Desde el Atlántico

Carlos Ruiz

Relativa sorpresa: Trump desafía el Derecho Internacional en el Sahara Occidental : causas y consecuencias

La declaración oficial del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump,  de 4 de diciembre, reconociendo la «soberanía» de Marruecos sobre «todo» el Sahara Occidental constituye un cambio RADICAL en la posición de los EEUU respecto a este conflicto. Esta decisión, de una gravedad extraordinaria, es sólo relativamente sorprendente y obliga a preguntarse por las razones de esta iniciativa claramente contraria al Derecho Internacional @Desdelatlantico.

 

I. INDICIOS EN OCTUBRE DE LO QUE HA OCURRIDO…

La declaración del presidente Trump sólo es relativamente sorprendente. Hubo indicios de que esto iba a ocurrir, aunque otros indicios, ciertamente, parecían desmentir esa posibilidad.

Desde, al menos, el 2 de abril de 2020, se sabe que Israel ha estado solicitando a Estados Unidos que avale la anexión marroquí del Sahara Occidental. Sin embargo, en esa fecha, escribía Charles Bybelezer que los Estados Unidos habían rechazado esa pretensión.

El indicio más claro de que esto podía ocurrir se tuvo en octubre de 2020. El día 20 de octubre David Schenker, Secretario de Estado adjunto para el Oriente Próximo reconoció que se había discutido el reconocimiento de la «soberanía» de Marruecos sobre el Sahara Occidental a cambio de la «normalización» de las relaciones de Marruecos e Israel, pero que «ahora» el asunto no estaba «sobre la mesa».

Sin embargo, un día después, el periodista israelí Barak Ravid consideraba «hecho» el trato si Trump ganaba las elecciones.

 

II. … APARENTEMENTE CONTRADICTORIOS CON INDICIOS DE CONTINUIDAD

Sin embargo, esos indicios parecían ser desmentidos por otros. El día 30 de octubre (es decir, 10 días después de la declaración de Schenker) el Consejo de Seguridad aprobó su resolucón 2548 sobre el Sahara Occidental. Al aprobarse esa resolución la representante de los Estados Unidos hizo una declaración explicando su voto y diciendo varias cosas importantes, reiterando lo que era la posición norteamericana, a saber:

1) que el plan de pseudo-autonomía presentado por Marruecos para el Sahara Occidental era una aproximación «potencial» para resolver el conflicto, pero ni mucho menos la «única» como luego dijo Trump;

2) que el conflicto debía resolverse por una «negociación» «sin condiciones previas»;

3) que las partes debían abstenerse de iniciativas «unilaterales» que rompieran el «statu quo».

 

Catorce días después, el 13 de noviembre, Marruecos tomó la iniciativa unilateral para romper el statu quo y los acuerdos militares invadiendo una zona de Guerguerat, en el sur del Sahara Occidental. Frente a esta agresión Estados Unidos guardó un sorprendente silencio pues, ni apoyó la iniciativa, a diferencia de los países «amigos» de Marruecos, ni la censuró aunque fuera implícitamente, como hicieron otros. Así hasta el 4 de diciembre, fecha importante como luego veremos, en que el Secretario de Estado, Michael R. Pompeo, en una entrevista desautorizó implícitamente la intervención militar marroquí insistiendo en que el conflicto no debía resolverse acudiendo a la fuerza sino mediante negociaciones.

Todo parecía indicar, por tanto, una continuidad en la posición estadounidense.

 

III. LA DECLARACIÓN DE TRUMP: UN ASPECTO MUY EXTRAÑO.

Hay un punto especialmente llamativo en la declaración de Trump reconociendo la «soberanía» de Marruecos sobre «todo» el Sahara Occidenal. En efecto, la declaración está firmada el CUATRO de diciembre… pero se hace pública el DIEZ de diciembre.

Dos cuestiones se plantean:

1) Esta declaración firmada por Trump el CUATRO de diciembre… contradice las afirmaciones hechas por  su Secretario de Estado ESE MISMO DÍA. Esto revela que el Secretario de Estado NO SABÍA QUÉ ESTABA TRAMANDO SU PRESIDENTE.

2) Esta declaración firmada el día CUATRO sólo se hace pública el día DIEZ. ¿Por qué?

 

IV. LAS RAZONES DE TRUMP: ESPECULACIONES

En el artículo antes citado, publicado, repito, el 21 de octubre, Barak Ravid dice algo, a mi entender, muy importante y que hace aún más intrigante lo que ha ocurrido. Ravid plantea dos hipótesis:

1) Si Trump GANA…predice que haría… lo que ha hecho Trump el 10 de diciembre: «normalización» Marruecos-Israel y reconocimiento de la «soberanía» marroquí sobre el SaharaOccidental.

2) Si Joe Biden gana, el «acuerdo» sería menos probable.

A día de hoy (11 de diciembre) hay un conflicto judicial y Biden no ha sido oficialmente elegido, aunque parece probable que lo sea.

Y entonces habría que preguntarse por qué Trump hace esta declaración a pesar de que, en principio y aún no oficialmente, ha perdido.
Cabría formular tres hipótesis:
1) Trata de «comprar» apoyos en el pleito que se está sustanciando por la presidencia;
2) Trata de «comprar» impunidad si pierde (algunos han especulado con iniciar acciones judiciales contra él cuando deje la presidencia);
3) Trata de dejar hecho a Biden el «trabajo sucio».

Si la hipótesis correcta es la (1) lo veremos en pocos días.
Si es la (2) o la (3) lo veremos en pocos meses. Por lo demás es posible que (3) sea el pago para (2).

 

V. CONSECUENCIAS

Las consecuencias son enormes y nos pueden afectar.

1) De entrada, al considerar que Marruecos es «soberano» en «todo» el Sahara Occidental da luz verde a un ataque militar marroquí contra el territorio liberado bajo control de la República Saharaui fundada por el Frente Polisario.

2) En segundo lugar, si Argelia apoya al Frente Polisario (como es previsible, en principio) esto supondría que, si Marruecos es coherente, el apoyo al Polisario debería ser «casus belli» contra Argelia, abriendo la puerta a que Marruecos ataque a Argelia.

3) En tercer lugar, al considerar a Marruecos «soberano» en «todo» el Sahara Occidental, Estados Unidos da luz verde a Marruecos para ocupar La Güera, la ciudad más meridional del Sahara Occidental, ahora despoblada y bajo control de Mauritania. Una ocupación de La Güera, ciudad que es casi colindante con la capital económica de Mauritania, Nuadibú, implicaría un ataque directo contra el ejército mauritano.

4) Finalmente, para Marruecos las aguas y la plataforma continental del Sahara Occidental (con las riquezas que atesoran) pasarían a ser de Marruecos, pero dado que ese reconocimiento  podría implicar privar a España de parte de esas aguas y de esa plataforma continental se abre la puerta a un conflicto bélico de Marruecos contra España.

 

POST-SCRIPTUM (actualización 12 de diciembre)

1. En los primeros minutos del día siguiente a la publicación de este artículo, pasada la medianoche hora española, el Tribunal Supremo rechazó (por 7 votos a 2) la demanda de Texas contra cuatro estados de la Unión impugnando sus resultados electorales.

2. Después de escrito este artículo llega a mi conocimiento otro importante texto firmado por Barak Ravid explicando los pormenores del reconocimiento por Trump de la «soberanía» de Marruecos sobre «todo» el Sahara Occidental. Ravid deja claro que Pompeo no sabía nada de esto y considera que el yerno de Trump, Jared Kushner ha sido el instigador de esta medida.

3. Contra lo afirmado por el corresponsal de la agencia EFE en Rabat, Francia NO reconoce la «soberanía» marroquí sobre el territorio. Lo acaba de recordar el Ministerio francés de Asuntos Exteriores afirmando que mantendrán su apoyo a la legalidad internacional a pesar de la decisión de Trump.

4. Contra lo sugerido por otra corresponsal en Rabat, el Reino Unido tampoco reconoce la «soberanía» marroquí sobre el territorio.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental Universidad de Santiago de Compostela

Recibe nuestras noticias en tu correo

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional
Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental
Universidad de Santiago de Compostela

Lo más leído