CURIOSIDADES Y COSAS QUE NO DEBES HACER EN UN SAFARI

El guía se pasa de listo y casi la palma por seguir a unos leones escondidos en la maleza

En el sudafricano parque nacional Kruger, un guía de safari casi se convierte en alimento de una manada de leones al no fijarse en que las huellas que seguía le llevaban directamente hacia los felinos.

En un video, se aprecia a Steve Faulconbridge bajarse de un vehículo para rastrear las huellas encontradas en el camino.

Los leones descansaban a pocos metros camuflados entre la hierba seca, por lo que el guía no se fijó en su presencia.

Tanto Faulconbridge como los felinos se sorprendieron por el encuentro, y Steve tuvo que retroceder lentamente para tratar de no empeorar la incómoda situación en la que se encontraba.

«Nunca se sabe lo que se esconde entre la hierba alta», señala SafariLIVE en la descripción del video.

CURIOSIDADES Y COSAS QUE NO DEBES HACER EN UN SAFARI

  • 1. Criticar al guía por no ver animales
    África no es un zoo, los animales viven en total libertad dentro de los parques nacionales y las reservas protegidas y nadie puede asegurarte que verás leones, elefantes o leopardos ─por muy grande que sea su población. Los guías son experimentados profesionales capaces de rastrear a cualquier animal y siempre intentarán que puedas avistar el mayor número de especies posible.
  • 2. Buscar siempre la mejor foto
    No todo vale para sacar una foto. Un selfie cercano a ciertos animales puede irritarles y espantarles mientras que salir del vehículo para capturar un primer plano de un guepardo puede ser mortal. Es importante ser consciente de los peligros de la sabana y, en caso de estar muy interesado en la fotografía, apostar por un auténtico safari fotográfico.
  • El safari fotográfico es una de las opciones favoritas de los visitantes. Crédito de foto: Londolozi
    3. Creer que en África siempre hace calor
    Este es un mito que es necesario desterrar. El tiempo en África ─al igual que en el resto de continentes─ dependerá de la zona que visites y la época del año en el que lo hagas. Los safaris suelen efectuarse durante las primeras horas del día, momento en el que las temperaturas son bajas.
  • 4. Vestirte como un explorador del siglo XIX
    Puede que te veas tentado de comprarte un gorro de explorador, hacerte con pantalones y camisas que nunca más utilizarás y calzarte unas botas para caminar por los más duros caminos de la selva. Si bien hay ciertos consejos estilísticos que seguir en un safari, no te obsesiones: ni necesitas una maleta repleta de ropa ni tendrás que hacer unas compras pre safari.
  • 5. Pensarte que estás en tu casa
    Por mucho que te alojes en campamentos y complejos de lujo, apenas vivirás unos días entre árboles, ríos y lagos. El territorio es el hogar de la vida salvaje de la región, a ellos les pertenece y serás tú el que deberá adaptarse a este entorno. Es importante comprender la función clave que el turismo tiene en África, apoyándola en su protección y desarrollo; y todo viajero que visita el continente debe ser parte de ello.
  • La sabana pertenece a su vida salvaje
    6. Ser un sabelotodo
    Por mucho que sepas sobre África, fauna y vida salvaje, probablemente los guías y rangers de safari sabrán más. Muchos de ellos llevan toda su vida profesional viviendo entre las sabanas de África, salen cada día a disfrutar de los animales y los terrenos colindantes y han estudiado para conocerlo todo sobre la vida salvaje. No tengas miedo de preguntar, los guías buscan personas curiosas con las que compartir su conocimiento
  • 7. Pensar que vas a contraer una enfermedad
    Aunque la realidad es que el riesgo existe, tomando precauciones no tendrías que tener ningún problema en este sentido. La malaria es la enfermedad más común al realizar un safari, pero solo la hembra de un determinado tipo de mosquito es capaz de transmitirla. En el mercado existen diversas pastillas para prevenir sus efectos, mientras que, diagnosticada a tiempo, es una enfermedad totalmente curable.
  • 8. Salir a la sabana por la noche por tu propio pie
    La mayor parte de los depredadores actúan por la noche. Las temperaturas son más bajas y sus posibilidades de esconderse y atacar así q sus presas aumentan. Por ello los safaris nocturnos son una gran oportunidad de ver a algunos de los grandes carnívoros en acción. Eso sí, que no se te ocurra salir solo cuando haya caído el sol: podrías convertirte en una presa fácil para leones, hienas o leopardos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído