Es una hembra, tiene una edad cercana a los 50 años y su cuerpo está lleno de cicatrices

Este es ‘Deep Blue’, el tiburón blanco más colosal del mundo

Tremendo. Muchos lo habían intentado sin éxito.

‘Deep Blue’, el tiburón blanco más grande jamás filmado, ha vuelto a ser localizado cerca de las costas de Hawaii.

La famosa ‘Deep Blue’, una hembra que supera los seis metros de largo y rebasa los 50 años, es muy reconocible por las marcas y cicatrices que tiene en su piel.

En este último encuentro el tiburón más mediático del mundo, desde que fue grabado por Discovery en 2013 en México, fue fotografiado por los submarinistas Mark Mohler y George T. Probst.

La historia de Deep Blue

Esta hembra de tiburón blanco fue descubierta en el año 2013 en la zona de Baja California (Estados Unidos), y más tarde fue vista de nuevo en la costa de Isla Guadalupe (México), pero no se había vuelto a tener noticias sobre ella hasta este inicio de 2019.

Deep Blue es uno de los animales más fascinantes que se pueden ver en los océanos.

Se trata de una hembra de tiburón blanco que está considerada como el ejemplar más grande nunca visto, con más de seis metros de largo.

Pero su espectacular tamaño no es lo único que llama la atención de este animal, pues se sabe que tiene una edad cercana a los 50 años y su cuerpo está lleno de cicatrices, lo que la hace ser un especimen muy reconocible para los ojos entrenados.

EL PELIGRO DE LOS TIBURONES

Muchos opinan que la culpa fue de Spielberg y lo cierto es que su Tiburón (1975) generó un trauma a varias generaciones. Pero lo cierto es que, con su sonrisa irónica y esa actitud inquieta como de estar buscando algo, no caen bien. Las orcas –las llamadas ballenas asesinas– sí, pero los tiburones no.

Son, junto a las arañas y las serpientes, los animales que más miedo despiertan.

Este pánico irracional tiene hasta su propia patología, la selacofobia. Y eso que, a no ser que seas surfero en Australia y te confunda con una foca o un atún, o un pescador con arpón que le haga sentir amenazado, las posibilidades de que te coma un tiburón son menores de las que te caiga un satélite encima.

ESPECIE EN PELIGRO

La población de tiburones está reduciéndose de un modo alarmante. Los humanos matamos a unos 100 millones de tiburones al año y en la actualidad hay un 90% menos de escualos que hace 50 años.

Las causas de su desaparición son la sobreexplotación pesquera, la degradación de sus hábitats y la creciente demanda de sus aletas para hacer sopa de aleta de tiburón, considerada en Asia un manjar.

Para ello, algunos pescadores les cortan las aletas y los devuelven al mar mutilados, donde mueren.

Esta práctica atroz es conocida como shark finning.

Todo esto, combinado con sus bajas tasas de natalidad, les han hecho especialmente vulnerables a la extinción.

CURIOSIDADES

  • Hay más de 465 especies conocidas de tiburones y 143 de ellas están amenazadas, en uno u otro grado de vulnerabilidad.
    Entre esas 500 especies las hay de todos los tamaños, “pelajes” y estilos de vida. La mitad de las especies de tiburones miden alrededor de un metro de largo, pero hay algunas tan pequeñas como la palma de tu mano, como el tollo pigmeo espinudo, de solo 18 centímetros, y otras que pueden superar los 12 metros, como el tiburón ballena.
  • Hay tiburones con cabeza de martillo (la utilizan para apresar a las rayas en el fondo del mar), otros de sierra, también hay tiburones con piel de leopardo y otros de color rosa chicle (el tiburón duende). El tiburón galleta, sin embargo, no tiene forma de, sino que debe su nombre a las marcas que dea su mordida. Pero existen más especies de escualos de las que hoy conocemos. En julio de 2019 descubrieron en el golfo de México una nueva especie de tiburón diminuto, de solo 13,9 centímetros, que brilla en la oscuridad. Lo bautizaron como «tiburón de bolsillos americano –su nombre científico es Mollisquama mississippiensis–, por las dos cavidades o bolsillos que tiene cerca de las agallas donde produce un líquido luminiscente que, curiosamente le hace invisible y, a la vez, le sirve para atraer a sus presas.
  • Los tiburones se encuentran en casi todos los tipos de hábitats marinos, incluidos el polo ártico, los océanos abiertos, los arrecifes de coral, las profundidades abisales y los manglares.
    Además de un olfato finísimo, y de una línea lateral, situada a ambos costados del cuerpo, que capta movimientos y vibraciones ambientales, los tiburones tienen un sexto sentido: la electrorrecepción. Gracias a las Ampollas de Lorenzini, situadas en la cabeza, debajo de la piel, y conectadas a los poros de la superficie a través de pequeños tubos llenos de una especie de gelatina, los tiburones son capaces de detectar los campos eléctricos producen los otros animales al moverse y los cambios de temperatura.
  • La mayoría de los tiburones tienen una temperatura corporal fría, como la del agua en el que viven. Sin embargo, los grandes tiburones blancos son de sangre parcialmente caliente, lo que les permite moverse más rápido cuando cazan.
    Hay una posibilidad entre 3.748.067 de que te ataque y te mate un tiburón, según un cálculo elaborado por el doctor Blake Chapman, biólogo marino y autor del libro, Shark Attacks: Myths, Misunderstandings and Human Fear.
  • En 2009, la República de Palaos, en la Micronesia, fue el primer país en crear un santuario específico para los tiburones. Desde entonces, otros como Bahamas, Maldivas, Honduras, Tokelau (Nueva Zelanda), Dominica, las islas Marshall, las islas Samoa y Costa Rica –que declaró al Golfo Dulce como santuario del tiburón martillo– han imitado su ejemplo y ofrecen a los escualos aguas libre de amenazas humanas. En estos santuarios los derechos pesqueros están restringidos y regulados, se han prohibido determinadas modalidades de captura y de utensilios y hay penalizaciones para quien no cumpla las normas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído