¿En qué manos están los estudiantes españoles? La disparatada tesis de Pablo Iglesias sobre el golpe del 23-F

FUE DURANTE UNA CONFERENCIA EN 2012 EN LA UNIVERSIDAD DE VALENCIA

La ‘Historia de España’ según Pablo Iglesias: «El Golpe de Estado del 23-F no fracasó»

"La previsible victoria de Felipe González es la base del autogolpe"

Es para hacérselo mirar.

Que alguien como Pablo Iglesias, a la sazón hoy vicepresidente segundo del Gobierno de España, filosofara hace casi una década, en 2012, ante los estudiantes de la Universidad de Valencia en torno a la idea de que la intentona golpista del 23-F de 1981 no fue un fracaso es para preocuparse hondamente.

Habrá padres que ahora observen con preocupación a sus hijos si han tenido la desdicha de caer en manos de un energúmeno de esta talla y al que Pedro Sánchez ha abierto las puertas de su Gobierno para que entre el podemita junto a su mujer, Irene Montero, (y, de paso, la niñera).

Según el razonamiento del hoy líder de Unidas Podemos, esto es lo que pensaba en realidad sobre el resultado del 23-F:

Para empezar, hablar de ‘fracaso del golpe’ es una cosa que no se sostiene. Si hacemos un análisis histórico de lo que pretendían los golpistas y lo que en buena medida consiguieron.

Lo importante es si podemos hablar de autogolpe. No se puede hablar de golpe de Estado cuando los periodistas, los dueños del poder económico, los dueños de las empresas, los principales partidos y el Jefe del Estado están todos detrás. No se puede hablar de conspiración porque esta, por definición, la protagonizan unos pocos. Lo que hay es un autogolpe.

La tesis de Iglesias es que el 23-F es un golpe que sí triunfó. El objetivo no era el imposible golpe de Estado protagonizado por los guardias civiles de Tejero. El objetivo era la entrada de España en la OTAN, que Calvo Sotelo llevó a cabo a hurtadillas mientras el resto del país estaba todavía reponiéndose del golpe.

Se sigue señalando a los actores secundarios como Tejero, pero se nos oculta el auténtico golpe de mano, aquel destinado a cercenar la política neutralista de Suárez; se redimensiona la figura del Rey, pero nadie menciona al director de orquesta.

¿Es acaso pensable que un golpe de timón a la política española sucediera sin la intervención decisiva de la superpotencia estadounidense? ¿Dónde estaban los «autores intelectuales» del 23-F… en oscuros cuarteles de Madrid, o en lujosos despachos de Washington? Sin embargo, se mantiene oculto a cualquier precio la intervención norteamericana en el 23-F porque esa misma intervención sigue existiendo, actuando y marcando el rumbo de la vida política española en la actualidad.

Y añadía que:

Lo que había era miedo y por eso los mismos sectores que habían tutelado una serie de transformaciones institucionales, temían que eso pudiera implicar un desarrollo no esperado de lo que estaba ocurriendo en este país. Y eso había que pararlo. Y había que pararlo poniendo a un militar al frente del Gobierno y recuperando ese poder como actor político de los militares, había que terminar con el Estado de las autonomías y con su desarollo.

E igualmente subrayaba que otro de los objetivos era asustar a la izquierda española, que aunque subiera al poder, tal y como ya se barruntaba a año y medio de las elecciones del 28 de octubre de 1982, no iba a poder hacer lo que quisiera:

Todo apunta que Felipe González va a ganar las elecciones y como estos pretendan que desde el Estado pueden hacer cualquier cosa, que llegar al Gobierno de un país implica mandar de verdad… entonces tendremos un problema. Esa es la base de un autogolpe.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído