El partido morado mandata renunciar a ese tipo de vehículos

Pablo Iglesias atropella sus propios estatutos de Podemos con 19 coches oficiales

El vicepresidente segundo del Gobierno y la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, cuentan con cinco utilitarios por cada departamento

Pablo Iglesias atropella sus propios estatutos de Podemos con 19 coches oficiales

Ya lo dice el punto primero del manual del perfecto comunista, «haced lo que diga, no lo que haga».

Unidas Podemos lleva hasta el extremo más insospechado esa doctrina y no tiene empacho alguno en cambiar las normas que ordena cumplir a rajatabla a sus militantes.

No es de extrañar que Pablo Iglesias, él mismo que iba a quedarse a vivir en Vallecas aunque fuese presidente del Gobierno, él mismo que impuso no cobrar más de tres veces el salario mínimo interprofesional, llegue ahora y también se pase por el arco del triunfo la norma de renunciar a los vehículos oficiales.

El vicepresidente segundo del Gobierno de Pedro Sánchez le ha cogido tal gusto al lujo y a las holgadas comodidades del poder que no está por la labor de bajarse del coche oficial.

Tanto es así que los cinco miembros del partido morado en el gabinete socialcomunista disponen de hasta un total de 19 coches, alrededor de un 13% de total de utilitarios que hay en todo el Ejecutivo.

Precisamente es Pablo Iglesias quien, junto a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, dispone de más coches, cinco para cada departamento.

Alberto Garzón (Consumo), Irene Montero (Igualdad) y Manuel Castells (Universidades) tienen tres coches cada uno, así hasta llegar a la cifra de 19.

Y ESTE ERA EL DEFENSOR DEL TAXI

Llama poderosamente la atención que Pablo Iglesias, que siempre se mostró un ferviente defensor del taxi, haya cambiado tan rápido de criterio y ahora no esté por la labor de renunciar al coche oficial.

En enero y febrero de 2019, cuando el conflicto entre los taxistas y los vehículos VTC estaba en su máximo apogeo, Unidas Podemos se mostró como un partido que estaba con el sector del taxi.

Pero fue pasar un año y estar en el Gobierno, a partir de enero de 2020, cuando a Iglesias su afición por congraciarse con los taxistas se fue a un segundo plano y comenzó a tirar del coche oficial.

Tanto es así que hasta Periodista Digital llegó a ser testigo de como el vicepresidente segundo del Gobierno llegaba a requerir los servicios de uno de los coches a sus servicio para recorrer la nimia distancia de menos de 300 metros.

Al final, lo que queda claro es que los principios del secretario general de Podemos quedan aparcados, y nunca mejor dicho, porque lo que toca es disfrutar de los mullidos sillones, de los despachos y mesas de maderas nobles, de los asesores.

Eso sí, todo aquel militante o cargo de Podemos que tenga la tentación de saber adónde han ido a parar los dineros donados al partido acaba recibiendo como ‘recompensa’ el ostracismo o el hostigamiento.

Y si no que se lo pregunten a la última política morada en denunciar las irregularidades contables de la formación, la que fue senadora por Tarragona en la pasada legislatura, Celia Cánovas.

El Quilombo / Entrevista a Alfonso Rojo: "Es un insulto que los mismos que negaron las mascarillas a los policías se gasten un pastizal en blindar sus coches oficiales contra el virus"

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído