Finca Lalinde Rosado 2020, la refinada identidad de la Sierra de Yerga

Finca Lalinde Rosado 2020, la refinada identidad de la Sierra de Yerga

La Sierra de Yerga se encuentra en La Rioja y de allí procede la añada 2020 de este vino que presenta Lalomba y que consolida el nuevo proyecto de Ramón Bilbao con sus vinos de terroir. Hablamos de Finca Lalinde Rosado que ha salido ahora en su sexta añada.

Finca Lalinde procede de un viñedo plantados en altitud en las agrestes laderas de la Sierra de Yerga. Un total de 5,4 hectáreas plantadas con garnacha y viura, dos cepas que alcanzan aquí un enorme potencial expresivo y una gran mineralidad, gracias a los suelos calizos y la influencia del cierzo desde el oeste. El viñedo de Finca Lalinde fue plantado en vaso en 1976 y, tras más de cuatro décadas, es capaz de sintetizar las mejores cualidades del paisaje de la Sierra de Yerga, situado en la subzona de Rioja Oriental.

Las condiciones naturales del viñedo aseguran un proceso de maduración más lento y de mayor complejidad e intensidad aromática, conservando al mismo tiempo una acidez fresca que ayuda a conservar las virtudes de este vino a lo largo del tiempo y un perfil de fruta fresca tan deseado en los vinos rosados. En la bodega se mantiene el máximo respeto por la materia prima y se acompaña de un oficio enológico que permite trasladar al vino toda la complejidad e identidad de las uvas que maduran en Finca Lalinde. Y es que elaborar un rosado de estas características es el mayor reto al que un enólogo puede enfrentarse en bodega. “No hay vino más difícil de elaborar que un rosado. Requiere cuidado, rigor y precisión. El tratamiento del mosto debe de ser muy suave, huyendo de agresivas técnicas que desvirtúen la esencia de la fruta con la que trabajamos”, asegura la directora del proyecto, la enóloga Rosana Lisa.

Las uvas con las que se elabora Finca Lalinde Rosado se recogen a mano y se prensan en ciclos de 90 minutos, aprovechando para el vino únicamente el mosto de las primeras prensadas, más suave. Este mosto macera primero durante tres días a baja temperatura y fermenta en depósitos de hormigón crudo, un material que, según Lisa, permite el paso del oxígeno sin enmascarar el perfil aromático de las variedades y “nos ayuda a conseguir vinos más puros, con mayor personalidad y resistencia al paso del tiempo”. Tras la fermentación, el vino reposa con sus lías durante cinco meses más.

Finca Lalinde Rosado presenta a la vista un color rosa melocotón limpio y brillante, con una nariz de aromas primarios, compleja, con notas cítricas de pomelo y naranja sanguina, flores blancas, fruta blanca y roja. En boca es fresco, equilibrado, de medio cuerpo y con una acidez perfectamente integrada. De final largo y frutal, es un rosado lleno de carácter que refleja muy bien la singularidad del paisaje con influencia mediterránea del que procede, en la Sierra de Yerga. Su PVP es de 23 €.

“Cada vendimia ha sido diferente, el factor añada es clave en un vino de finca como nuestro rosado, pero cada año hemos tenido más claro, y así ha sido reconocido por la prensa y los clientes, que el potencial de este vino por su carácter y longevidad era una fantástica carta de presentación para la colección de vinos que estaban por llegar”, declara Alberto Saldón, codirector del proyecto junto a Rosana Lisa.

Lalomba Finca Lalinde Rosado ha obtenido reconocimiento de los principales críticos y prescriptores del mundo del vino. Debutó con el premio al mejor vino rosado de la D.O.Ca. Rioja en el Rioja Special Report del MW británico Tim Atkin. En su primera añada también sobresalió en la Guía Peñín de los Mejores Vinos de España, en la Guía Proensa y en la Guía Gourmets, en las que fue el rosado joven mejor puntuado de España.

Lalomba expresa la autenticidad del viñedo con una colección de tres vinos procedentes de tres fincas que Ramón Bilbao, bodega madre de Lalomba, lleva años estudiando y cultivando con esmero en diferentes ubicaciones de Rioja. Y es que, nos explican, hay viñedos cuyo fruto merece ser embotellado aparte. Viñas cuyos elementos exclusivos reclaman ser puestos en valor: la suma de suelo y microclima, la persistencia de una viticultura tradicional, la altura y el entorno, la calidad sostenida en el tiempo. Lalomba nació de un saber fundamentado, de una experiencia de cultivo, de un preciso análisis técnico y de una visión bien definida: que todos los recursos y procesos de elaboración confluyan para conseguir la expresión más pura del viñedo de origen. Y esa es la peculiaridad de cada vino de Lalomba: su origen, su entorno, su paisaje y la expresión de autenticidad que aporta la delicada y rigurosa elaboración que realiza Rosana Lisa en esta reivindicación de la pureza de cada viñedo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Luis Recio

Blogger gastronómico y de tendencias, crítico de vinos (XL Semanal), letrista, sociólogo, mensista, poeta

Juan Luis Recio

Blogger gastronómico y de tendencias, crítico de vinos (XL Semanal), letrista, sociólogo, mensista, poeta

Lo más leído