El blog de Otramotro

Ángel Sáez García

No te costará Dios y ayuda hacerlo

NO TE COSTARÁ DIOS Y AYUDA HACERLO

Dilecta Pilar:

Un aristarco (hembra o varón), crítico cabal, comenta lo bueno y lo malo que advierte en la obra realizada por un autor (ella o él). Para mí es más gratificante hacer lo primero, claro; pero asumo que debo coronar también lo segundo, si pretendo ser justo (que es a lo que aspiro), aunque el asunto tenga que ver con el clero (y con más razón aún cuando el representante de este, en el caso que nos ocupa, merece, amén de la condena que determine el fallo del juez o tribunal competente, un baño completo de cloro).

Has hecho lo oportuno, reírte. Qué bien nos sienta a todos culminarlo, cuando nadie resulta menoscabado en su dignidad por ello.

Sé humana contigo. Al menos, no seas inhumana; procura humanizarte, que es humanizar con arte. Barrunto que lo harás así (por esta sencilla razón de peso, porque lo vienes coronando desde ni se sabe cuánto tiempo; y si el hombre, hembra o varón, es un animal de costumbres, verdad que nadie ha puesto todavía en duda, pues no te costará Dios y ayuda seguir haciendo lo que sueles culminar, sin aparente esfuerzo, echando mano del arte y de la humanidad, que te son tan comunes o frecuentes).

Me escribes (eso sí, ejerciendo de una alumna aventajada de Baltasar Gracián, de modo conciso), aunque no seas consciente de ello, sin haber terminado tu labor. Haces lo que puedes. Ni tú puedes obligarte a más, ni este menda exigirte ídem.

He visto a (y, lo que es peor, he oído cómo argumentaba) Carme Forcadell en el TS. Así que a nadie puede extrañarle que servidor haya escrito que el procés ha sido una soberana tomadura (no “tomablanda”) de pelo (y un bodrio, como sostienes tú). Hace falta tener cuajo para intentar pasar por axioma incontrovertible lo que solo es un mero sofisma.

Está claro que querer es poder (en numerosas ocasiones es así, pero en otras no).

No es mala voz, humanismo. ¡Ánimo! ¡Adelante!

La mejor forma de contestarte es con lo que acabo de trenzar. Así arranca el tercer párrafo de un artículo de dos folios que estoy urdiendo: “Lo que a mí me constaba (y abundaba con ellos en dicho criterio) es que la gente de a pie está ahíta de la política y de los políticos (por ser manifiestamente mejorable la manera de ejercer la primera y nefastos los segundos; motivo por el que servidor volverá a votar en las generales en blanco). El empacho de buena parte de la ciudadanía, ante los desmanes interminables y las salidas de pie de banco sin cuento de los políticos profesionales (ellas y ellos) de las diversas formaciones en torno a las cuales los susodichos se agrupan, es un hecho que no se puede refutar o negar”.

Otro (de tu amigo Otramotro, por ser como eres —puedes poner tú, a continuación, los adjetivos que yo he decidido dejar en el tintero para no sonrojarte—).

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Ángel Sáez García

Ángel Sáez García (Tudela, 30 de marzo de 1962), comenzó a estudiar Medicina, pero terminó licenciándose en Filosofía y Letras (Filología Hispánica), por la Universidad de Zaragoza.

Lo más leído