las que están regañando a Pedro Sánchez y pidiéndole que dejen de hacer el pendejo”, afirmó el confundador de Podemos. “El PSOE sólo ha venido ganando un poco de sensatez”, sentenció.

A pesar de que el socialismo suele criticar que la derecha es complaciente con el sector empresarial, sus afirmaciones apuntarían a que Pedro Sánchez está hincando la rodilla al régimen chavista a cambio de que mantenga los ingresos millonarios de las empresas de España en Venezuela. “Al final, cuando las empresas tienen que negociar lo hacen con el equipo de Nicolás Maduro, no con Juan Guaidó”, explicó.

Juan Carlos Monedero agotó todo el tiempo de la presentación y no hubo espacio para las preguntas del público, más allá de una rápida intervención de un asistente que destacó por interrumpir al cofundador de Podemos a lo largo de su ponencia. Sin embargo, Periodista Digital intentó conseguir que nos diera entrevista, sin éxito. Con una gran educación, sacó el móvil y realizó un rápido barrido por los titulares más críticos sobre él, afirmando que se ha sentido ofendido en más de una oportunidad. La opción a entrevista terminó tan pronto como comenzaron las malas miradas de los asistentes. Eso sí, Monedero nunca borró la sonrisa del rostro mientras se despedía afirmando: «hey, en cuanto puedas cambia de medio, eh».

Amor por el dinero

La afirmación de Monedero sobre el giro en política Exterior de Pedro Sánchez  fue confirmada por un diputado del PSOE. El diputado Felipe Sicilia, en una breve entrevista con Susanna Griso en el ‘Espejo Público’ de este jueves 13 de febrero, reconoció que el ‘gobierno progresista’ le teme a la dictadura chavista.

A pesar de que intentó echar un salvavidas a Pedro Sánchez por degradar a Juan Guaidó a “líder de la oposición venezolana”, terminó por comprometer a su partido. El diputado del PSOE afirmó que “tenemos intereses económicos, empresariales y lo más importante a 150.000 españoles que viven en Venezuela, y por eso el gobierno tiene que ser sensible con las relaciones que mantiene con el gobierno venezolano y también con la oposición venezolana”.

En este sentido, no sólo reconoce que José Luis Ábalos se refería al régimen de Nicolás Maduro cuando afirmó que evitó un “conflicto diplomático”, pero también calificó de “gobierno” a la dictadura venezolana, por lo que (en la misma línea que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias) degradaría también a Juan Guaidó a “líder de la oposición”.

Es importante recordar que los motivos expuestos por Sicilia han sido los mismos que se le transmitieron al representante de Guaidó en Madrid, Antonio Ecarri, para no entregarle la Embajada en Madrid, por lo que se percibe un miedo del Estado español a represalias de la dictadura bolivariana. Una situación que no pasó desapercibida para Susanna Griso: “vamos, que deduzco de sus palabras que no convenía tener un conflicto diplomático con Delcy Rodríguez”.

A lo que Sicilia respondió reconociendo una vez más a Nicolás Maduro como presidente de Venezuela: “Lo que nosotros vamos a hacer siempre es garantizar una buena relación con el gobierno y con el país venezolano, que es un país hermano, porque como le digo hay intereses de nuestras empresas, de nuestra economía y sobretodo la protección de 150.000 españoles que es lo primero que debe velar un gobierno”.

En este sentido, se intuye que existe una amenaza contra la comunidad española que hay en Venezuela en caso de que España se posicione en contra de la dictadura bolivariana. No es una teoría disparatada tomando en consideración de que, por ejemplo, Diosdado Cabello ha advertido que, en caso de una intervención militar, los grupos paramilitares del chavismo tienen la orden de atacar a los políticos y sus familiares que se hayan mostrado a favor de una presión internacional.

Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído