Las Alcachofas y manera de prepararlas según el Libro escuela de cocina navarra «El Bosquecillo»

Alcachofa: Propia de los meses de invierno, la alcachofa es un vegetal fácil de combinar que se convierte en el complemento perfecto de miles de platos tanto por su sabor como por sus innumerables propiedades nutricionales.

Verdura originaria del norte de África, su nombre deriva de un vocablo árabe que alude al peculiar aspecto de los pétalos de los que está compuesta. Y es que sus múltiples hojas poseen la forma de miles de lenguas, lo que dio lugar a la palabra alcachofa, que significa «lengüetas de la tierra».

Su cultivo se realiza principalmente desde octubre hasta primavera. En cuanto a los lugares geográficos donde es posible encontrarla, la cuenca mediterránea atesora la mayor parte
de plantaciones de alcachofas, especialmente en las regiones de España, Italia, Francia y los países del Norte de África.

España puede presumir de ser uno de los países donde más se cultiva, en varias zonas geográficas que dan nombre a las diferentes variedades, y de ser el principal exportador de esta rica hortaliza.

Su tamaño y peso pueden variar según la tipología y no siempre son indicadores de la calidad del fruto, cuanto más gruesas y verdes sean sus hojas y su tallo, más suculenta, jugosa y sabrosa será su carne.

¿Para qué es buena la alcachofa?
Su virtud principal radica en su poder como diurético, por lo que es muy común que la alcachofa sea empleada en dietas hipocalóricas, así como en dolencias que requieren de una importante eliminación de líquidos, como es el caso de la artritis o gota, entre otras.

También actúa como protector del hígado y favorece la función biliar, por lo que es recomendable tomar alcachofa o el Jugo de sus hojas en caso de enfermedad hepática y para su posterior recuperación.

Por si todo lo anterior no fuera suficiente, es antidiabética, ya que tiene la capacidad de rebajar el nivel de azúcar en sangre, y puede convertirse en una ayuda sana y muy natural para combatir los índices elevados de colesterol en sangre.

Además, disminuye la presión arterial, previene la arteriosclerosis y es de gran utilidad para la recuperación de algunos accidentes cardiovasculares como el infarto de miocardio o la angina de pecho.

MANERA DE PREPARAR Y COCER LAS ALCACHOFAS

Las alcachofas se preparan cortando el tronco al ras, quitando lo más duro de las hojas. Se tornean dejándolas blancas y todo lo que sobra se pone en recipiente hondo con agua y limón.
Se les cortan las puntas (se reservan), se les hace un corte plano en la base para que se sostengan y con un vaciador se les quita el centro, de manera que queden como un recipiente.

Una vez preparadas se ponen en cacerola cubiertas con agua fria, sal, 1/2 limón sin corteza, 6 granos de pimienta blanca y negra rotos, una ramita de tomillo y una hoja de laurel.

Se añade 2 o 3 cucharadas de aceite, se tapa con un papel blanco y se ponen a fuego moderado, con la cacerola tapada, hasta que estén tiernas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Mª Rosario Aldaz Donamaría

Mª Rosario Aldaz Donamaría, profesora de cocina y repostería, autora libro escuela de cocina navarra "El Bosquecillo" y abierta a cualquier sugerencia, opinión o comentario.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído