NUEVO EJERCICIO PUBLICITARIO DEL PRESIDENTE DEL GOBIERNO SOCIALCOMUNISTA

Sánchez convierte su ‘Aló presidente’ en una defensa cerril de Illa y Simón: «Quienes les critican son unos ignorantes»

El jefe del Ejecutivo se baja los pantalones ante PNV y ERC para que le respalden la sexta prórroga del estado de alarma

Sánchez convierte su 'Aló presidente' en una defensa cerril de Illa y Simón: "Quienes les critican son unos ignorantes"

No hay fin de semana sin aperitivo…y sin el discursito de Pedro Sánchez.

Una semana más desde que comenzó el estado de alarma, el presidente del Gobierno ha cogido por banda los sábados o los domingos para torturar a los sufridos españoles con sus soflamas y su propaganda de feriante.

Eso sí, tras varias comparecencias los sábados a mediodía, esta vez ha retrasado su aparición 24 horas, a este domingo 31 de mayo de 2020.

Y todo por una razón esencial. De haber salido el sábado 30 de mayo de 2020, justo a estas horas del mediodía, Sánchez no tenía garantizado el apoyo del PNV y muchos menos el de la banda de Gabriel Rufián.

La aprobación de los nacionalistas vascos se basa en que las comunidades autónomas puedan adoptar los criterios de control sanitario en la fase 3 de la desescalada.

Mientras, ERC arranca al presidente del Gobierno, a cambio de abstenerse en la votación para la sexta prórroga del estado de alarma, que los fondos europeos de la reconstrucción puedan ser gestionados en el caso de Cataluña por parte de la Generalitat.

DEFENSA DE LA CÚPULA DE SANIDAD

Pero la gran ‘bomba’ de su intervención llegaría con un apoyo a ultranza de Fernando Simón y de Salvador Illa justo en su momento más delicado, con la espada de Damocles judicial sobre sus cabezas.

El presidente del Gobierno, de repente, en su alocución, quiso romper una lanza en favor del responsable del Centro Coordinador de Alertas y Emergencias Sanitarias y del ministro de Sanidad.

Lo chirriante del asunto es que pretendió agradecer la labor desempeñada durante la pandemia cuando producto de su gestión y de no adoptar con tiempo las medidas de confinamiento, España se ha ido a decenas de miles de fallecidos y cientos de miles de contagiados (algo más de 27.000 y 230.000, según las cifras oficiales que cocina el Ministerio de Sanidad).

La defensa, desde luego, no ha sido espontánea ni fruto de la ocurrencia del momento.

Justo en la semana en la que ambos han sido señalados, junto a José Manuel Franco, delegado del Gobierno en Madrid, como principales responsables de que el contagio por coronavirus se desbocase por mor de haber permitido las manifestaciones feministas del 8-M, Sánchez sale a morder a todos aquellos que les han criticado:

Permítanme que haga un eligio público de dos personas que encarnan las mejores cualidades de nuestro país. El primero es un aragonés y el segundo es un catalán. El primero es un funcionario, a quien ni tan siquiera conocía antes de esta terrible crisis. y que fue además elegido y designado por otro Gobierno. He podido tratar al doctor Simón en las horas más extremas y siempre le he visto igual, como le han visto a diario millones de españoles, entregado a su trabajo, pensando en el país más que en sí mismo, hasta cuando estuvo infectado del mismo virus que combatía. Ha soportado estoicamente el desdén de los más ignorantes y las críticas más descabelladas. Nunca se ha dejado arrastrar por la provocación. Ni una sola vez.

Sobre Salvador Illa apuntó que:

El ministro de Sanidad nunca ha fallado ni ha desfallecido. Siempre se ha mantenido, y esto es lo que me gustaría subrayar, sereno y firme. Siempre ha dialogado, ha cooperado, nunca ha escurrido el bulto ni ha culpado a nadie. Ha soportado las peores descalificaciones, los insultos más mezquinos y jamás ha perdido la compostura ni se ha permitido una sola mala palabra. Jamás ha caído en la provocación.

Y remachaba de esta guisa:

No nos podemos distraer por el griterio, y figuras como Simón y Illa nos hacen mejores como sociedad. Necesitaremos muchos comportamientos como los suyos para acometer la reconstrucción económica y social.

Dicho de otra manera, el presidente del Gobierno de España ha vuelto a utilizar la tribuna, el atril de La Moncloa, para insultar a los partidos de la oposición y sobre todo a esa ingente cantidad de especialistas sanitarios que dejaron claro que el Ejecutivo central hizo dejación de funciones.

Eso por no recordar como el propio Simón llegó a decir que los contagios serían muy puntuales o como el Ministerio de Sanidad de Illa metía la pata con las adquisiciones realizadas a China y dilapidando varios millones de euros.

 

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído