Alberto Gómez Font responde al reto #NegroniyYo/1

Alberto Gómez Font responde al reto #NegroniyYo/1

Alberto Gómez Font fue el barman de la Movida Madrileña desde 1988 hasta 1991, en un bar llamado La Mala Fama, regentado por Alberto García Alix, Kiko Rivas, Ambite, Javier Benavente y Ana Curra, donde muchas noches ponía los discos Antonio Bartrina, el cantor de Malevaje.

Y la chaquetilla blanca —de ayudante de barman— de aquellos años aún sigue en uso y se la pone de vez en cuando en fiestas de amigos o en las presentaciones de su libro de cuentos Cócteles tangerinos.

Fue coautor, con Juan Luis Recio, de dos guías de coctelerías: Madrid en 20 tragos (2011) y Barcelona en 20 coctelerías (2012), y años antes fue uno de los autores del libro 29 Dry Martinis (that’s the limit), coordinado por el gran barman y empresario barcelonés Javier de las Muelas.

Coleccionista de cocteleras y de libros de coctelería, llegó a tener casi 300 de aquellas y más de 200 de estos, y un día le vendió ambas colecciones a otro gran amante de ambos tesoros: su amigo Diego Cabrera, uno de los grandes bármanes hispanos del siglo XXI.

Jubilado desde el 2017, tras más de 30 años como asesor lingüístico en la Agencia Efe y en la Fundación del Español Urgente (Fundéu) y dos años como director del Instituto Cervantes de Rabat, hoy sigue trabajando: escribe libros sobre asuntos relacionados con el uso de la lengua española, relatos de ficción, prólogos para sus amigos, capítulos para libros colectivos y artículos en revistas; da clases sobre comunicación escrita, imparte talleres con sus colegas del colectivo Palabras Mayores, dicta conferencias en universidades de España y de América, y colabora con la Academia Norteamericana de la Lengua Española, de la que es miembro correspondiente. Es miembro también del patronato de la Fundación Duques de Soria y del Consejo Editorial de la revista Archiletras.

Actualmente reparte sus días entre Madrid y Tánger, y su casa de la playa (en la costa de Tarragona) y la de Tierra de Campos, en la provincia de Valladolid.

Así que ya tienen una mejor idea de este inmenso y polifácético personaje, y querido amigo, con quien he iniciado este peculiar proyecto, el reto de #NegroniyYo, que explicamos conjuntamente hace pocas semanas en este mismo blog. Como barman y aficionado al cóctel, responde hoy a los dos cuestionarios que hemos preparo al alimón, para iniciarlo precisamente durante la celebración del primer centenario de la creación de este cóctel que tras cien años sigue dando mucho que hablar. ¡Y lo que te rondaré, morena!

  • Como consumidor de Negronis:
  1. ¿En vaso bajo, bajo alto, copa de cóctel…?

En vaso bajo y ancho.

  1. ¿Con hielo o enfriado en vaso mezclador?

Enfriado en vaso mezclador.

  1. ¿A qué hora, con qué atuendo y con qué tipo de música?

A las 8 de la tarde, con atuendo informal, y con música de jazz.

  1. ¿Uno, dos o más? ¿Hasta emborracharse?

Uno.

  1. ¿Solo el clásico o admites sus variantes? ¿Incluso con otros destilados que no sean ginebra?

Admito todas sus variantes y me gusta probarlas.

  1. ¿Tipo de bar preferido o te lo preparas en casa?

Coctelería.

  1. ¿Acostumbras beberlo a solas o en compañía de…?

Siempre en compañía de un amigo.

  1. ¿Cuál es tu mejor recuerdo de un Negroni? ¿Te ha sucedido algo inesperado con un Negroni en la mano?

El vaso se partió por abajo y el Negroni se derramó sobre mis piernas.

  1. ¿Para qué tipo de relación social es apropiado su consumo?

Para brindar por la amistad, antes de una buena cena.

  1. ¿Tienes algún tabú en relación con la preparación o consumo del Negroni?

Me gusta acompañarlo con un cigarrillo.

  1. ¿Qué le preguntarías a una persona que vieras bebiendo un Negroni a tu lado?

Dónde más lo toma y lo ha tomado.

  1. ¿Preparas Negronis para otros y te da envidia?

No me da envidia.

  • Como bartender:
  1. ¿Cómo prefieres hacerlo y cómo te lo piden más, en vaso bajo, bajo alto, copa de cóctel…?

En vaso bajo y ancho.

  1. ¿Cómo prefieres hacerlo y cómo te lo piden más, directamente con hielo o enfriado en vaso mezclador?

Enfriado en vaso mezclador.

  1. ¿Cómo definirías al consumidor habitual de Negronis?: sexo, edad, nivel de vida, estilo de vida, aspecto…

Hombre de entre 40 y 65 años, buena posición económica y social, aspecto acomodado e informal.

  1. ¿Cuál es tu fórmula favorita en cuanto a ingredientes? ¿Qué tipo de vermú rojo utilizas? ¿Y tu truco secreto o “toque satánico”?

Me gusta prepararlo con Carpano y poner más vermú que Campari, y le añado unas gotas de jugo de naranja.

  1. ¿Y qué opinas de las variantes?: sin Campari, Buñueloni, con otros destilados…

Unas me gustan más que otras, pero las acepto todas.

  1. ¿Y tú acostumbras a tomarlo? ¿En casa o fuera? ¿Recomiendas tomarlo solo o con algún aperitivo sólido?

Recomiendo acompañarlo que unas buenas papas fritas y unas aceitunas.

  1. ¿Cuál es tu mejor anécdota sobre el  Negroni?

El Negroni de pisco que me ofreció un barman en Lima (Perú).

  1. ¿Le has servido Negronis a personas famosas o populares? ¿Sabes quiénes con renombre gustan o han gustado en su tiempo especialmente de este combinado?

Una vez le serví uno a Jorge Berlanga, en el bar La Mala Fama. Y sé que es uno de los tragos preferidos de José Luis Garci.

  1. ¿Servirías un tercer Negroni a un mismo cliente tras haberse tomado ya dos, o recomendarías un cambio de paisaje? ¿Si alguien te pide un Negroni a las 12 de la noche le preguntas si ya cenó?

Me negaría a servírselo. Y sí, preguntaría si ya cenó.

  1. ¿Tienes algún tabú en relación con la preparación o consumo del Negroni? Por ejemplo, ¿es un trago solo para antes de cenar o también para el mediodía?

Yo lo veo como un trago nocturno, para antes de la cena.

  1. ¿A quién te gustaría tener la ocasión de servirle específicamente un Negroni? ¿Por qué?

A Sofía Loren, porque creo que su trayectoria y su aspecto casan perfectamente con el Negroni.

  1. ¿Cómo ves el futuro del Negroni, seguirá siempre en cartel o tiene sus días contados?

Seguirá por los siglo de los siglos y amén.

¡Muchas gracias, Alberto, por tus respuestas! Y como bien sabes aseguremos con este reto, continuando conmigo mismo y poco a poco con todos los hacedores y consumidores de Negronis que se presten a ello sin necesidad de cumplir con ninguna otra condición. ¡Hasta la próxima!

 

Autor

Juan Luis Recio

Blogger gastronómico y de tendencias, crítico de vinos (XL Semanal), letrista, sociólogo, mensista, poeta

Recibe nuestras noticias en tu correo

Juan Luis Recio

Blogger gastronómico y de tendencias, crítico de vinos (XL Semanal), letrista, sociólogo, mensista, poeta

Lo más leído