THE RED'S KITCHEN

Bacalao Dorado o el famoso y socorrido ‘bacalhau à brás’ portugués

Manteniendo la tradición familiar de recibir y agasajar a  la familia y amigos con una cocina casera y cuidada,  y animada por mis amigas a poner en marcha este proyecto: ¡aquí estoy con The Red's Kitchen!

Bacalao Dorado o el famoso y socorrido 'bacalhau à brás' portugués
Bacalao dorado. PD

Si España y Portugal unen sus destinos en un sólo Estado -la Unión Ibérica-, lo que no es ninguna tontería, además de fijar la capital en Lisboa tendrá que adoptar el famoso y alabado ‘bacalhau à brás’ como plato nacional al lado de la paella valenciana.

La cocina portuguesa tiene cientos de recetas en las que el bacalao es protagonista.

Una de las más populares es el bacalhau à brás, conocido en español como bacalao dorado.

Cuentan que su origen reside cerca de Badajoz, en Elvas, villa fronteriza.

Al parecer unos viajeros españoles llegaron al anochecer a una posada lusa, que ya había cerrado su cocina.

Los españoles, famélicos, imploraron al posadero que, por favor, les cocinara algo.

El tipo, hombre de recursos, se fue a la cocina y descubrío apenado que solo disponía de sobras: unos trozos de bacalao, patatas fritas, huevos y cebollas.

No se arredró y decidió mezclar con talento y mucho instinto todo eso.

Y, ¿cuál fue el resultado? Uno de los platos más deliciosos del mundo.

INGREDIENTES

  • 500 g. de migas de bacalao salado (100 g. por comensal)
  • 8 huevos grandes
  • 1 cebolla grande
  • 4 patatas grandes especial fritura
  • Sal (sólo un poquito) y pimienta negra recién molida (al gusto)
  • Perejil fresco recién picado (para decorar)
  • 50 g. de aceitunas negras sin hueso (para decorar)
  • Aceite de oliva virgen extra (para el revuelto y la fritura de las patatas)
  • Opcional: un diente de ajo para el revuelto y unos aros de cebolla cruda para la decoración final

EL PRODUCTO

Así como no aconsejo utilizar patatas paja de bolsa y ahorrarnos entre 10 y 15 minutos, creo que conviene usar bacalao congelado. Los lomos, limpios, ya desalados, sin espinas y perfectos para desmigar una vez descongelados están a menos de 20 euros el kilo, con lo que el ingrediente principal de este plato para cinco personas te saldrá por menos de 10 euros.

PREPARACIÓN

  • Se pone agua a hervir y cuando está a punto, se echan el bacalao y se mantiene ahí 2 minutos, sin dejar que burbujee.
  • Se saca el bacalao y se pone a escurrir.
  • Se le quita la fiel, que sale muy fácil y se desmenuza, poniendo mucha atención a que no se nos cuele una espina (el bacaloDesmenuzaremos las migas de bacalao un poco más, lo mejor es que nos queden trozos pequeñitos.
    Dejamos las migas escurriendo en un cuenco.
  • Troceamos la cebolla muy fina y la pochamos en un poquito de aceite de oliva virgen extra en una sartén amplia.
  • Cuando esté lista añadimos las migas de bacalao que tenemos reservado y rehogamos todo unos 2 minutos.
  • Retiramos de la sartén ya que vamos a emplearla para hacer las patatas.
  • Pelamos las patatas, lavamos y secamos.
  • Las rallamos con una mandolina, eligiendo el tipo paja, que es el más fino y si no tenemos ese instrumento, las cortamos a cuchillo, en trozos alargados y muy finitos, tanto como se pueda.
  • En un bol amplio batimos los huevos y reservamos.
  • Pelamos las patatas, lavamos y secamos. Las rallaremos con una mandolina, este utensilio suele traer varios tipos de corte de patata, el tipo paja es el más fino.
  • Freímos las patatas en abundante aceite de oliva virgen extra hasta que nos queden doradas y crujientes.
  • Retiramos las patatas a un plato con papel absorbente.
  • Quitamos el aceite de la sartén y dejamos un poquito sólo para que no se nos pegue el revuelto.
  • Añadimos el bacalao, la cebolla, las patatas paja y echamos encima el huevo batido.
  • Ahora toca remover, con fuego medio y dos cucharas de madera, suavemente durante 2-3 minutos hasta cuajar el revuelto, dandole el punto que más guste el personal.

PRESENTACIÓN

  • Sacamos todo a una fuente
  • Picamos el perejil y lo echamos por encima, junto con las aceitunas, enteras o partidas pero sin hueso.
  • Disponemos el revuelto sobre la fuente o plato grande en la que lo vamos a servir.

Y antes de que se enfríe, a comer.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído