LA VIDA COTIDIANA EN LOS TIEMPOS DE LA PESTE CHINA

El deporte en los tiempos del coronavirus: carreras de canicas

Los que tengan ya más de 50 años se acordarán seguro de aquello que se decía en todas las casas españolas medianamente sensatas, cuando uno de los miembros menores de la familia, obligado por el clima o las circunstancias a quedarse bajo techo, miraba con ojos de cordero degollado a sus padres y soltaba: «Me aburro».

Era una época fascinante, con una cadena de televisión, que para colmo soló emitía durante una pocas horas y no había ni tablets, ni móviles, ni ordenadores y por supuesto, ni idea de que algún día existiría algo llamado Internet.

Y la respuesta al infante era inmediata y lapidaria: «Sólo se aburren los tontos».

Pues nos hemos debido atontar bastante, porque el personal -forzado a permanecer confinado bajo el ‘Estado de Alarma’ para evitar la propagación del coronavirus-, se pasa el día quejándose.

Enterados los habitantes de la ciudad china de Wuhan, donde comenzó el brote, que llevan 53 días atrapados en sus casas, mandan unos consejos.

«Paciencia», «aprovechar para reflexionar» o «marcarse una rutina» son sus recomendaciones frente al aislamiento.

Eso y vestirse como si uno fuera a trabajar, escribir un diario…

Pues nada de eso.

Aquí, alguno, atribulado por no poder bajar al bar, imposibilitado para echar partidos de padel, echando en falta la Liga de futbol, sin baloncesto y harto del tedio doméstico, ha encontrado un entretenimiento sublime: la carrera de canicas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído