En algún momento de 2018 Grande Marlasca es abducido por Pedro Sánchez Pérez-Castejón

Cuando Grande-Marlaska era Grande Marlasca

Es posible que le nombre embajador, pero Grande Marlasca ya es tolvanera, como lo es también Ángel Gabilondo Pujol, muñeco del guiñol

Cuando Grande-Marlaska era Grande Marlasca

No han pasado tres años (7 de junio de 2018) desde que fue nombrado ministro del Interior por Pedro Sánchez Pérez-Castejón y parece que ha transcurrido un siglo desde que Fernando Grande-Marlaska dejó de ser Grande Marlasca.

Nacido en Bilbao el 26 de julio de 1962, de padre Avelino Grande Gómez (natural de Soncillo –Burgos-) y madre Ángela Marlasca Gómez (así figuraron nombre y apellidos en la esquela que publicó El Correo el 27 de abril de 2016), el actual Fernando Grande-Marlaska fue un juez que ingresó en la carrera judicial en 1987 y prestó servicio hasta 1989 en el Juzgado de primera instancia de Santoña (Cantabria), donde investigó el suicidio de Rafael Escobedo, condenado por el crimen de los marqueses de Urquijo. De allí se trasladó al juzgado de primera instancia número 12 de Bilbao y en 1990 al de Instrucción nº 2 de esta misma capital, en el que permaneció nueve años. En 1999 asciende a presidente de la Sección Sexta de lo Penal de la Audiencia Provincial de Vizcaya. En 2003 se instala en Madrid, como titular del Juzgado de Instrucción nº 36 y en 2004 recala en la Audiencia Nacional como magistrado sustituto del juez Baltasar Garzón en el Juzgado Central de Instrucción nº 5, donde se dio a conocer a nivel nacional, tras haberlo sido en su ciudad natal, de la que partió a la capital de España presionado por las amenazas de ETA. Banda terrorista que le siguió vigilando en Madrid, hasta que el descubrimiento de un comando operativo y su posterior investigación por orden de Garzón hicieron saltar las alarmas en 2008, puesto que Grande Marlasca llevaba meses siendo vigilado y ETA había ordenado ya al comando Vizcaya que atentara contra su vida en su residencia de vacaciones de Valdezcaray (La Rioja).

Hasta el 30 de junio de 2006 ejerció en el Juzgado Central de Instrucción nº 5, en donde destacó por la instrucción de causas contra ETA, prohibió manifestaciones de la izquierda abertzale y ordenó la entrada en prisión de Arnaldo Otegi y la intervención policial de Fórum Filatélico. Al reincorporarse Garzón a su plaza el 1 de junio de 2006, Grande Marlasca quedó adscrito a la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional y ese año se presentó como candidato independiente al Consejo General del Poder Judicial, pero no fue elegido. En 2007 asumió la titularidad del Juzgado Central de Instrucción nº 3 de la Audiencia Nacional, en donde se hizo cargo del accidente del Yak-42 en Turquía, que el 26 de mayo de 2003 costó la vida a 62 militares cuando regresaban de misión en Afganistán.  El 1 de junio de 2007 archivó el caso y atribuyó las responsabilidades a la tripulación ucraniana, eximiendo al Ministerio de Defensa.  Pero el 22 de enero de 2008 la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal revocó por unanimidad el archivo, alegando indefensión de las víctimas porque el juez no había practicado diligencia alguna, teniendo que reabrir el sumario y citando como testigos a la cúpula militar y a los ministros de Defensa Federico Trillo-Figueroa y Martínez-Conde, y José Bono Martínez. Finalmente, el 20 de mayo de 2008 imputó por 62 homicidios por imprudencia grave a cinco altos cargos militares, entre ellos el Jefe del Estado Mayor de la Defensa.

El 30 de agosto de 2007 decretó la apertura de juicio oral por injurias a la Corona a varios artistas gráficos y en junio de 2007 archivó la causa contra cuatro directivos de Air Madrid por presunta estafa cometida durante la crisis que afectó a la aerolínea en diciembre de 2006. En 2009 instruyó el caso contra la plataforma Gazte Independentistak, en el que 40 personas pasaron 2 años en prisión preventiva acusados de actuar bajo la organización ilegalizada Segi. El 23 de febrero de 2012 Fernando Grande Marlasca fue nombrado presidente de la Sala Penal de la Audiencia Nacional y el 29 de noviembre de 2013 el Senado le designó vocal del Consejo General del Poder Judicial, a propuesta del PP.

En algún momento de 2018 Grande Marlasca es abducido por Pedro Sánchez Pérez-Castejón, acepta el cargo de ministro del Interior, confiesa a todos los que le preguntan que no volverá a la judicatura y que seguirá en la política con el PSOE porque es “su pasión”, y empieza a hacer cosas raras que le alejan de su imagen positiva ante la opinión pública, como su asistencia en primera línea en la manifestación feminista del 8 de marzo de 2020, cuando conocía el riesgo de expandir el Covid-19. Su biografía, ya como Fernando Grande-Marlaska, comienza a embarrarse acercando a 151 etarras (el 80% de los encarcelados) a cárceles del País Vasco o próximas, varios de los cuales, unos 30, clasificados en tercer grado, pueden pasar al segundo e ir solo a dormir, una vez que Sánchez ha transferido Prisiones al Gobierno Vasco y el PNV obtiene el control de la política penitenciaria en esa región. Además, Grande-Marlaska miente tres veces seguidas, en el Consejo de Ministros, en el Congreso y en el Senado, al explicar los motivos de la destitución (exigida a Sanchez por sus socios independentistas catalanes) del jefe de la Guardia Civil en Madrid, Diego Pérez de los Cobos, y provoca una conmoción política e institucional ante las sospechas -luego confirmadas por el juez de lo Contencioso-administrativo de la Audiencia Nacional, Celestino Salgado, anulando la destitución por ilegal y ordenando a Interior restituirle en el puesto- de que el oficial había sido apartado de su cargo por negarse a informar al ministro de la investigación sobre la manifestación feminista del 8 de marzo de 2020 en Madrid, que la juez había decretado secreta. Y esa biografía antes limpia y respetada, sigue enturbiándose con insultos y ocultaciones: en un mitin electoral enseña un sobre que supuestamente ha recibido con amenazas anónimas y dos balas, llama al PP “organización criminal” que representa  26 años de “corrupción, chapuza y odio donde lo público fue para otros fines”,  y oculta que un escolta civil de Pablo Iglesias Turrión ha sido detenido por impulsar y participar en las agresiones contra Vox y la Policía en la concentración que el partido de Santiago Abascal Conde celebró en Vallecas.

Pobre Grande-Marlaska, antes Grande Marlasca y ahora abducido y pisoteada su reputación por Sánchez. Sí, es posible que le nombre embajador, pero Grande Marlasca ya es tolvanera, como lo es también Ángel Gabilondo Pujol, muñeco del guiñol Sánchez-Redondo al que han humillado y extraviado el juicio, y típico producto PRISA desde 1986, cuando, en el regazo Polanco-Cebrián, le propusieron participar en la Fundación Escuela de Periodismo Universidad Autónoma de Madrid (UAM)-El País. Desde aquí y con el manto protector de PRISA, Profesor titular de Filosofía (Metafísica), Catedrático de Filosofía, rector de la UAM, Presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Madrileñas (CRUMA), Presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) y el 7 de abril de 2009 ministro de Educación en la IX Legislatura en el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Como igualmente es polvo e ignominia el presidente del CIS, José Félix Tezanos Tortajada, antes prestigioso sociólogo y profesor, y ahora, también por mano de Sanchez, otro pobre hombre de fama y valía arruinadas (¡Se ha lucido con los resultados que pronosticó al PSOE en Madrid!: entre lo que vaticinó y el resultado final hubo una desviación entre bloques de 17 puntos), que se merece un próximo artículo para Periodista Digital. Está visto que todo lo que utiliza a su antojo Pedro Sánchez Pérez-Castejón acaba en el basurero. ¡Atentos los demás nombrados a dedo y serviles a Mi persona!

 JORGE DEL CORRAL Y DIEZ DEL CORRAL

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jorge del Corral

Hijo, hermano y padre de periodistas, estudió periodismo en la Escuela Oficial de Madrid. Ha trabajado en cabeceras destacadas como ABC y Ya. Fue uno de los fundadores de Antena 3 TV. Miembro fundador de la Asociación de Periodistas Europeos (APE) y del Grupo Crónica, creador de la Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión (ATV) y fundador de la Unión de Televisiones Comerciales (UTECA). Un histórico de la agencia EFE, donde fue subdirector y corresponsal en Roma.

Lo más leído