MUNDO CRUEL

La trágica muerte del enamorado que se ahogó cuando le proponía matrimonio a su novia bajo el agua

Del amor a la muerte. De la felicidad al duelo.

Una pedida de mano acabó en espantosa tragedia. La abogada Kenesha Antoine y su novio, el estadounidense Steven Weber disfrutaban de unas vacaciones de ensueño en Tanzania cuando se hospedaban en una cabaña de madera parcialmente sumergida.

Ella descansaba en el dormitorio del apartamento contemplando el cristal, hasta que fue sorprendida por Steven, que se apareció con una careta de buceo, aletas y desprovisto de un equipo de oxígeno.

El joven americano desplegó un papel escrito a mano:

 «¿Puedes por favor ser mi esposa? ¿Quieres casarte conmigo?”.

Eso fue lo que leyó Kenesha cuya reacción fue de una alegría absoluta en ese instante.

Mientras grababa la escena con el celular, Steven sacó de su bolsillo una pequeña caja con el anillo.

Kenesha Antoine y Steven Weber.

Era un episodio excepcional en la vida de ambos, Kenesha no paraba de reír y detrás del cristal dio tres sí, sin que Steven pudiera escuchar la respuesta a su pedida de mano.

Pero algo andaba mal. Steve nunca salió de allí con vida.

La novia de Steven Weber grabó su romántica petición de matrimonio bajo el agua protagonizada en isla Pemba, Tanzania.

Según la BBC, El Manta Resort explicó en un comunicado que Weber «se ahogó trágicamente mientras buceaba solo afuera de la sala submarina» el jueves por la tarde.

«Te voy a encontrar y casarme contigo en la próxima vida, y la próxima, y la próxima, y la próxima… Te quiero mucho, y siempre lo haré».

No puedo contener la respiración lo suficiente como para decirte todo lo que amo de ti, escribió Weber en su nota.

Ese es el tierno mensaje en Facebook que dedicó a su pareja, Kenesha Antoine:

There are no words adequate enough to honor the beautiful soul that is Steven Weber, Jr. You were a bright light to…

Publicada por Kenesha Antoine en Viernes, 20 de septiembre de 2019

En un conmovedor post en su cuenta de Facebook, la joven dijo que su novio «nunca llegó a escuchar su respuesta» a la propuesta, que habría sido «sí, un millón de veces».

«Nunca pudimos abrazarnos y celebrar el comienzo del resto de nuestras vidas juntos, ya que el mejor día de nuestras vidas se convirtió en el peor, en el giro más cruel del destino que se pueda imaginar».

«Trataré de consolarme con el hecho de que disfrutamos de las experiencias más increíbles estos últimos días que estaban en nuestra lista de cosas por hacer, y de que ambos estábamos tan felices en nuestros últimos momentos juntos».

La habitación sumergida del Manta Resort cuesta US$1.700 la noche.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído