En línea o en batería

Trucos para aparcar: aunque vayas muy borracho, nunca lo hagas así

Lo del vídeo es sólo un ejemplo, pavoroso, de lo que te puede pasar si perpetras la insensatez de ponerte al volante cargado de copas.

No es de eso de que vamos hoy, porque damos por supuesto que eres una persona responsable y que, como la inmensa mayoría, la prudencia te guía cuando coges el coche.

Dicho esto, subrayar que la maniobra de aparcamiento es una de las más repites cada día y también suele ser una de las que más dificultades presenta.

Aparcar es algo sencillo siempre y cuando tengas unas nociones básicas, sin embargo, puede resultar un suplicio, como nos explican desde Autofácil.

Recuerda cómo te enseñaron en la autoescuela, pero por si se te ha olvidado aquí van un par de consejos.

Lo primero es ser consciente del tamaño de tu coche y calcular bien si cabes o no en el hueco que pretendes. Es obvio, pero a muchos se les olvida.

APARCAMIENTO EN LINEA

  • 1.- Señaliza con el intermitente correspondiente el lado hacia el que vas a aparcar -por ejemplo, el derecho si vas a estacionar en la derecha- y sitúa el coche en paralelo al vehículo que está aparcado delante del hueco a una distancia aproximada de un metro y haciendo coincidir los espejos retrovisores.
  • 2.- Comienza a dar marcha atrás en línea recta y, cuando por la ventanilla trasera derecha veas la esquina trasera izquierda del otro coche (A), detente. Otras referencias válidas son hasta que el eje trasero de tu vehículo esté a la altura de la esquina del otro automóvil, o hasta que el morro de tu vehículo coincida con el retrovisor del otro coche. Entonces, gira toda la dirección a la derecha y vuelve dar marcha atrás hasta que por tu retrovisor izquierdo veas el faro delantero derecho del coche de atrás o hasta que tu retrovisor derecho coincida con la parte final del vehículo precedente (B). Detente de nuevo.
  • 3.- Ahora mismo, tu coche debería formar un ángulo de 45º con los que están estacionados (C). El siguiente paso es girar toda la dirección a la izquierda y dar marcha atrás para introducir el coche, pero vigila no colisionar con el vehículo de detrás. Por último, ´cuádralo´ para que quede más o menos a la misma distancia del coche de delante que del de detrás.

PROS: La visibilidad del conductor suele ser buena. No te dañarán la pintura si otros conductores abren las puertas sin cuidado.

CONTRAS: Es la modalidad de aparcamiento más lenta y complicada.l Otros conductores podrían dañarte los paragolpes. l Si usas el coche de atrás de referencia, sólo aparcarás bien si este último lo está también.

CONSEJOS

  • Procura no aparcar detrás de un coche con bola de remolque, ya que si el conductor te golpea con ella te dejará una buena marca.
  • Mejor no estaciones delante o detrás de un todo terreno: si te golpea, el daño será mucho mayor que si lo hace un turismo.
  • Procura evitar aparcar en huecos muy estrechos, pues tendrás más posibilidades de rozar los paragolpes o que te los rocen otros conductores.
  • Jamás dejes el coche con una rueda subida a la acera, pues puedes dañar los neumáticos y amortiguadores.
  • Al aparcar, no golpees fuerte el bordillo con las ruedas, ya que puedes ocasionar una rotura en la goma o el desalineado de la dirección.
  • Deja la dirección recta: es beneficioso para neumáticos, amortiguadores y transmisiones. Eso sí, por seguridad, si estacionas en una pendiente, deja las ruedas apuntando hacia el bordillo.

APARCAMIENTO EN BATERÍA

1.- Si, por ejemplo, vas a aparcar hacia la derecha, pon el intermitente derecho. Coloca tu coche en perpendicular a los que están aparcados, a una distancia aproximada de un metro, y alineando el final de tu parachoques trasero con el vehículo que quedará a tu derecha una vez estaciones (A).

2.- Gira toda la dirección a la derecha y retrocede vigilando que el retrovisor derecho de tu coche no golpee al vehículo estacionado (B).

3.- Con la dirección girada a la derecha, continúa dando marcha atrás mirando el retrovisor izquierdo para asegurarte de que no choques con el automóvil que hay en la izquierda (C). Por último, si es necesario, efectúa una última maniobra para que quede totalmente paralelo a los otros coches.
PROS: Se estaciona muy rápido. l No afecta que el tamaño de los otros coches ni sus accesorios -bola de remolque, etc.-.l Para aparcar bien, la referencia de otros coches tiene menos importancia.

CONTRAS: Te marcarán la pintura de las puertas si otros conductores las abren sin cuidado. l La visibilidad que tienes al maniobrar marcha atrás es limitada.

CONSEJOS

  • Aparca siempre ‘de culo’. Puede hacerse en una sola maniobra y, además, luego salir de la plaza de aparcamiento resulta más fácil y seguro porque dispondrás de una mayor visibilidad.
  • En la medida de lo posible, deja un hueco de al menos 80 cm entre coche y coche. Así hay menos probabilidades de que te golpeen al abrir las puertas.
  • Si puedes elegir, no estaciones junto a monovolúmenes: los niños son los que menos cuidado tienen al abrir las puertas.
  • Cuidado con rozar los bajos de los paragolpes o los tubos de escape contra los bordillos, pues se dañan muy fácilmente.
  • Si la plaza es estrecha y tienes que ceñirte bien a la línea pintada en el suelo -algo común en garajes-, puedes abrir un poco la puerta mientras estacionas para asegurarte de que lo aparcas bien.
  • Para evitar roces en el garaje, puedes poner protectores acolchados en las columnas colindantes o en la pared -desde 15 euros-.

APARCAMIENTO EN OBLICUO

  • 1.- Pon el intermitente hacia el lado al que vayas a aparcar. Si, por ejemplo, aparcas hacia la derecha, en el momento que tu retrovisor derecho llegue a la altura de la esquina trasera izquierda del coche que quedará a tu derecha, será el momento de girar.
  • 2.- Gira toda la dirección a la derecha y avanza observando por el retrovisor derecho que no rozas con el coche de al lado. Asimismo, vigila no rozar la esquina delantera izquierda de tu coche con el vehículo que quedará a tu izquierda.
  • 3.- Para sacar el coche, da marcha atrás en línea recta y gira toda la dirección a la derecha cuando el eje trasero de tu coche llegue a la esquina trasera del vehículo que tienes a la derecha.

PROS: Es el modo más sencillo para aparcar y también el más rápido. l No te afecta el tamaño de los otros coches ni sus accesorios -bola de remolque, etc.-. l No necesitas la referencia de otros coches para aparcar.

CONTRAS: Como se aparca de frente, luego al salir del estacionamiento la visibilidad es muy reducida, lo que conlleva peligro de colisión. l Te marcarán las puertas si otros conductores las abren sin cuidado.

CONSEJOS

  • En la medida de lo posible, deja un hueco de al menos 80 cm entre coche y coche. Así hay menos probabilidades de que te golpeen al abrir las puertas.
  • Si puedes elegir, no estaciones junto a monovolúmenes: los niños son los que menos cuidado tienen al abrir las puertas.
  • Cuidado con no golpear una rueda o los faldones contra los bordillos.

TODAS LAS OFERTAS

LA MEJOR SELECCIÓN DE OFERTAS ONLINE

Seleccionamos y organizamos miles de ofertas online para ti

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Expertos
VueltaRapidaGT

Con una larga experiencia en el mundo de las ondas, el equipo del programa Vuelta Rápida GT entra en Periodista Digital para atender a todas vuestras consultas relacionadas con el mundo del automóvil y la movilidad. Desde qué coche comprarte, a las limitaciones legislativas existentes. Incluso si tienes dudas deportivas. Desde aquí nos ponemos a tu disposición. Si tiene que ver con ruedas y un volante, ¡Te podemos contestar!

Lo más leído