El 18 y el 19 de febrero de 2020 se puso sobre la mesa que España tenía carencias graves de medios para luchar contra el Covid-19

El ‘experto’ Fernando Simón desoyó las alertas de Francia y Alemania en una cumbre europea

El epidemiólogo, contraviniendo los preceptos de la Organización Mundial de la Salud, apostaba más por el aislamiento de los posibles infectados que por hacer tests

El 'experto' Fernando Simón desoyó las alertas de Francia y Alemania en una cumbre europea

Si existieran, como sucede en Estados Unidos con los ‘Anti Óscar‘ a las peores películas, unos galardones ‘Anti Premios Nóbel‘, Fernando Simón sería acreedor a alguno de ellos después de comprobar el papelón que ha perpetrado durante la gestión de la crisis del coronavirus.

El director del Centro Coordinador de Alertas y Emergencias Sanitarias supo prácticamente un mes antes de que Pedro Sánchez decretase el estado de alarma en España por mor de la pandemia que la situación en el ámbito de la Unión Europea era de un riesgo elevado.

Sin embargo, a pesar de las advertencias recibidas en un foro comunitario, este epidemiólogo optó por hacerse un ‘Goya‘ o un ‘Beethoven‘ y hacer oídos sordos a los avisos recibidos para que España se pertrechase como era menester.

Simón, según relata con todo lujo de detalles este 20 de mayo de 2020 el periódico El Mundo, se vino de un encuentro del Foro Asesor del Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades, celebrado en Estocolmo, en Suecia, los días 18 y 19 de febrero de 2020, con un severo aviso bajo el brazo de que existía una honda preocupación por el avance del Covid-19 y especialmente por la carencia de medios de protección, entre los que estaba España.

Sin embargo, a pesar de este dato, el propio director del Centro Coordinador fue capaz de soltar en la habitual rueda de prensa para informar sobre la evolución del virus en nuestra país que nunca subestimó el riesgo de esa enfermedad.

Dos de los países con más peso en la Unión Europea, Francia y Alemania, dejaron claro, a través de sus representantes en materia de salud, que la evolución del coronavirus no invitaba precisamente al optimismo y que los países del entorno europeo debían prepararse adecuadamente.

Los franceses fueron de los más insistentes en señalar que la UE atravesaría el escenario más desfavorable, el de la transmisión masiva, que impactaría con graves consecuencias en los sistemas de salud es el más probable.

Por su parte, los alemanes pusieron sobre la mesa los problemas que ya había en febrero de 2020 para poder adquirir equipos de protección individual y las dificultades para poder fabricarlos, algo a lo que también se adhirió Holanda.

Es más, mientras por esa época en Alemania ya se habían realizado más de 1.000 tests para detectar posibiles positivos por coronavirus, en España sólo se habían realizado 60. Y eso que en nuestro país ya se habían producido dos casos.

Pero para Simón lo relevante no era el número de pruebas que se realizasen, sino que la clave era aislar a las personas infectadas. Según su particular criterio por aquellos ya lejanos días de febrero de 2020:

Las personas testadas están siendo estigmatizadas.

En cuanto al tema de las compras de los equipos necesarios, así como del material, para luchar contra la pandemia, el Ministerio del ‘filósofo’ Salvador Illa no empezó a mover un dedo hasta el 2 de marzo de 2020 y en realidad no empezó con las adquisiciones masivas hasta el 25 de marzo de 2020, cuando la pandemia empezaba a dejar cifras en torno a los 800 muertos diarios.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído