Los participantes en el experimento no mostraron ninguna reacción negativa

Rusia culmina con éxito un ensayo clínico en humanos de la vacuna contra el coronavirus

El fármaco fue creado artificialmente y se le suministró a militares rusos de ambos sexos que han participado en el estudio por iniciativa propia

Rusia culmina con éxito un ensayo clínico en humanos de la vacuna contra el coronavirus

La Universidad Séchenovski de Moscú ha anunciado que la experimentación clínica de la primera vacuna rusa contra el coronavirus ha finalizado con éxito.

Fueron suministradas a militares rusos de ambos sexos que han participado en las pruebas por iniciativa propia. Así al menos lo declaró hace mes y medio el Ministerio de Defensa ruso.

El primer grupo de voluntarios será dado de alta el miércoles 15 y el segundo el 20 de julio, declaró a la agencia RIA-Nóvosti Vadim Tarásov, director del Instituto de Medicina Traslacional y Biotecnología de la Universidad Séchenovski.

Seguidamente y puesto que el fármaco ha demostrado su capacidad de crear inmunidad sin efectos secundarios peligrosos para la salud, la siguiente fase consistirá en acometer su producción a gran escala.

El principal objetivo de esta investigación ha sido determinar que la vacuna es segura para los usuarios.

Primero se realizó el estudio, en ensayos previos con animales que provocó la aparición de anticuerpos contra el coronavirus de Wuhan.

«La Universidad Séchenovski ha completado con éxito las pruebas en voluntarios de la primera vacuna del mundo contra el coronavirus», manifestó Tarásov.

El fármaco fue desarrollado por el Centro de Investigación Nacional de Epidemiología y Microbiología Gamaléi de Moscú (NITsEM en sus siglas en ruso) en colaboración con el Ministerio de Defensa.

«El medicamento es una vacuna adenoviral recombinante que, de hecho, no es una vacuna viva y fue creada artificialmente», ya que «no contiene partes del coronavirus, aunque su principio de acción es que debe inducir inmunidad, una respuesta inmune similar a la respuesta inmune que se produce en el cuerpo contra el coronavirus», señalóTarásov.

Los integrantes del segundo grupo, a los que se les inyectó solo el primer componente el 23 de junio, también se encuentran bien. El segundo componente se les inyectará cuando hayan pasado 21 días desde el inicio del experimento, precisó el organismo.

Asimismo, la Universidad Estatal de Medicina de Moscú Séchenov también realiza pruebas clínicas de la misma vacuna.

Tarásov explicó que los voluntarios estuvieron confinados durante un largo período de tiempo, tuvieron contactos limitados con el mundo exterior, incluso antes del inicio de las pruebas, para excluir la infección por coronavirus.

Este aislamiento prolongado, comentó el responsable universitario, «afectó el estado psicológico de los participantes en la prueba». Durante la investigación hubo conflictos, aumentó el estrés emocional y hubo que recurrir a psicólogos para reducir la tensión surgida.

Actualmente, los dos grupos volverán a la vida normal en los próximos días 15 y 20 de julio, aunque tendrán que seguir sometiéndose a exámenes médicos para evaluar cómo se comporta su sistema inmunológico.

En Rusia este año, se espera el desarrollo de vacunas de tres instituciones, además de Gamaléi, trabajan en ello también el Centro Científico Estatal de Novosibirsk Véktor y el Instituto de Vacunas y Sueros FMBA de San Petersburgo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Yéssica Salazar

Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo. Con Máster en Gerencia y Tecnologías de la Información. Con infinito amor por el periodismo y los medios audiovisuales que me han permitido conocer nuevos senderos, diferentes y desconocidos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído