VENEZUELA ES EL PAÍS CON LA MAYOR RESERVA PROBADA DE PETRÓLEO EN EL MUNDO

La crisis del coronavirus en Venezuela: personal sanitario retenido por horas debido a la escasez de gasolina

El régimen chavista responsabiliza al imperio norteamericano por la escasez, pero los expertos apuntan a la corrupción y una nefasta gestión

La crisis del coronavirus en Venezuela: personal sanitario retenido por horas debido a la escasez de gasolina
Médicos venezolanos afectados por la falta de gasolina y las largas filas para repostar.

El sistema sanitario venezolano, ya de por sí colapsado y con graves carencias, ahora tiene un nuevo problema para hacer frente a la pandemia del COVID-19 y cualquier enfermedad, la escasez de gasolina.

Los médicos y el resto de personal sanitario está perdiendo una gran cantidad de horas para poder trasladarse a sus trabajos, la necesidad de repostar combustible los deja atascados en enormes filas y en algunas ocasiones sin poder ir su lugar de trabajo en toda la jornada.

La crítica situación de la industria petrolera como resultado de la corruptela chavista ha dejado al país expuesto, y lo que se suma el efecto de las sanciones de Estados Unidos por la relación de la cúpula chavista con el narcotráfico y las violaciones de derechos humanos.

A pesar que el régimen dictatorial ha prometido a los médicos y otros trabajadores del sector un acceso preferencial en las gasolineras, los profesionales de la salud hacen colas desde la medianoche para llenar sus tanques, y a veces no lo consiguen pese a las horas de espera.

«Si no estamos de guardia, estamos trasnochados para hacer la cola y probar suerte para ver si podemos comprar gasolina», dijo a Infobae María Fernanda Martínez, 24 años, médico en una clínica municipal que llegó a la estación de servicio a las 4:30 am del pasado martes.

“Tengo algunos compañeros de trabajo que no han podido llegar a sus guardias y es necesario el personal para atender a todos los que llegan, son bastantes”, agregó mientras esperaba sentada en su vehículo.

Martínez tuvo que pasar por un puesto de control policial para entrar a la gasolinera, que solo permite el paso a los trabajadores de las áreas de alimentación y salud así como a algunos funcionarios de la dictadura.

El Ministerio de Información no respondió de inmediato a una petición de comentario del periódico antes mencionado, pero el pasado sábado 4 de abril de 2020, el diputado de la Asamblea Nacional liderada por la oposición, José Manuel Olivares, denunció que más del 60% del personal médico que hace vida en el país no han podido ir al hospital por la escasez de combustible.

«62% de nuestros equipos de salud no ha podido ir al hospital porque no tiene gasolina par trasladarse. 84% de nuestros equipos de salud (médicos, enfermeras, camareros, camilleros) no ha podido colocar gasolina», expresó durante una rueda de prensa transmitida vía Internet.

Aseguró que de este último grupo, 70% ha tenido que faltar hasta un día a su trabajo, mientras que el 60% pasa entre 8 y 20 horas para surtir sus vehículos con gasolina.

Esto sucede en un país que ha reportado 165 casos coronavirus y siete fallecidos por la enfermedad, según información oficial, pero que corre enormes riesgos de empeorar.

La razón de la escasez

Según un comunicado del régimen chavista, la culpa de todo la tiene el «perverso plan de bloqueo naval de Estados Unidos», por impedir el suministro de insumos necesarios para la producción del combustible. Sin embargo, en el país se conoce que es un problema de larga data.

Con una política que llamaron la socialización de PDVSA, iniciada por Hugo Chávez y continuada por Nicolás Maduro, la corporación comenzó a meterse en todo tipo de asuntos económicos y sociales, contratando a los afines y despidiendo a los que no lo eran, con esto, y por supuesto una inmensa corrupción, la industria petrolera venezolana se fue en caída libre.

Así lo señalan los expertos, que recuerdan que la petrolera estatal

sufre los efectos de años de mala gestión, falta de inversión y corrupción.

Antonio de la Cruz, experto de Inter American Trends, le dijo a BBC que «los parques de refinería del país colapsaron y la producción nacional de gasolina es hoy muy baja».

«Aunque llegaron a producir más de un millón de barriles de gasolina diarios, los parques están hoy trabajando a un 10 o un 15% de su capacidad», indica.

Pero entonces, se desató lo que Francisco Monaldi, analista de Política Energética del Baker Institute, describe como una «tormenta perfecta para Venezuela».

En febrero, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos sancionó a Rosneft Trading, la filial de Rosneft que había estado colocando en el mercado gran parte de la producción de crudo venezolano. Esa vía para sortear las sanciones quedó entonces cerrada.

Pese a que se conoce que Venezuela es el país con las mayores reservas probadas de crudo del mundo, las filas de clientes son enormes, en oportunidades superan el kilómetro, en las pocas gasolineras que funcionan o que tienen el ahora vital líquido, todo esto, mientras el dictador Nicolás Maduro decretó una cuarentena nacional el pasado 17 de marzo para enfrentar al coronavirus.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído