El 'sacrificio' del viejo Rey no aplacará la cacería impulsada por PSOE y Podemos

Felipe VI fuerza el exilio de Juan Carlos acosado por PSOE y Podemos, pero eso no aplacará la ‘cacería’

Pensado y decidido para construir alrededor de la Corona un cortafuegos, el 'destierro' de Juan Carlos deja a Felipe VI solo y en situación de creciente aislamiento

Felipe VI fuerza el exilio de Juan Carlos acosado por PSOE y Podemos, pero eso no aplacará la 'cacería'
Felipe VI y Juan Carlos I PD

Felipe VI ha tomado una de sus decisiones más difíciles: forzar el exilio de su propio padre, Juan Carlos I.

Como apunta con su perspicacia habitual Ignacio Camacho, este 4 de agosto de 2020 en ABC’, era una medida irremediable que difícilmente servirá de remedio.

Si acaso, como una forma de comprar tiempo, una tregua para facilitar a la Corona, como dice el comunicado oficial, un cierto sosiego. Pero el exilio, que de eso se trata, no detendrá la montería política porque la pieza que los cazadores quieren cobrar no es el Rey Emérito. Y tampoco va a colar que se trata de una decisión propia porque el Gobierno PSOE-Podemos se ha encargado de difundir sus presiones a los cuatro vientos.

Es un desahucio que el propio Gabinete y su jefe, el siempre oportunista Pedro Sánchez han vinculado, con inaceptable frivolidad, a su necesidad de aplacar a los socios republicanos en la negociación de los presupuestos.

Pensado y decidido para construir alrededor de la Corona un cortafuegos, el ‘destierro’ de Juan Carlos deja a Felipe VI solo y en situación de creciente aislamiento.

La presión ejercida por el Gobierno demuestra que el Rey no tiene ahora mismo el control completo de sus tiempos

UNA DECISIÓN TREMENDA

El Rey Emérito comunicó a su hijo y el resto de Casa Real su decisión de trasladar su residencia fuera de España.

La decisión llega tras los escándalos por sus negocios opacos, así como por la persecución de la izquierda y extrema izquierda contra la Monarquía a través de Juan Carlos I.

En un comunicado de la Casa del Rey se comunica la carta enviada por Juan Carlos I al monarca:

«Con el mismo afán de servicio a España que inspiró mi reinado y ante la repercusión pública que están generando ciertos acontecimientos pasados de mi vida privada deseo manifestarte mi más absoluta disponibilidad para contribuir y facilitar el ejercicio de tus funciones, desde la tranquilidad y sosiego que requiere tu alta responsabilidad. Mi legado y mi propia dignidad como persona, así me lo exigen».

«Hace un año te expresé mi voluntad y deseo de dejar de desarrollar actividades institucionales. Ahora, guiado por el convencimiento de prestar el  mejor servicio a los españoles, a sus instituciones y a ti como Rey te comunico mi meditada decisión de trasladarme, en estos momentos, fuera de España».

«Una decisión que tomo con profundo sentimiento, pero con gran serenidad. He sido Rey de España durante casi cuarenta años, y durante todos ellos, siempre he querido lo mejor para España y para la Corona».

«Con mi lealtad de siempre, con el cariño y afecto de siempre, tu padre», finaliza la misiva.

La Polémica

El exilio de Juan Carlos se produce tras las informaciones relativas a sus negocios privados, al que investiga la justicia por haber cobrado supuestamente comisiones por interceder en el contrato del AVE a La Meca.

El pasado mes de marzo, Felipe VI renunció a la herencia de Juan Carlos I, al que retiró además la asignación pública del Presupuesto de la Casa del Rey, que en los últimos años superó los 194.000 euros.

En España, la Fiscalía del Tribunal Supremo asumió la investigación que dirigía Anticorrupción sobre el presunto cobro de comisiones para la adjudicación en 2011 del AVE a La Meca al comprobar que podría estar involucrado el rey emérito, que es aforado y cuya inviolabilidad hasta que dejó de ser rey en 2014 impide que se le pueda investigar por hechos ocurridos durante su mandato, aunque sí posteriores.

Acoso a Casa Real

El ataque contra Casa Real se está orquestando desde Moncloa.

Las discrepancias entre la Monarquía y el Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias son cada día más evidentes.

Desde Podemos están presionando para desprestigiar la imagen de la familia real y forzar a un referéndum entre monarquía y república.

Una ‘cruzada’ que, de cara al público, no estaría apoyando al PSOE, ya que cuenta con su propio ‘plan B’: un ataque por dos frentes distintos.

El periodista de VozPópuli, Luca Costantini, desveló que Pablo Iglesias ya ha recibido la advertencia de La Moncloa. “Puedes atacar a Juan Carlos, pero olvida a Felipe VI”, indicó según fuentes del partido morado.

“Sánchez y su equipo decidieron cabalgar (y promover) la publicación de informaciones polémicas sobre el rey emérito para apagar la cuestión judicial de Podemos y quitar los focos de una difícil negociación en el Consejo Europeo cuyo resultado era imprevisible”, explica el citado medio.

Podemos quedaría, por ende, al frente de los ataques, presiones y persecución del Rey Emérito. Sin embargo, el PSOE iría directamente a por Felipe VI.

El plan del PSOE

A mediados de junio, Luis María Anson ‘desveló’ el gran plan del PSOE para destruir a Casa Real: “Plantear una crisis constituyente y presentar a la nación una nueva Constitución”.

A través del artículo titulado ‘Crisis Constituyente’, el periodista adelanta que uno de los objetivos es acabar con la Monarquía, lo que situaría a Pedro Sánchez en la historia como el primer presidente de la III República.

“La operación ha sido inteligentemente meditada. No se trata de someter al pueblo español a un trágala de golpe. No. Se trata de ir desmontando poco a poco la España de la Transición para establecer la nueva normalidad al gusto del Frente Popular que nos gobierna”, denuncia.

El planteamiento de Anson surge de las polémicas declaraciones del ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, quien afirmó durante su intervención en el pleno del Congreso de los Diputados que España se encuentra en medio de una «crisis constituyente».

Unas palabras que, posteriormente, fueron desmentidas en una entrevista por la ministra de Defensa, Margarita Robles.

La socialista indicó que la Carta Magna es «una de las grandes apuestas» que se hizo durante la Transición y que «ha permitido que España sea un modelo» para el resto de democracias.

Sin embargo, la técnica puede responder a los ‘falsos positivos’ que también implementó el régimen de Hugo Chávez para tantear a la población sobre cómo reaccionarían ante un posible referéndum constitucional.

Más aún, cuando en las últimas semanas Podemos se ha encargado de realizar presuntas encuestas sobre la aceptación de la Monarquía y divulgarlas a través de su panfleto oficial: ‘La Última Hora’.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído