El socialista Alberto Gómez exigió a las autoridades que acaben con las manifestaciones en contra el líder de VOX

Un Iglesias empachado de ‘jarabe democrático’ usa al alcalde de Galapagar para frenar las protestas en su chalet

Tras fracasar con el uso de las fuerzas de seguridad y judiciales, ahora apelan a la autoridad local para acallar las críticas

Un Iglesias empachado de 'jarabe democrático' usa al alcalde de Galapagar para frenar las protestas en su chalet
Irene Montero y Pablo Iglesias en su chalet PD

Pablo Iglesias está empachado de tanto ‘jarabe democrático’

El líder de Podemos mandó al alcalde de Galapagar, el socialista Alberto Gómez, como su último intento por frenar las protestas en las inmediaciones de su costoso chalet.

El Ayuntamiento de Galapagar solicitó a las autoridades que finalicen con las protestas al vicepresidente segundo y su pareja, Irene Montero.

El alcalde del PSOE, que gobierna con Ciudadanos, adoptó el discurso de Iglesias y tildó de “acoso” las manifestaciones y caceroladas de los ciudadanos indignados con el líder de Podemos.

A través de un manifiesto, leído en dependencias municipales, el socialista solicitó a los habitantes de la localidad que acuden a la urbanización La Navata que, por la convivencia en Galapagar, “cesen de personarse en dicha localización”.

Irónicamente, y consciente de que los vecinos están en su derecho, afirmó que el Gobierno local “defiende la libertad de expresión y de manifestación”.

Al manifiesto se suman los grupos municipales PSOE, Ciudadanos, Unidas por Galapagar (Podemos e IU) y Más Madrid Galapagar, y los vecinos de la Comunidad de Propietarios de Riomonte. Sin embargo, no se sumaron ni el PP de Galapagar ni VOX.

Es importante recordar que el vicepresidente segundo ya intentó acabar con la protesta con el uso de las Fuerzas del Estado y sanciones a los vecinos, así como con denuncias por un presunto delito de acoso que no prosperaron.

Por qué quieren transformar los escraches en «acoso»

Podemos está anheloso por transformar los ‘escraches’ al lujoso chalet de Pablo Iglesias en “acoso”.

Tras meses de manifestaciones contra el vicepresidente segundo en las inmediaciones de su lujosa propiedad en Galapagar, desde Podemos están moviendo ficha para utilizar a la Justicia para acabar con el ‘jarabe democrático’.

El partido de Pablo Iglesias necesita que los ‘escraches’ al chalet sean tipificados como “acoso”.

¿El motivo?, convertir una protesta y ejercicio de la libertad de expresión (como son las manifestaciones pacíficas) en un delito que es castigado con una pena de prisión de entre 3 meses y dos años o una multa de 6 a 24 meses.

Una estrategia que ‘estreno’, aunque sin éxito, Irene Montero a través de su denuncia por acoso a la concejal de VOX en Galapagar, Cristina Gómez Carvajal.

La ministra de Igualdad la demandó por acoso, debido a que participó en las caceroladas a las puertas del lujoso chalet de Galapagar. Tras una sesión judicial el pasado 10 de julio, la titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 dictó el sobreseimiento provisional del caso.

La Justicia no dio la razón a Montero, quien afirmó que Gómez Carvajal cometió un supuestos delitos “coacciones” y “acoso diario en su domicilio y redes sociales” por acudir a las manifestaciones diarias realizadas frente a la lujosa vivienda de Iglesias y Montero.

La juez, que escuchó los alegatos de Montero a través de videoconferencia, consideró que la Edil de VOX estaba haciendo ejercicio de su libertad de expresión y de su derecho a la protesta pacífica.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído